Una amistosa reunión de Conago

AMLO pide apoyo para el proceso

La reunión con gobernadores resaltó el respeto, sin controversias ni reclamos y en la que se convino el trabajo conjunto por el bien del país.

Por José Páramo Castro

El encuentro entre los dirigentes miembros de la Conferencia Nacional de Gobernadores, con el presidente triunfador Andrés Manuel López Obrador, mostró cordialidad y disposición para trabar juntos. No hubo dudas sobre el liderazgo del presidente que entrará en funciones el 1 de diciembre, quien en esta visita fortaleció el pacto federal.

Porque no se debilita el pacto federal con la designación de representantes del gobierno federal al interior de la república, siempre los ha habido, pero los detractores comienzan a hacer pensar que en esa figura el gobernador se debilita o se supedita al representante federal.

Tampoco quiere decir que el representante federal se convierta en el capataz de los gobernadores y así se demostró en el encuentro de un presidente que no está en funciones con los gobernadores en activo a lo largo y ancho del país.

Desde luego que el resentimiento no dejó de mostrar su ardor con la ausencia del priista, Aristóteles Sandoval, gobernador de Jalisco; así como el mandatario de Nuevo León y fallido candidato a la presidencia de la República, Jaime Rodríguez Calderón, quien a pesar de estar ausente tacho de “idiotez” la propuesta de nombrar coordinadores entre el gobierno federal y los estados para desaparecer las delegaciones federales. En ese mismo sentido señaló que ya no asistirá a las reuniones de la Conago porque el foro carece de utilidad. Además, dijo sobre López Obrador “no lo va a pelar” hasta el 1 de diciembre, cuando tome posesión como presidente.

El “Bronco” aún no asimila que le faltan tres años de gobierno y tiene un complicado panorama: un Congreso local de oposición, la opinión pública está en su contra, así como un gran defecto en sus declaraciones al tener una admiración excesiva hacia su propia persona, por lo que sólo se espera que en esta segunda mitad de su administración se acople al nuevo plan de nación para continuar con armonía los años que le queda a su cargo, así como por el bienestar de los nuevoleoneses que confiaron su voto a López Obrador, y no a él.

Aunque recapitulemos el caso específico del mandatario veracruzano, Miguel Ángel Yunes Linares, que durante la campaña a la presidencia el panista en un arranque de visceralidad le llamó “loco vividor” a Andrés Manuel López Obrador. 

Todo comenzó desde el arranque del proceso electoral en Veracruz, Yunes Linares y Obrador protagonizaron diversos intercambios verbales donde uno a otro se acusaban de actos de corrupción y enriquecimiento ilícito. 

Después El Universal publicó una fotografía de Yunes usando en un acto oficial un reloj “Richard Mille” a este hecho declaró Andrés Manuel “Ahora tienen un gobernante con un reloj de 6 millones de pesos, ¿Cuál es la diferencia con Javier Duarte?, así como la esposa de Duarte escribía: merezco abundancia, merezco abundancia, ahora Yunes Linares repite lo mismo”.

Yunes Linares arremetió en las redes sociales con tal rapidez y furia que llamó al ahora presidente electo “loco vividor”.

“Mañana voy a acreditar que es un mentiroso y le voy a exigir que debata conmigo el domingo. Le voy a demostrar que Javier Duarte lo mantenía, que Javier Duarte le daba dinero a él y a sus achichincles para sus campañas”, atacó Yunes en un video que duró 01:39 minutos.

Ahora, pasada la campaña presidencial, una histórica elección en México y 30,113,483 sufragios a favor de AMLO, ha hecho un cambio en el mandatario veracruzano, ya que a Yunes se le vio formando en la hilera para esperar estrechar la mano de López Obrador, sin embargo, la alegría terminó cuando en la foto oficial fue relegado a cuarta fila. 

Aunque el gobernador destacado fue Manuel Velasco Coello al que el virtual presidente electo agradeció “esto se dio en buena medida a los buenos oficios de Manuel a quien le agradezco que haya convocado a esta reunión”, comentó.

Cabe destacar que el gobernador de Chiapas es presidente de la Conago, que al ser entrevistado dijo que en la reunión se mantuvo un diálogo abierto y franco. “Vamos a cerrar filas y a trabajar de la mano por el bien de México con el futuro presidente Andrés Manuel López Obrador”.

Sin embargo, la relación con el resto de los gobernadores de mostró muy armoniosa. Todos ellos saben que de su trabajo conjunto depende que en realidad México cambie, y en realidad todos quieren un mejor nivel de vida para los mexicanos, por lo menos en el discurso. 

López Obrador sostuvo que solicitó a los mandatarios estatales su apoyo para el proceso de descentralización del gobierno federal.

Así como una próxima reunión en la primera semana de septiembre para que “les presentemos a los gobernadores la propuesta inicial de desarrollo para México, la primera aversión; todo esto también con el propósito de ir elaborando, de manera conjunta, mediante consultas, diálogo, el presupuesto para el 2019”.

00
Please follow and like us: