Republicanos se preparan para bloquear la emergencia nacional de Trump

Desde el lunes pasado el senador por Utah Mike Lee se lanzó en una misión específica: evitar un embarazoso choque entre los republicanos del Senado y el presidente Donald Trump. Semanas atrás el mandatario hizo una audaz declaratoria de emergencia nacional para asegurar fondos para la construcción del muro en la frontera con México. El problema, además de que muy probablemente la declaratoria no se sostenga en las cortes, es que incomoda a la mayoría de los senadores republicanos, incluyendo al líder de la Cámara Alta Mitch McConnell, quien intentó sin éxito convencer al presidente de que tomara otra ruta para su muro. El desencuentro llegó a tal nivel que por lo menos cuatro senadores del partido de Trump anunciaron públicamente que votarían a favor de cancelar la declaratoria del presidente, propuesta que pasó en la Asamblea hace dos semanas. Si esto ocurre, Trump se vería forzado a emitir su primer veto como presidente y anular la medida aprobada por el Congreso.

Trump hoy lanzó un tuit tratando de evitar que sus senadores lo abandonen en la votación de mañana: “Los senadores republicanos están pensando en exceso el voto de la Emergencia Nacional de mañana. Es muy simple Seguridad Fronteriza/No Crimen – No debe pensarse de otro modo. ¡Tenemos una EMERGENCIA NACIONAL MAYÚSCULA en nuestra Frontera y el Pueblo de nuestra Nación lo sabe muy bien!”.

Uno de los principales temores de los republicanos es que un futuro presidente demócrata aplique la misma estrategia de Trump y declare “emergencias” para impulsar su agenda política. Por ejemplo, un demócrata podría declarar una emergencia nacional por el cambio climático y aplicar medidas sin la autorización del Congreso; o limitar el acceso a las armas de fuego después de un tiroteo escolar, etc.

Para evitar que Trump tuviera que confrontar a sus propios senadores públicamente, Lee ideó un plan: una propuesta de ley que limitaría los poderes de emergencia del mandatario en el futuro. Bajo la nueva ley, el presidente que declarase una emergencia tendría que obtener la aprobación del Congreso dentro de los siguientes 30 días. Parecía un buen plan. Con esta ley, los senadores republicanos no votarían en contra de la declaratoria de Trump y no tendrían miedo de que un futuro presidente demócrata abusara de sus poderes, como Trump está haciendo.

El primer obstáculo al plan del senador Lee fue la presidenta de la Asamblea de Representantes Nancy Pelosi, quien rápidamente informó que dicha propuesta jamás pasaría por la Cámara Baja.

“Los senadores republicanos proponen nueva legislación para permitir que el presidente viole la Constitución nomás por esta vez para ellos cubrirse las espaldas”, dijo la congresista en un comunicado. “La Asamblea no va a tomar esta legislación para darle un pase al presidente Trump”, advirtió Pelosi.

El segundo obstáculo no vino de la oposición, sino del propio presidente. Trump se habría comunicado con el senador Lee, uno de los líderes de la mayoría republicana en el Senado y el principal impulsor de la medida, para informarle que no apoyaría la idea de reformar la ley de Emergencias Nacionales.

“Le dije a los senadores republicanos que voten como ellos quieran”, declaró Trump más tarde. “Voten como se sientan mejor. Pero creo que sería muy malo para un senador republicano [votar en mi contra]. También creo que sería malo para un senador demócrata votar contra la seguridad fronteriza y votar contra el muro. Creo que, si votan así, será muy malo para ellos, en el largo plazo”, advirtió el presidente a miembros de la prensa.

Por si no fuera suficiente, esta misma semana el Senado va a votar una resolución para bloquear la participación de EU en el conflicto de Yemen. Es decir, antes de que termine la semana, el presidente podría verse obligado a -por primera vez desde que tomó el cargo- vetar a sus propios senadores dos veces. 

 

 

La Política Online

00
Please follow and like us: