Pese a todo, sostienen a Duarte

Recordando el primer libro sobre periodismo que leí muy joven, Periodismo trascendente, de Salvador Borrego (con el paso de los años supe que fue panista), donde decía que muchas veces más que el hecho lo importante era la significacion del hecho, en el caso de la reunión ayer temprano del gobernador Javier Duarte de Ochoa con el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, igual, más que lo que se dice en el boletín oficial que se manejó sobre el contenido de la plática, lo trascendente está en el hecho de que se hayan reunido, todo indica que en los mejores términos.

Así, implícitamente quedó ya fuera de toda duda que Duarte se mantendrá en el gobierno y que terminará su mandato constitucional en el último minuto del próximo 30 de noviembre.

Quizás fue el último vendaval que resistió, acaso alimentado más por rumores que por certezas, de que era inminente su salida del gobierno, lo que se vino diciendo desde mediados de 2011, prácticamente apenas iniciada su gestión a raiz de la primera crisis que se le presentó a su administración por los asesinatos de los inolvidables compañeros Miguel Ángel López Velasco “Milos Vela” y Yolanda Ordaz, crisis que después serían recurrentes en los años que siguieron y que motivaron que se dijera que dejaría el cargo.

Ese encabezado del boletín ayer de la Segob: “Analizan Secretario de Gobernación y gobernador de Veracruz agenda de trabajo” acabó con las versiones de que esta vez sí se iría, luego de la fuerte declaración del Auditor Superior de la Federación, Juan Manuel Portal Martínez, de que “ojalá” fuera a la cárcel por las observaciones a la Cuenta Pública del Gobierno del Estado de los años 2011 a la fecha, que vino a rematar el propio dirigente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, de que tenía que tendir cuentas.

Seguramente en el Gobierno Federal evaluaron—concretamente el presidente Enrique Peña Nieto– la conveniencia de que dejara el cargo o de que se mantuviera, porque su salida desestabilizaría el escenario del PRI en plena campaña por la renovación de la gubernatura, no obstante el ambiente social y mediático nada favorable que vive y que está golpeando al precandidato tricolor y a sus propias siglas. Si lo dejaron, cabe esperar que la Federación le meterá el hombro para que pueda salir de la grave crisis que vive su administración por la falta de recursos y para que baje el nivel de las olas de la inconformidad que ponen en riesgo el triunfo de su partido el próximo 5 de junio.

Acaso por eso mismo tratarán de hacer por ahora a un lado la abierta y fuerte confrontación entre el propio Duarte y el precandidato Héctor Yunes Landa, ya que el debilitamiento del gobernador arrastraría al abanderado del PRI y la caída de éste a todo el sistema, y ya es de imaginar si por sus diferencias perdiera y llegara al poder Miguel Ángel Yunes Linares, pues no dejaría títere con cabeza.

A eso, a un intento de entendimiento para evitar más desgaste y de conciliar intereses, puntos de vista, para sacar candidatos a diputados locales idóneos, o los menos malos, aunque no sean sus amigos o de sus equipos, pudo haberse debido la reunión que Héctor y Javier sostuvieron de las once de la noche del miércoles a las dos de la mañana de ayer jueves en la Casa Veracruz, reunión seguramente consecuencia de la que habían tenido una semana antes en el mismo lugar para tratar ese tema. La reunión se dio luego de la visita de Manlio Fabio Beltrones el miércoles al puerto de Veracruz y desembocó en la reunión ayer jueves con Osorio Chong, los operadores políticos del presidente Peña Nieto, que en política nada se da por casualidad.

De ese acuerdo, si es que lo hubo, seguramente tendremos hoy indicios cuando sepamos quiénes en total de la administración en funciones renunciarán a sus cargos para buscar ir como candidatos a diputados locales, que hasta ayer quienes lo habían hecho eran Vicente Benítez González, quien dejó la Oficialía Mayor de la Secretaría de Educación de Veracruz para ir por el distrito de los Tuxtlas, Carlos Sosa Ahumada, quien renunció al Instituto Veracruzano del Deporte para ir a contender por el distrito de Medellín, y Pilar Guillén Rosario, quien salió de la Dirección General de Políticas y Programas de Desarrollo Social de la Sedesol estatal para intentar ser la candidata por el distrito de Acayucan.

Una fuente cercana a Erik Porres Blesa, Secretario de Desarrollo Económico, me dijo anoche que todo indica que concluirá su encargo al lado del gobernador Javier Duarte de Ochoa –el único que sobrevive del gabinete original–, que no renunciará al cargo y que este viernes cumple actividades en el puerto de Veracruz. Se manejaba que iría como candidato por Orizaba. En cuanto a Gabriel Deantes Ramos, me comentó también anoche que nada le daría más gusto que acompañar a su jefe y amigo Javier Duarte hasta el último día de su gestión, quien le dio una gran responsabilidad al frente de la Secretaría del Trabajo, y que solamente que este fin de semana su partido lo invitara a participar y que el gobernador lo autorizara buscaría ir por el distrito de Zongolica, si no “es un honor estar en este cargo”.

Una versión es que la semana pasada Duarte y Héctor revisaron una primera lista y descartaron a varios, y que fue el propio gobernador quien se los notificó. Algunos, inconformes, le respondieron que entonces iban a hablar con Héctor. Duarte les dijo que lo hicieran, que incluso se los iba a pasar porque lo tenía a su lado.

En el cuarto de guerra de Yunes Landa se habla de que vienen con todo, que no han sacado sus mejores armas, y que a partir del domingo 13 cuando quede ungido estatutariamente como candidato nadie los va a parar. Habrá que verlo. Tal vez esto tenga que ver también con la visita de Manlio, con la reunión Duarte-Héctor y Duarte-Osorio Chong. Lo único cierto es que el gobernador ya sobrevivió a quienes lo renunciaban. Ayer quedó confirmado.

Américo, sin ninguna observación de la ASF

Referir en Veracruz a la Auditoria Superior de la Federación (ASF) y a su titular Juan Manuel Portal es tema de polémica, de fiscalización, es hablar de desvío de recursos, de deuda, de rendición de cuentas, y para una buena cantidad de ciudadanos hasta de cárcel.

Sin embargo, para el alcalde de Xalapa, Américo Zúñiga Martínez, parece que el tema lo tiene sin cuidado, ya que como lo comenta el contralor municipal, Carlos López García, bastó con cumplir con los lineamientos establecidos para la aplicación de recursos del Fondo para la Infraestructura Social Municipal y de las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal (FISM-DF) para que duerma tranquilo.

Resulta que el informe del resultado emitido por la ASF derivado de la Fiscalización de los recursos federales a la Cuenta Pública 2014 del Ayuntamiento xalapeño no presenta observación alguna, lo que demuestra el orden financiero y la transparencia con la que trabaja la administración municipal.

No es la primera vez que la administración de Américo arroja resultados positivos, algo destacable cuando el propio Gobierno del Estado se ahoga en un mar de observaciones y que hace esfuerzos por solventar. Qué bien que los recursos de los xalapeños están siendo bien administrados.

Ni reinis ni barbies en el PRI

Me comparte (se apasiona en el comentario) la Secretaría Nacional de Mujeres Jóvenes del PRI, la joven boqueña Sheyla Flores Tenorio, que en el marco del programa nacional de capacitación, mañana sábado en el puerto de Veracruz se llevará a cabo el curso Negociación y Construcción de Escenarios, dirigido principalmente a jóvenes féminas que buscan participar en procesos electorales “con base y visión sólidas y definidas”.

Si se recuerda, Sheyla propuso el año pasado que sólo lleguen al poder mujeres preparadas, esto es, no más “reinis” o “barbies”, como se les ha bautizado localmente a algunas mujeres que militan en el tricolor y que alcanzaron ya posiciones o buscan alcanzarlas pero sin tener la debida preparación.

La joven dirigente recuerda que este año las mujeres jóvenes juegan un papel importante tanto por el tema de la paridad como por el de la cuota, 30%, para jovencitas, establecido en los estatutos del tricolor. El invitado de honor al acto de mañana, quien también clausurará los trabajos de manera formal, es el también joven y doctor Guillermo Deloya Cobián, presidente nacional del Instituto de Capacitación y Desarrollo Político, A. C. (Icadep), que es la instancia responsable de la formación ideológica y política de los miembros y simpatizantes del PRI.

Por: Arturo Reyes Isidoro / «Prosa Aprisa»

00
Compartir