La hora de Pepe Yunes

HORA LIBRE

Por: Álvaro Belin Andrade

No parece que los signos políticos miren hacia otro lado que no sea el que está marcado por el senador José Francisco Yunes Zorrilla, presidente de la comisión de Hacienda y Crédito Público del Senado de la República y amigo personal del potencial candidato presidencial del PRI, el exsecretario de Hacienda José Antonio Meade Kuribreña.

Con una dilatada experiencia en los temas políticos, tanto en los de gobierno, como presidente municipal de Perote, como en los legislativos, donde fue diputado federal en dos legislaturas (y en una más como suplente) además de Senador de la República, e incluso, en los partidistas, como dirigente estatal priista y con una cartera en la dirigencia nacional, todo hace prever que la hora de Pepe Yunes ha llegado.

Su informe de actividades legislativas de este jueves, que parece coronar cinco años de intensa actividad legislativa y de gestión de recursos para apoyar a sectores productivos y municipios de Veracruz, lo coloca prácticamente en la antesala de la candidatura priista a la gubernatura de Veracruz.

Asediado por el Organismo Público Local Electoral (OPLE-Veracruz), que no pierde oportunidad de amedrentar con citatorios a los directivos de los medios de comunicación para que expliquen por qué se publica información de este representante popular y saber si la información es pagada o procede de un simple ejercicio de libertad de expresión, Pepe Yunes prefirió informar a sus representados a través de una transmisión en su página en internet, acompañado apenas por dos colaboradores que, a sus espaldas, cuidaban la transmisión, y un camarógrafo que logró captar a un político mesurado y propositivo.

El formato permitió llegar a quienes querían escucharlo. No fueron necesarias las tradicionales concentraciones en un lugar público, con lo que ello presupone de enormes gastos y acarreo de personas, para decir un mensaje plagado de cortesías políticas que no siempre llega a los interesados.

El de ayer, tan solo en Facebook logró la atención de más de 20 mil usuarios, contra los tres mil que normalmente son reunidos en los informes presenciales y que muchas veces dormitan mientras se enumera a los personajes importantes presentes en el acto. Muchos más lo escuchamos directamente de la página web. De hecho, el hashtag #informePPY se convirtió en trending tropic nacional, algo de lo que está demasiado lejos de lograr el gobernador de las redes sociales, Miguel Ángel Yunes Linares, cuyas audiencias digitales han caído estrepitosamente.

Algo que logró transmitir Pepe Yunes en su informe, además de resultados, fue una actitud de mesura, seguridad, esperanza y experiencia en la tarea de obtener logros políticos, a diferencia de la actitud acusatoria, de enojo y confrontación con que Miguel Ángel Yunes Linares sigue tratando de encender a los veracruzanos, frustrados con sus magros resultados en su primer año de gobierno.

Sus ventajas competitivas

Pepe Yunes se perfila, según nuestro entender, como el candidato del PRI y sus aliados al gobierno de Veracruz, con varios puntos a su favor a la hora de confrontar a sus posibles adversarios.

Mientras que su paso por el Senado ha sido decisivo para destinar abundantes recursos federales en favor de los veracruzanos, su oponente en Morena, el diputado federal Cuitláhuac García Jiménez (quien contendería por segunda ocasión) ha manifestado siempre su total rechazo a utilizar la partida presupuestal para gestoría que bien aprovechó su antecesor, el perredista Uriel Flores Aguayo, para realizar obra pública en favor de los xalapeños.

Frente al panista Miguel Ángel Yunes Márquez, candidato de su padre para sucederlo, las diferencias son abismales. El junior tendrá sobre su cabeza la mala gestión gubernamental de su padre, sobre todo en materia de seguridad pública e impartición de justicia, que ha trastocado como nunca la convivencia de los veracruzanos.

Mientras Pepe Yunes ha mostrado abiertamente una actitud crítica frente a los gobiernos priistas de Fidel Herrera y Javier Duarte, de los que se distanció políticamente (de hecho, su primer fracaso electoral fue gracias a Fidel, cuando el peroteño buscaba por vez primera llegar al Senado), Miguel Ángel chico ha tenido que salir al paso de las críticas a su padre en dos temas fundamentales.

Pese a haber logrado una buena gestión como alcalde, en el tema de la violencia criminal que ha convertido a Veracruz en un enorme cementerio, ha tratado de convencer a quienes lo escuchan en su precampaña (bajo el formato de conferencias) de que son meros rumores, que no estamos mal. Y ha claudicado en su lucha porque se restituya a los ayuntamientos los recursos por más de 4 mil millones de pesos retenidos durante el sexenio de Javier Duarte, atacando al alcalde xalapeño Américo Zúñiga Martínez, quien ha elaborado propuestas legislativas para resarcir el daño a los municipios.

Esta falta de distancia respecto al gobernador en turno le representará un hándicap en contra a la hora de acudir a buscar el voto. Y eso si, como algunos vaticinan, no pierde la candidatura frente al dirigente nacional de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, quien por cierto sería un hueso realmente duro de roer por parte de los demás contendientes, incluido Pepe Yunes.

Sin ser gobernador, ha logrado mucha obra

Los resultados de sus gestiones no son menores. Pese a ser un integrante del poder legislativo, atrajo recursos importantes que se ejecutaron en Veracruz. En el rubro de comunicaciones y transportes, Pepe Yunes logró que se destinarán recursos federales del orden de los 738.5 millones de pesos para pavimentaciones en más de 50 municipios; 733 millones para caminos rurales, 724 millones para carreteras y 138 millones para puentes. En total, más de 2 mil 300 millones de pesos, solo en ese tema.

Nos consta que varias obras logradas con esos recursos fueron (y siguen siendo) usadas por los gobernadores en turno para salir como los artífices de su ejecución. En su último año, con todos los recursos públicos orientados a cubrir el enorme hoyo financiero causado por su desmedida ambición, Javier Duarte aprovechó los logros del político peroteño para paliar la total ausencia de obra pública propia.

Pepe Yunes también buscó apoyar los graves problemas de los sectores productivos, desatendidos antes como ahora por el gobierno estatal. Una muestra fue el apoyo que brindó a los productores cafetaleros ante la caída en los precios internacionales del grano, para quienes logró ampliaciones presupuestales por 560.3 millones de pesos, mientras que el sector cañero, solo este año, consiguió recursos adicionales por 148 millones en proyectos productivos. En el caso del sector pesquero, gestionó recursos por 75 millones y antes de que termine el año se agregarán 15 millones más. En total, cerca de 800 millones de pesos.

¿Qué faltó en el informe? Tal vez una fuerte descripción del entorno político estatal. No hubo una sola frase de dilapidación, una oración definitiva que acusara cierto rumbo, la mención de sus oportunidades o sus aspiraciones. Fue un informe de resultados, y no más, y a pesar de ello, logró un impacto entre quienes están atentos al fenómeno político de Veracruz.

00
Please follow and like us: