Estar despierto o estar dormido

ELIGE CÓMO VIVIR

Por: Nayeli Guzmán

El joven discípulo le preguntó a su anciano maestro:

– ¿Qué implica vivir despierto?

 

Y éste le respondió:

– Sentirse agradecido por el simple hecho de estar vivo.

Y dar gracias por todo lo que sucede en tu vida.

 

– ¿Por todo?

– Se sorprendió el joven.

 

– Por todo.

 

– ¿Incluso por los infortunios, las desgracias y las pérdidas?

– Insistió el discípulo.

 

– Especialmente por las adversidades.

– ¿Y eso?

– Pues porque son una maravillosa oportunidad de aprender.

De superar limitaciones.

De hacer consciente nuestra sombra.

Y de desarrollar el potencial que llevamos dentro.

En la vida nada sucede por casualidad.

Existe un plan pedagógico para cada uno de nosotros.

Estamos aquí para evolucionar.

Y para lograrlo necesitamos ciertas pruebas.

 

– ¿Y qué me recomiendas que haga la próxima vez que la vida me ponga a prueba?

 

El anciano maestro sonrió y le contestó:

– Tú simplemente suelta el control.

Ríndete.

Confía.

Y en vez de preguntarte:

“¿Por qué me está sucediendo esto?”

Trata de saber:

“¿Para qué te está ocurriendo?”

En cuanto veas el valor y el sentido profundo de lo que dicha situación te está aportando en tu proceso de crecimiento sonreirás con complicidad a tu desgracia…

 

El joven discípulo no podía creer cómo su maestro podía decir semejantes barbaridades.

Completamente perplejo, añadió:

– ¿Cómo podría yo sentirme agradecido por la muerte de un ser querido?

 

-El agradecimiento no es por lo que te sucede, sino por lo que puedes aprender de dicho acontecimiento.

Y en caso de hacerlo, comprenderás que todo lo que pasa en tu vida es precisamente lo que necesitas para aprender a ser verdaderamente feliz por ti mismo.

Una vez ha sucedido lo que tú llamas “desgracia, pérdida, adversidad o infortunio”.

¿De qué sirve quejarse o sufrir?

Ya ha sucedido y nada de lo que pienses, digas o hagas va a cambiarlo.

 

– Eso es cierto.

– Cedió el joven.

– En cambio.

– Concluyó el maestro.

– Si te comprometes con aprender de la adversidad, crecerás, evolucionarás y de este modo serás más sabio…

Tú simplemente céntrate en aprovechar las circunstancias que te trae la vida.

Y te aseguro que en el momento en que aprendas a estar en paz contigo mismo solo podrás dar gracias por todo lo que te ha sucedido en la vida, pues entenderás que ha sido precisamente lo que necesitabas para convertirte en el ser humano que puedes llegar a ser.

La felicidad y el agradecimiento son sin duda los rasgos más característicos de las personas despiertas.

Y el sufrimiento y la queja, el de quienes aún siguen dormidas.

00
Please follow and like us: