La educación mexicana renacerá

ALMA GRANDE

Por Ángel Álvaro Peña

Enrique Peña Nieto le abrió las puertas a la reforma educativa en el momento en que le cerró la celda a Elba Esther Gordillo. Al mismo tiempo los maestros pisan las calles, avenidas y carreteras del país como parte de una protesta que lleva muchos años.

La lucha de los maestros no empezó ayer ni es fácil conocer el trasfondo de sus necesidades e intereses. Sin embargo, debe reconocerse que cuando Elba Esther estaba al frente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, esos conflictos se solucionaban con mayor facilidad y menos tiempo.

La administración pasada tenía como consigna la aprobación de las reformas sin importar las consecuencias económicas y políticas ni advertir los daños a la sociedad. Por eso la población hizo justicia con un voto de castigo que tardará muchos años en levantarse.

Elba Esther al salir de la cárcel lo que menos quiere es venganza, ya lo anunció así, y habrá que creerle. Tiene mucho trabajo como para darse tiempo de ver sufrir a sus enemigos políticos, que no son pocos y que ahora se muestran muy vulnerables.

Los secretos que Elba Esther tiene, su experiencia política, su labor sindical no se compara con la improvisación de cualquiera de los miembros de la administración pasada. Tienen el mismo origen partidista y la misma raíz ideológica que fue deteriorándose en el PRI por la presencia de los juniors egresados de universidades estadounidenses, cuyo concepto de educación es demasiado antiguo y simplista, como lo demostraron.

Ahora la maestra viene a reivindicar no sólo a su gremio sino a limpiar su imagen, en momentos en los que los reflectores de la educación están puestos sobre su persona. Es decir, el as bajo la manga de Elba Esther debe ser congruente con una propuesta clara y coherente, deberá mostrar que puede de nuevo montarse en la historia de la educación del país.

La contrarreforma educativa que propone la gente de Andrés Manuel López Obrador no es suficiente para la ex dirigente del SNTE, gremio que quiere retomar como parte de sus propósitos. Asegura que ahora está en manos de intereses oscuros y de dirigentes mediocres.

La llegada de Elba Esther a la educación, al sindicalismo magisterial, a la política no es un evento menor. Es el punto de equilibrio entre la postura del gobierno federal, que no ha logrado acuerdos con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, una especie de disidencia negociada por algún tiempo; sin embargo, no puede negarse la tradición en la lucha gremial de sus actuales dirigentes.

Más de 30 años de experiencia en la defensa de sus derechos han hecho que la CNTE cobre respeto incluso ante sus contrincantes. El actual enfrentamiento entre la CNTE, el SNTE y el gobierno federal tiene en Elba Esther parte de la solución.

La “Maestra” sabe ceder, sabe presionar. Es decir, es una negociadora que fortaleció, en su momento la estructura del PRI, pero las deficiencias de algunos políticos del PRI consideraron que Elba Esther representaba el pasado ante la “modernidad” de su reforma educativa.

La educación es clave en el actual contexto de México, es urgente la necesidad de crear una propuesta que surja de la personalidad de los estudiantes mexicanos, desde la preprimaria hasta los doctorados. Las expresiones de los estudiantes y de los maestros serán clave para conformar la nueva reforma educativa.

La reforma educativa de Peña Nieto tuvo el grave defecto de dejar fuera de su diseño a los especialistas, a los implicados. Maestros y alumnos deben tener voz y voto en la conformación de una reforma que sea realista y que no sólo busque la depuración de la nómina del magisterio.

Lo único que provocó la reforma educativa de Peña Nieto, encabezada por un secretario de Educación que se caracterizó más por su vocación represiva que por sus conocimientos pedagógicos, fue la protesta social.

Porque entre los puntos del pliego petitorio de hoy está la reinstalación de inspectores, maestros, directivos que Aurelio Nuño consideró innecesarios y que vienen a conformar actividades entre autoridades y profesores; sin embargo, a pesar del caos que dejó en la educación Peña Nieto, la presencia de Elba Esther se convierte en un puente de negociación que restablecerá la pacificación de las calles, la estructura laboral y dejará de haber bloqueos en las calles y carreteras por parte de los integrantes de la CNTE.

Gordillo Morales aseveró que dispone de lo “más importante”: su capacidad de enfrentar y la confianza en que ganará la dirigencia del Sindicato, sin pelear con el gobierno en turno, luego de que fuera exonerada de los cargos de lavado de dinero y delincuencia organizada en 2018.

Esto no significa que todo tiempo pasado haya sido mejor, ni que la trayectoria de Elba Esther sea modelo de pulcritud, pero cuando ella estaba al frente del SNTE, no había manifestaciones de profesores a lo largo y ancho del país. Tampoco despidos de profesores ni expresiones de inconformidad de los padres y alumnos por la poca o nula calidad de la educación.

Esa experiencia, sumada a las nuevas disposiciones educativas, serán factores de negociación que establecerán una nueva educación que, por cierto, debe tomar en cuenta la creatividad de los mexicanos. Es decir, debe establecerse, de una vez por todas, una educación mexicana. Debe quedar atrás la similitud con modelos de otros países que nunca pudieron adaptarse a la idiosincrasia de los mexicanos.

Pensar en una educación propia, tener conciencia de la identidad y aprender de los pedagogos mexicanos del pasado y del presente, será, seguramente, también un factor de armonía entre la parte patronal que es la SEP, los sindicatos y el gobierno federal que debe tomar la batuta de la educación que ha desprestigiado en buena parte, la educación privada, a veces de manera artificial y artera.

La educación como botín de quienes quieren hacer de un derecho una mercancía deberá también tomarse muy en cuenta para regularla de manera más severa y darle así también, de manera simultánea, una mayor calidad a la educación púbica. PEGA Y CORRE. – La cadena de corrupción que dejó tras de sí Javier Duarte, ahora implica a los familiares de su esposa. Ante la pasividad de una Fiscalía estatal que hace de la omisión su herramienta ideal para la guerra sucia, la Fiscalía General de la República obtuvo una orden de aprehensión contra Mónica Macías, cuñada del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, por el delito de defraudación fiscal por más de 3 millones y medio de pesos…Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

 

Dudas y comentarios:

angelalvarop@hotmail.com

00
Please follow and like us: