El fiscal, en un islote

Barandal

Por: Luis Velázquez

  • Rechazado por todos
  • Mejor que renuncie

ESCALERAS: A partir de hoy, el Fiscal Jorge Wínckler vive, quizá desde el sábado cambio de gobierno, en un islote. De hecho y derecho, está solo en su isla. Todavía peor: está en medio de un mar de tiburones hambrientos, pues en la LXV Legislatura camina el juicio político en su contra.

En la yunicidad navegó con vientos favorables, a tal grado que, por ejemplo, se dio el lujo de tuitear tipo Donald Trump y sentirse feliz con su egolatría y soberbia declarándose el hombre o político noticia.

Es más, hubo reporteros que lo demandaron porque los había excluido de sus redes sociales.

Ahora, los vientos son borrascosos y torrenciales en contra.

Simple y llanamente, el gobernador de MORENA lo rechaza. También le puso tache el secretario General de Gobierno. Y los 29 diputados locales de la izquierda, distribuidos entre MORENA, PT y PES.

Y de ñapa, encima, los Colectivos integrados con hijos desaparecidos, el más aguerrido, el Solecito de la señora Lucía Díaz Genao, maestra en Letras Hispánicas, quien suele recitar de memoria y ante los amigos tres páginas seguiditas de “El Quijote”.

PASAMANOS: Nada más terrible en la vida pública que tener al jefe de jefes en contra. Antes, y durante dos años, lo tuvo a favor. Ahora, con el jefe del Poder Ejecutivo listo para asestar la guillotina ya anunciada.

Y mientras, un Fiscal solitario, en su isla, y que en ningún momento significa “su mundo color de rosa”, ni su palacio, ni su reino, a tono, digamos con Luzbel, quien antes de ser convertido en Satanás, era un ángel del Señor.

La bancada de MORENA en la LXV Legislatura interpuso la iniciativa para removerlo.

Nadie, pues, de la izquierda, lo quiere ni acepta en la Fiscalía.

Y en tales circunstancias, caray, si nadie te quiere en el banquete del nuevo tlatoani, el gurú, el tótem, mejor irte, antes, mucho antes de que igual que su antecesor, Luis Ángel Bravo Contreras, sea presionado y obligado a irse.

Y, bueno, cuando el Señor está en contra de uno, lo más digno, honesto, real, es renunciar. Irse por la buen, antes de que “los demonios anden sueltos”.

CORREDORES: Según el diputado Víctor Vargas Barrientos, la iniciativa de MORENA es para mover al fiscal cuando incumpla con su trabajo social…, pero de cara al futuro.

En el caso de Wínckler, dice, sin embargo, “que hay algunos mecanismos legales para que las cosas se vayan alineando y fincarle responsabilidad por su mal actuar”. (La Jornada-Veracruz)

Pero….

Pero resulta que, con todo, hay varias solicitudes de juicio político en su contra turnadas a las Comisiones de Gobernación y Justicia y Puntos Constitucionales.

Con los días y las semanas del nuevo gobierno ya se verá.

Pero el Fiscal vive sus días contados. Y a su lado, en el descarrilamiento, el Fiscal Anticorrupción, el profe Marcos Even Torres Zamudio, y el Fiscal de los Desaparecidos, Eduardo Coronel junior.

Los tres elegidos en la yunicidad. Y con el gobernador de MORENA, primera vez de la izquierda en la silla embrujada del palacio de Xalapa, otro cantar. Un nuevo tiempo. Otro librito, otro manual, para aplicarse.

RODAPIÉ: El Fiscal, sin embargo, tiene dura la piel. Su egolatría y soberbia lo blindan.

De nada, por ejemplo, sirvió que en las redes sociales se pitorrearan de sus megalomanías, pues, según parece, él mismo se reciclaba y festinaba el bombardeo tuitero en su contra.

Claro, de su lado tenía a Miguel Ángel Yunes Linares, quien todo le perdonaba y permitía a cambio de encarcelar al mayor número de duartistas en el penal de Pacho Viejo.

Ahora, las reglas y la política y el objetivo social han cambiado.

Y si el botón nuclear es apretado en su contra por el lado de las redes sociales con los Colectivos, y desde el Congreso local, y desde la gubernatura, entonces, por dignidad ha de irse.

Claro, si en contraparte, transcurren los días y las semanas y los meses y continúa empotrado en su palacio significaría una derrota política, primero, social, después, y moral, en el último tramo, para el góber y su bancada legislativa de MORENA.

Un dicho popular lo define:

“Enemigo que no mata… fortalece”.

BALAUSTRES: Nunca en su corta vida pública (los dos años de la yunicidad, pues antes era litigante de Valentín Ruiz Ortiz, Q.E.P.D., y de los Yunes azules), el fiscal ha sentido lo que significa tener a un gobernador en contra.

Y a la mayoría simple del Congreso.

Y al Solecito, anexos y conexos.

La guerra apenas está iniciando.

En la versión popular, ninguna pelea es tan desigualdad como la de Fiscal y un gobernador. Digamos, que es tanto como meterse con Sansón a las patadas. Enfrentarse a Hércules. Un cachorrito enfrentándose a un león.

Pero también existe la paradoja de la tortuga que derrotó a la liebre y el triunfo de David sobre Goliat y la victoria del “Niño Pípila”, Narciso Mendoza.

Los dados están en la mesa. Y lo peor, si la lideresa nacional de MORENA de igual modo rafagueó al Fiscal Wínckler, entonces, el gobernador ha de rendir cuentas al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Y más cuando AMLO ha anunciado un balance con una consulta popular al cumplirse los primeros cien días del sexenio.

El gobernador, entre la espada y la espada.

Cumple o el principio de autoridad será desdibujado.

Tanto han anunciado la caída de Jorge Wínckler que cada día en la Fiscalía dará pie al desencanto social.

“El general en su laberinto” dando patadas de ahogado, como el dinosaurio priista.

00
Please follow and like us: