Yunes Linares: ojo por ojo

Genio y figura, Miguel Ángel Yunes Linares no deja pasar una. Lo del asedio a su hijo, en vías de desafuero como alcalde de Boca del Río, lo irrita y lo punza. Promete, en respuesta, aplicarle a Javier Duarte la Ley del Talión: ojo por ojo, donde duele.

Tocó fondo al saber de la irrupción de agentes de la Fiscalía General de Veracruz en la mansión de Miguel Ángel Yunes Marquez, en el fraccionamiento El Rincón de El Conchal, en El Estero, municipio de Alvarado, de un intento de asalto encubierto como notificación de una diligencia, y de los excesos con que se conduce el fiscal “Culín”, alias Luis Ángel Bravo Contreras, el brazo ejecutor del gobernador.

Lunes 5 de octubre. Ocho agentes se apersonan en la casa del alcalde. Llegan hasta la caseta de vigilancia, se identifican y, según el boletín oficial de la Fiscalía, enteran que habrán de realizar la inspección física.

Acuden, dice la versión duartista, como parte de la indagatoria derivada de la denuncia interpuesta por dos diputados locales, José Ramón Gutiérrez de Velasco y Raúl Zarrabal Ferat, aquel ex panista, apodado José Ratón por obvias razones, y éste priísta con la carga de 225 millones de pesos no justificados en la construcción del túnel sumergido de Coatzacoalcos, el megafraude del sur, cuando era secretario de Comunicaciones del gobierno de Javier Duarte.

Le imputan a Chiquiyunes que la mansión se cotiza en 32 millones de pesos y que, por analogía duartista, hay enriquecimiento ilícito. De ahí la denuncia. De ahí, también, la intención de irrumpir en el hogar del alcalde de Boca del Río. De ahí la provocación.

Llegaron, pues, los ocho agentes y se armó un sainete.

En torno a Yunes Márquez se moviliza el panismo de Boca del Río. Enfrenta a los agentes, los repliega y lanza una señal que Javier Duarte sabe entender.

Calificaba Yunes Márquez como un “acto cobarde” la citada inspección física por carecer de orden de cateo emitida por un juez. Al fiscal le expresaba: “Se está metiendo con mi familia, mi esposa y mis hijos, y se lo digo de frente, es un cobarde”.

Diría también:

“¿Por qué vienen sin una orden judicial a intentar ingresar a mi domicilio? Es una pena que Veracruz tenga un gobierno tan incompetente que esté más interesado en perseguirme y encarcelarme, pero no atrapa a los delincuentes que extorsionan y secuestran en todo el estado”.

Crispados los ánimos, no cesaron las hostilidades por la revuelta panista que zarandeó a los ocho agentes, sino por una llamada telefónica que sometió al gobernador de Veracruz.

Acusado de tener propiedades por más de 400 millones de pesos, según el portal Reporte Índigo, al que Yunes Linares acusa de estar al servicio de Fidel Herrera y Javier Duarte, el

diputado federal panista decidió revelar a detalle, el 13 de octubre, cuánto tiene y dónde.

En Radio Fórmula, dio a Oscar Mario Beteta su lista de propiedades, el parche antes que le brote el grano. Dice la información difundida por la radio:

“En la casa ubicada en la calle Cuauhtémoc número 9 del Club de Golf, vive desde el 12 de marzo de 1993. Otra casa que es la de su madre quien ya falleció, y está en una sucesión porque los hermanos decidieron no venderla, nadie la habita, sólo una oficina se encuentra en el lugar, pero la casa no es suya.

“Asimismo, dijo que cuenta con un departamento el cual fue comprado con un crédito de Banorte el pasado 30 de enero del 2010, mismo que fue vendido el 29 de enero del 2013, además de una bodega de Revillagigedo número 3, 267, la cual la compró el 5 de noviembre de 1981, hace 34 años a través de la empresa veracruzana de bienes inmuebles de la cual eran socios cinco hermanos, dos de los cuales ya fallecieron.

“Otra propiedad es un terreno ubicado en Bulevar Manuel Ávila Camacho 3,191 el cual lo compró la misma empresa, de la cual era socio y su hermano Jesús apoderado legal. La propiedad fue comprada el 6 de agosto de 1990 y fue vendido el 27 de noviembre del 2013.

“Así como el condominio en la zona residencial Club de Golf Villarrica, en donde actualmente vive, otro inmueble es una casa ubicada en el kilómetro 2 de la carretera Rancho Viejo-Briones, en donde vivía en 1992, cuando era secretario de gobierno.

“Dijo que la casa la adquirió con un crédito de Banamex, sin embargo con la crisis de 1998 cuando se fueron las tasas de interés a niveles altos, Banamex se quedó con la casa.

“Aclaró que no cuenta con ningún terreno en Rincón del Ponciano, ni en calle Mero número 1028, incluso no conoce esta calle.

“Los lotes de terreno 9 y 10 del fraccionamiento Costa Verde, sí son de su propiedad, los cuales fueron comprados el 12 de septiembre del 2008 y están declarados patrimonial y fiscalmente.

“La lista de empresas e inmuebles que le señalan como de su propiedad es muy extensa, algunas de ellas, aclaró, fueron constituidas junto con sus hermanos Antonio y Jesús que ya murieron, además de dos hermanas.

“Asimismo aclaró que uno de sus hijos contaba con un taller de laminación y pintura, a los 19 años el cual operó hasta 2003, año en que su hijo Miguel se fue a estudiar a Estados Unidos.

“Subrayó que cuenta con propiedades de alguien que ha trabajado desde los 16 años y que hoy tiene 62 años de edad, ‘no hay una sola que tenga yo a nombre de prestanombre, en todos los casos las propiedades aparecen a mi nombre o las empresas se llaman Corporativo Yunes Márquez; Operadora de Restaurantes Yunes Márquez, nunca hemos escondido absolutamente nada’ ”.

Agregó:

“Yo estoy dispuesto a que me revisen hasta abajo del colchón. Es más, estoy feliz de que lo hagan, porque en 2016, no tendrán un solo argumento en contra mía, no lo tienen hoy, pero menos lo tendrán después de que la Procuraduría concluya esas averiguaciones”.

“Yunes se dijo tener los elementos para comprobar que la agencia Quadratín es propiedad del gobernador de Veracruz.

“Señaló que Gina Domínguez y Javier Duarte compraron estaciones de radio, periódicos, tienen la agencia de publicidad.

“Precisó que el 2 de octubre, Duarte recibió en sus oficinas el documento (la investigación que le realiza la PGR), y al día siguiente Quadratín publicó la información, con todo y que la PGR les advirtió que es una información que se debe de manejar de manera confidencial.

“Por mí qué bueno que se haya hecho pública, son unos ridículos. Yo tengo desde los 28 años la empresa veracruzana de bienes inmuebles y es una actividad física. Nos dedicábamos junto con cinco hermanos a la compra y venta de bienes inmuebles. Ahí están las escrituras públicas y puedo acreditar cada peso que tengo. A mí nadie me va a perseguir por eso. Yo soy una gente honorable, mis hijos son personas honorables, mi familia es una familia honorable”.

Cada peso, cada propiedad, cada construcción, cada empresa, dice Yunes Linares, lo justifica. Hay registros contables y declaraciones fiscales.

Pero el incidente en la casa de su hijo Miguel Ángel reeditó al Yunes Linares de siempre. Ese día, al ocurrir el sainete en el fraccionamiento El Rincón del Conchal, tomó el teléfono celular, ubicó a su interlocutor y lo enteró. Hablaba con Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación del gobierno federal.

Lo trató de “tocayo”. Sentenció que o el gobierno federal paraba a Javier Duarte o lo paraba él. Y Osorio Chong asumió el control del gobernador de Veracruz.

Hoy sostiene que por cada acción contra su familia, habrá acción contra Javier Duarte, su pandilla, su familia, sus amores y sus querencias. “Tengo la información”, acusa.

Es la Ley del Talión.

Con información de mussiocardenas.com

00
Compartir