El ave canta aunque la rama cruja…

Miedo ¡Jamás!

El día de ayer se celebró la segunda audiencia de Javier Duarte en medio de una gran algarabía casi carnavalera y, en medio de flashes y show mediático, se dejó ver al protagonista de la novela. Cual galán Hollywoodense salió a las capturas pictóricas enfundando en una camisa a cuadros sencilla, mas no económica; unos lentes bastante simples, pero a leguas se ve de buen precio; una barba tupida para aparentar descuido, pero un corte de cabello digno del mirrey jarocho; los cachetes bastante amigajonados delatan las buenas viandas con las que el alguna vez todopoderoso cordobeño se deleita a diario… y su sonrisa, ah que bella sonrisa, blanca aperlada y brillante, fluida de oreja a oreja, una sonrisa que alberga muchas cosas, menos preocupación o miedo al peso de la ley.

¿Será acaso que es tanta la certeza que tiene el de “Adelante” de que tiene tan bien amarrados los nudos y muy fajados los pantalones, que no pasará esto de ser una amarga experiencia que algún día contará como anécdota a sus descendientes?

Total, como dijera alguna vez Díaz Mirón: “El ave canta aunque la rama cruja, como que sabe lo que son sus alas”.

Por eso es que tengo la certeza de que con JaviDu el miedo, el miedo jamás…

Por: Javier Fernández L.

00
Compartir