Pierde color el tricolor

Postigo

Por: José García Sánchez

Algo sucede en Nuevo León que se ha vuelto sede de los absurdos políticos de los últimos días. Algunos  actores políticos intentan burlar la memoria de la población y quiere erigirse con la verdad en su puño.

La burla más grande fue protagonizada por el CEN del PRI, que encabeza Claudia Ruiz Massieu, quien presentó a Rubén Moreira Valdez como delegado especial del CEN para los comicios del 16 de diciembre que estará en disputa la presidencia municipal.

Fijan para el 16 de diciembre nueva elección en Monterrey Ruiz Massieu encabezó una reunión con militantes en Monterrey y aseguró que el PRI refrendará el triunfo en el municipio.

Con esos representantes que se identifican más con la corrupción que con cualquier otro factor político o partidista resulta difícil que el tricolor pueda ratificar un triunfo, luego de que Rubén Moreira se convirtió en el personaje que le cuidó las espaldas a su hermano en la gubernatura de Coahuila, luego de que Humberto, su antecesor,  se llevara a los bolsillos 62 mil millones de pesos cuyo origen nunca pudo explicar.

Humberto Moreira, fue detenido en España por la interpol y bastó una llamada del gobierno federal para que lo soltaran.

El 15 de enero de 2016, Humberto Moreira, fue recluido en España, luego de que la policía española lo detuviera en el aeropuerto Barajas de Madrid. La Fiscalía Anticorrupción española solicitó el ingreso en prisión incondicional de Moreira debido a que existe riesgo de fuga y destrucción de pruebas en un caso que lo acusa de blanqueo de capitales, cohecho y asociación criminal, entre otros.

La investigación, a cargo del juez Santiago Pedraz de la Audiencia Nacional, se inició por petición judicial enviada por Estados Unidos. Dicha investigación tiene que ver con los delitos cometidos por Moreira mientras fuera gobernador de Coahuila. La justicia española investigaba desde un año antes por  transferencias de dinero realizadas por él a España en 2013 por valor de unos 200,000 dólares. No tenía derecha a fianza pero una llamada mágica, desde México, lo liberó.

Sin embargo, Ruiz Massieu señala lo siguiente de Rubén Moreira: “Estoy segura que con su trabajo y experiencia fortaleceremos aún más a nuestra militancia y a nuestro partido en la entidad”.

Rubén Moreira apoyará a su correligionario Adrián de la Garza Santos, y observará el desarrollo de la elección extraordinaria de la alcaldía de Monterrey.

Esto quiere decir que luego de la derrota electoral del tricolor, no tiene cuadros, sólo los que se quedan porque no pueden estar fuera de ese partido por miedo no sólo a ser rechazados sino encarcelados.

Volver a realizar una elección no significa reafirmar logros o debilidades anteriores para los votantes sino una invitación a la reflexión y una nueva manera de ver el futuro. Al imponerse a un personaje con el desprestigio de Rubén Moreira lo único que se hace es otorgarle ayuda al contrincante.

Coahuila, de donde fueron gobernadores Humberto y Rubén, es una entidad colindante con Nuevo León, con mucha comunicación y familias divididas por una frontera imaginaria entre ambas entidades. Difícilmente olvidarán en Monterrey las fechorías de los Moreira. No se sabe si dicha selección es a causa de la falta de cuadros, del cinismo o de la apuesta a la mala memoria de los mexicanos.

00
Please follow and like us: