Aprueban en Argentina la despenalización del aborto

Tras 21 horas de debate sobre la despenalización del aborto en Argentina, en la Cámara Baja se aprobó su legalización, en una cerrada votación: 129 votos a favor, 125 en contra y 1 abstención.

Así votaron, de acuerdo con El Clarín; de último momento se modificaron dos votos:

En este tiempo de debate se escucharon los argumentos de cientos de legisladores tanto a favor como en contra.

A las afueras del Congreso, donde se dio la votación, multitudes a favor y en contra de la medida se manifestaron desde el miércoles en la tarde.

El resultado era realmente impredecible debido a los legisladores indecisos.

Cerca de la medianoche ya habían expuesto 50 de los más de 100 diputados que se anotaron en la lista de oradores.

El escenario era incierto pues estaban confirmados 124 votos en contra de la legalización, 123 a favor y siete indecisos terminaron inclinando la balanza. 

Afuera del recinto legislativo, miles de mujeres se manifestaron para exigir la aprobación de la ley que permite la interrupción voluntaria del embarazo sin restricciones hasta la semana 14 de gestación.

En un número minoritario, afuera del Congreso también se congregaron las organizaciones católicas que rechazan la iniciativa, e incluso realizaron ecografías en vivo a mujeres embarazadas para que sus fetos se vieran en pantallas gigantes.

Adentro de la Cámara, en tanto, los diputados que apoyan la legalización del aborto coincidieron en señalar que es un problema de salud pública y de derechos de las mujeres, no de moral ni de creencias religiosas.

Los argumentos más llamativos, sin embargo, fueron los de los opositores al proyecto, como el diputado Nicolás Massot que advirtió que ni siquiera durante la última dictadura (1976-1983) se atrevieron “a tanto” como legalizar el aborto.

En las redes sociales le recordaron al legislador oficialista, quien tiene familiares acusados de delitos de lesa humanidad, que los represores cometieron crímenes como robarse a bebés nacidos en cautiverio en cárceles clandestinas para entregarlos en adopciones ilegales.

La diputada peronista Ivana Bianchi advirtió que la ley impulsará “el tráfico de cerebros e hígados de fetos” ya que en Estados Unidos, Reino Unido y Francia “se pueden pagar hasta 100 dólares” por cada uno.

A su vez, la diputada Estela Mercedes Regidor comparó a las mujeres con animales al afirmar que “seguro que muchos de ustedes tienen mascotas ¿Qué pasa cuando una perrita queda embarazada? No la llevamos al veterinario a que aborte, enseguida salimos a buscar a quién regalarle los perritos”.

El diputado oficialista Alfredo Olmedo advirtió que no permitirá que el préstamo de 50 mil millones de dólares del Fondo Monetario Internacional a Argentina se use “para pagar los abortos”, propuso crear un cementerio de fetos y le pidió al presidente Mauricio Macrivetar la ley si finalmente es aprobada.

Al igual que muchos legisladores, la diputada Graciela Navarro rechazó la legalización con motivos religiosos al considerar que “hemos prometido respetar la Constitución o que Dios y la Patria no los demanden. Dios nos da la vida y nosotros no somos quién para quitarla”.

El diputado Luis Contigiani, quien protagonizó un escándalo porque anticipó su voto en contra del aborto legal a pesar de representar al Partido Socialista que siempre promovió esta iniciativa, defendió casi llorando su decisión.

No hay ninguna causa para eliminar una vida, me rebelo frente a eso,no hay un acto más revolucionario que defender la vida, a los que me quieran linchar en las redes sociales, que me linchen”, retó.

El diputado José Fernando Orellana calificó el aborto como “un asesinato”, mientras que la diputada Sandra Castro comparó con el nazismo al movimiento feminista que impulsa la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo.

“El clima de muchas épocas fue el totalitarismo, el clima de muchas dirimió quién debía vivir y quién debía morir en campos de concentración”, advirtió.

Otra curiosidad de la sesión fue que el diputado kirchnerista Andrés Larroque leyó una carta de su compañero de bancada, Julio De Vido, quien lamentó no poder emitir su voto a favor de la legalización por estar preso y sometido a una causa judicial por corrupción.

La aprobación de este jueves no es definitiva, pues debe pasar por el Senado.

 

(Con información de agencias y El Clarín)

00
Please follow and like us: