Desfachatez

MOLE DE GENTE

Por: Virginia Durán Campollo

Cuanta desfachatez de Javier Duarte, quien paga millones de pesos a periodistas nacionales para que lean sus improperios. Después de Carlos Salinas de Gortari, no ha habido un personaje tan repudiable como “la Gorda”, que así se expresaba el populi veracruzano. Un sujeto despreciable, que causaba repulsa. Su prepotencia, despotismo, soberbia extrema y expuesta causaba un rechazo generalizado. Alejado de la población y demasiado cercano a hombres y mujeres de su harem, trascendían sus vicios, estulticia. Vivía la “vida loca” gastando a manos llenas el erario, en excentricidades y opulencia, en comidas y bebidas. Vinos tintos de hasta 120 mil pesos. Alejado del entorno familiar- su mujer solo le solicitaba su anuencia para sus ambiciones – y de su responsabilidad de gobierno, el joven Duarte se dedicó a crear medios para llevarse toda una fortuna- 35 mil millones de pesos- creando una banda, del crimen organizado, con sus más cercanos. Todos ganaron y ahora están libres, por fallas de la justicia. Esa que un día lo dejará libre, como mariposa, para continuar su vida disipada con más ganas y enjundia.

*** Es la impunidad que otorgan nuestras leyes, cada vez más a favor de los delincuentes. El no aplicar la justicia. El dejar libre a los asesinos, corruptos, omisos mandatarios que abandonaron estados, en verdadera inanición. Llegaron, vieron y robaron. Con descaro, sin vergüenza alguna. Terminaron de empobrecer a millones de mexicanos, en todo el país con la venia de su carnal presidente. La voracidad fue extrema. Nunca en la historia de éste país, tenía registro tal grado de saqueo. El hartazgo era general. Fue la causa principal, para sacar a los importantes partidos políticos y sus abusos. Por desgracia, mujeres y hombres cuestionados continúan impunes. Se pasean y viven en el extranjero, como jeques árabes. Mientras no se corrija y enjuicien con seriedad, ellos seguirán burlándose de la nación como hace JaviDu, una escoria, animal maldito cantara nuestra Paquita la del Barrio.

*** Veracruz, Veracruz como nos dueles. La esperanza se desvanece y el gobierno supuesto del cambio, no da más que incertidumbre. Demasiada desorganización, turbiedad, desconocimiento. Todo trasciende. Nos son sus contrarios, es él. Le está pasando lo mismo que a Javier, ya que llegaron muy jóvenes y sin la suficiente experiencia política. No tienden puentes. Agrandan los abismos. No buscan a los interesados- son muchos- con verdaderos deseos de participar, en el engrandecimiento del estado. No nos vamos con la propaganda electoral; necesitamos acciones. Ganan sueldos, algunos onerosos -como los diputados que avergüenzan- como para estar experimentando. Corrupción también es desconocimiento de gobierno y omisión de las tareas a cumplir. Tienen que entender, que no es la crítica porque sí sino que los hechos están a la vista. Cuitláhuac García, no debiera perder la oportunidad de pasar como un gobernador diferente. Debe tocar tierra, rodearse de personas inteligentes y preparadas, escuchar con atención las orientaciones, tomar lo bueno de lo malo y hacerse querer por su pueblo, que ha estado abandonado por 20 años. El registro de la historia, es inevitable tarde que temprano.

*** Exculpa Javier Duarte a AMLO. No lo conoce, no lo ha visto, ni tratado. ¿Cuál será el propósito? Es obvio que, si hubo negociaciones, no las hizo directamente con – en aquel entonces- el candidato. ¿Tal vez Monreal? Es raro, el comentario del delincuente.

*** Y para las agruras del mole…usted sabrá qué tomar. Hasta la próxima.

00
Please follow and like us: