Fin a las jubilaciones del personal de confianza en Pemex

Las medidas comenzarán el 31 de diciembre de 2015

Poza Rica.

Las jubilaciones del personal de confianza de Petróleos Mexicanos (Pemex), cambian radicalmente a partir del 31 de diciembre entrante e imponen mayor edad de jubilación y más años de servicio.

El director general de la empresa, Emilio Lozoya Austin, emitió el acuerdo que modifica el Reglamento del Trabajo del Personal de Confianza de Pemex y organismos subsidiarios el pasado 11 de agosto.

A partir de 2016 “el patrón incrementará gradualmente la edad de retiro y los años de servicios con el propósito de ajustar el régimen de jubilación aplicable a los trabajadores de confianza en activo a la presente fecha, considerando el cambio de la esperanza de vida”.

Eso significa aumentar paulatinamente la edad de jubilación de 55 a 65 años. Si el retiro es por años de servicio, se incrementa de 25 a 35 años de acuerdo con el artículo 82 vigente.

Además, a partir del 1 de enero de 2016 los que ingresen a Pemex realizarán aportaciones en un esquema de cuentas tripartitas (patrón, trabajador y gobierno federal)”. Este esquema será el mecanismo de financiamiento de las pensiones de dichos trabajadores y deberá permitir la portabilidad de derechos dentro del Sistema de Ahorro para el Retiro”. Es decir, entran a las Afores bancarias.

Esto afectará a todo el personal de confianza y a sus familias en Poza Rica y en la región, quienes ya se encuentran de por si golpeados por la salida de la paraestatal y por la crecida ola de violencia que ha acarreado el desempleo.

Así que a tener más edad o trabajar más años para la jubilación y entrar en un sistema de pensiones orientados, tarde o temprano, al de Afores en el que se encuentran los asalariados de cualquier otra empresa.

Poza Rica está sin proyectos ni obras.

Esto aunado a la poca o nula presencia de José Luis Fong Aguilar, subdirector de Producción región Sur con sede en esta ciudad, quien nadie lo conoce toda vez que no da la cara ni a los contratistas de las diferentes cámaras empresariales,quienes en realidad son los que están financiando a la empresa nada productiva del estado.

Incluso los mismos empleados que se encuentran en el edificio de la subdirección tampoco lo ven, ya que las reuniones que llega a hacer las hace a puerta cerrada y sólo con sus más cercanos colaboradores, casi a escondidas, tal vez porque no quiere que lo cuestionen los medios acerca de lo que piensa hacer para mejorar la producción del ATG, ya que actualmente no da ni para pagar su salario y grandes prestaciones.

(Con información de Noreste.net)

00
Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *