Ganar a pesar de Duarte

Héctor Yunes lo sabía. No entró a la competencia con los ojos cerrados. Tenía claro que su principal reto sería superar los “negativos” que le representa el gobernador -surgido de su partido- Javier Duarte de Ochoa.

Quizá sea cierto lo que argumenta el propio Gobernador de Veracruz, que se trata de “un tema de percepciones”. Sí, pero las percepciones se traducen en votos, se reflejan en las urnas, y le pegan a su candidato.

Veracruz volvió a ser referencia obligada en los medios nacionales, y las más influyentes plumas del país volvieron a poner sus ojos en esta entidad. Sin importar el tema que trataran (Tierra Blanca, Papantla o Los Porkys, por mencionar los más recurrentes) el punto de partida de todos fue uno solo: La grave descomposición del tejido social en Veracruz, como consecuencia del deterioro de las instituciones.

El periodista Javier Solórzano, en su colaboración para el portal de noticias “La Razón”, comenta que al no tener Veracruz autoridades confiables y creíbles “todo lo que pasa en el estado termina bajo la descomposición y la confrontación”.

Su visión es pesimista. Advierte que la corrupción, la complicidad, la opacidad, el dejar pasar las cosas y los muchos arreglos públicos y privados han llevado a la sociedad a poner en entredicho todo lo que le dicen y hasta lo que no le dicen. “Veracruz vive bajo la incredulidad y en espera de que pueda pasar cualquier cosa”.

El problema es que, según el propio Solórzano, “no se ve cómo en el corto o el mediano plazos vayan a cambiar (las cosas). Más bien en la medida en que pasan los días los veracruzanos amanecen con nuevos escenarios, los cuales les rompen aún más sus precarios equilibrios”.

En ese mismo portal, en un análisis sobre el panorama electoral en el país, al detenerse en Veracruz, el analista Ubaldo Díaz, señala que esta entidad es considerada “la joya de la corona”, pero enfrenta serios problemas de inseguridad, abusos de autoridad, corrupción galopante y sobre endeudamiento, lo que podría sugerir una derrota contundente para el priista Héctor Yunes.

Sin embargo, aclara que el factor que salva al abanderado tricolor es que su primo hermano Miguel Ángel Yunes, candidato de la alianza PAN-PRD cuenta con una pésima opinión de algunos sectores, que lo acusan de corrupto.

Marta Anaya, del portal “24 Horas”, plantea que Héctor Yunes arrancará con una ínfima ventaja, que sugiere un empate técnico (31.63 de Héctor, contra 29.72 de Miguel Ángel) y analiza de forma favorable la “inesperada” aparición de dos personajes que han salido a promover el voto a favor de Yunes Landa: Arturo López Obrador (hermano de Andrés Manuel) y Sonia Sánchez de Chirinos (esposa del ex gobernador Patricio Chirinos, bajo cuyo mando fungió Miguel Ángel Yunes como secretario de Gobierno).

Explica Marta Anaya:

“Quienes hayan escuchado las diversas entrevistas que ofreció el hermano del ex candidato presidencial habrán notado la bonhomía y la frescura de Arturo. Es, sin duda, un buen aval para la imagen del priista. En cuanto a Sonia, ella por sí misma es un gran personaje, con carisma y liderazgo propio, dedicada principalmente a grupos vulnerables. La motivación principal de ambas figuras para acercarse a Héctor fue ésta: No quieren que Miguel Ángel gane la gubernatura. Ese punto precisamente: el rechazo que ha provocado el abanderado blanquiazul a lo largo de su carrera por distintos pleitos y razones es lo que, en un momento dado, podría dar el triunfo al del PRI”.

Héctor Yunes Landa debe tener una balanza con los “negativos” que le arroja a su campaña Javier Duarte en un lado, y los “negativos” que su principal contrincante, Miguel Ángel Yunes Linares, se produce a sí mismo, en el otro.

Los factores que pueden inclinar esa balanza a su favor son su prestigio personal y su propuesta de gobierno. Eso es lo que debe privilegiar en su campaña.

* * *

Un saludo a Gina Domínguez. Acuso recibo de su respetuosa aclaración.

Participé en las negociaciones para cubrir los compromisos de pago con los medios de comunicación y tuve en mis manos los reportes de la Secretaría de Finanzas. La cifra es tres veces mayor de lo que ella plantea.

Si digo que me consta, así es.

Por: Filiberto Vargas Rodríguez / «Punto de Vista»

00
Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *