El sucesor de Duarte…

•Barrerá para atrás y…
•Encarcelará a su equipo

Por: Luis Velázquez

I

Javier Duarte exoneró por completo a su antecesor a pesar del desastre económico y financiero que le heredó.

Incluso, a riesgo de su propio nombre.

Fidel Herrera tampoco jamás barrió para atrás del alemanismo porque, bueno, también pudo tratarse de un valor entendido.

Y más con la versión de que parte de aquel préstamo de 3,500 millones de pesos autorizado por el Congreso al cuarto para las doce habría sido para pagar su campaña electoral de gobernador.

Miguel Alemán Velasco, más institucional que Plutarco Elías Calles, tampoco aplicó la arrasadora priista en contra de su antecesor, Patricio Chirinos Calero, no obstante que Chirinos envió al penal de Pacho Viejo a Dante Delgado Rannauro, Porfirio Serrano Amador y Gerardo Poo Ulibarri.

Dante, sin embargo, encarceló al director de Tránsito de Fernando Gutiérrez Barrios, el reportero David Varona Fuentes.

Pero Gutiérrez Barrios, y no obstante tener suficiente tela de donde cortar, aplicó el principio francés de dejar hacer y dejar pasar al sexenio de Agustín Acosta Lagunes y su gabinete legal.

En cambio, Acosta Lagunes encarceló al director del Instituto de Pensiones de don Rafael Hernández Ochoa, José Luis Lobato Campos, QEPD.

Tal cual, entonces, ahora cuando el año entrante se efectúe la elección del candidato a gobernador para tomar la estafeta de Javier Duarte habría de levantar una interrogante de si el sucesor barrerá para otros como otros y/o, por el contrario, seguirá mirando pa’lante.

Nos acercamos, pues, a la hora de la verdad.

II

Si el sucesor fuera, digamos, el senador Héctor Yunes Landa, y considerando que ya hectorizó a Javier Duarte para, digamos, allanarle el camino, los vientos serán favorables tanto para el gobernador como para su equipo.

Si el sucesor fuera el senador Pepe Yunes Zorrilla, mucho se cree que varios duartistas terminarán en la hoguera pública, incluso, como una forma de legitimitarse ante tanta manifiesta corrupción, abusos y excesos del poder.

Si el sucesor fuera, digamos, en un milagro, algunos de los condiscípulos en el gabinete de Duarte, entonces, nunca, jamás, sonarán los tambores de guerra.

Si el sucesor sería Miguel Ángel Yunes Linares, entonces, el tiempo de la venganza, el odio y el rencor serán evidentes, casi casi un tsunami político que llegaría hasta el fidelato como un ajuste de cuentas implacable.

Diríase, incluso, que para Miguel Ángel es la única razón política de su vida para buscar una vez más la candidatura panista, pues está claro que nunca, jamás, le ha interesado el bienestar colectivo, más que el de su familia, su esposa, hijos y nietos y paren de contar.

III

Patricio Chirinos y compañía se fueron con todo en contra de Dante Delgado porque Dante habría cometido un error político que llenó de rencor a Chirinos: jugar a la sucesión por Miguel Alemán.

Dante se fue con todo en contra de David Varona porque fueron manifiestos sus excesos de poder.

Acosta Lagunes lanzó su catilinaria en contra de José Luis Lobato Campos, porque se había asociado con los reporteros Horacio Aude Zedabúa y Jorge Malpica Martínez, QEPD todos, para publicar un periódico en Xalapa que sería crítico.

Y, bueno, la intriga en contra de todos ellos cuajó en las neuronas y el corazón y el hígado de Acosta Lagunes y lo encarceló, dejándolo en libertad cuando, preso, aceptó vender sus acciones al gobierno de Veracruz, con lo que el proyecto editorial se fue a pique, pues era el socio mayoritario.

Vengativos todos ellos, habrá de ver si ahora con la transición del año entrante, tales historias se repiten, y/o por el contrario, a Duarte le aplican la misma tesis que él con Fidel y su gabinete y Fidel con Alemán y su gabinete legal y ampliado.

IV

Claro, nadie descartaría que si el candidato fuera Pepe Yunes, entonces, antes, mucho antes de su destape se diera una concertacesión en el altiplano, es decir, en el CEN del PRI y Los Pinos, para evitar sorpresas cardíacas, de tal forma que de ganar en ningún momento revirara hacia atrás.

Y, bueno, si Yunes Linares saliera candidato panista, como todo indica, y ganara, entonces, se viviría otra vez la hecatombe de cuando Patricio Chirinos con Dante, Poo y Serrano, y de Acosta Lagunes con José Luis Lobato.

A menos, claro, que Miguel Ángel también fuera planchado a través, digamos, de sus amigos Jesús Murillo Karam, Manlio Fabio Beltrones y Emilio Gamboa Patrón, entre otros.

Cuestión de llegar al precio…

00
Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *