Salió Peor el Remedio que la enfermedad

CON DERECHO A RÉPLICA

Por Francisco Vargas Perales 

Tuxpan como lo recuerdan los lugareños era un lugar tranquilo, apacible, en donde las familias acostumbraban a sacar las poltronas a las banquetas de sus casas y se sentaban a tomar el fresco de la tarde y amenizaban esos momentos de solaz esparcimiento con la plática de la vecina o de algún conocido que detuviera ahí su marcha, de esta forma se podía adquirir el saludo afectuoso, alguna receta de cocina o el tópico del momento que podía ser social o político ante la ausencia – Bendito Dios – “Feis buk”y el “guat shap”

Ese era nuestro Tuxpan “donde la amistad es un rito”, así lo llegó a apreciar el bardo veracruzano Vicente López Perera en su poema a Tuxpan.

Pero que sucede en la época actual, en Tuxpan se ha entronizado la inseguridad, ya los lugareños tenemos miedo el salir a la calle por la tarde o noche, el puerto apacible se ha convertido en tierra de maleantes, los carteristas abundan asolando a las señoras que van a comprar al mercado, los clásicos “metemanos” atosigan a los señores tratando de sacarles la cartera, los secuestros, algo nunca visto en Tuxpan, están a la orden del día, antes esta clase de pillos sólo llegaban con el entusiasmo de la feria ganadera en el mes de agosto, con excepción de los secuestros que nunca se daban en esta ciudad, ahora ya están a la orden del día. ¿Pero qué sucede?.

Quiero pensar que al nuevo presidente municipal Juan Antonio Aguilar Mancha le ganó el entusiasmo de haber ganado su partido la alcaldía tuxpeña y todavía no se baja de esa nube el señor, de tal forma que en el renglón de seguridad ha nombrado a “Juan de los Palotes” a quien ha tenido que quitar para poner a otro improvisado sin darle la mayor importancia a este renglón, de tal forma que se ha ganado la crítica de sus conciudadanos que comienzan a manifestar su des contento en las redes sociales, como diciendo, “más vale un grito a tiempo”.

Quizás Juan Antonio Aguilar Mancha, ahora ilustre presidente municipal, quiso seguir el ejemplo de su mandatario estatal Miguel Ángel Yunes Linares. MIYULI, en campaña prometió al pueblo de Veracruz que para atender la seguridad pública nombraría a un militar de alto rango experimentado en la materia, el pueblo veracruzano cansado de la inseguridad le favoreció con el voto. Llegó MIYULI y se envaneció con el triunfo. Nombra como director de Seguridad pública a un ilustre desconocido, que como currículo tiene el haber sido Delegado de Tránsito en el puerto de Veracruz y se ganó una presea por pelear con un turista por estar estacionado en lugar prohibido. ¿Y de seguridad que sabía este señor ?.

A estas alturas del siglo, el estado de Veracruz ocupa el primer lugar nacional en secuestros y en asaltos a trenes, este lugar en el pódium se había abandonado desde los tiempos de la revolución, cuando los revolucionarios perseguían los trenes y se “carranceaban” los valores que llevaban los pasajeros que se transportaban en estos móviles.

El haber elegido nuestros conciudadanos a Miguel Ángel Yunes Linares, a quién se le consideraba un experto en seguridad nacional, fue un desacierto del pueblo veracruzano; el haber elegido los tuxpeños al tibio de Juan Antonio Aguilar Mancha, fue otro desacierto aunque sus incondicionales señalen otra cosa. En el estado de Veracruz estamos en manos del hampa, incluido el puerto de Tuxpan, esto ya tomó fuerza y por lo visto tendremos que seguir soportando el flagelo de la inseguridad, queríamos un cambio en el gobierno, ¡BAH!. Salió peor el remedio que la enfermedad. Yo digo y nada más. Y hasta la próxima D. M.

 

 

Para Réplica o Comentarios está a su disposición el correo electrónico franciscovperales@hotmail.com

00
Please follow and like us: