Un libro para leer siempre

Denuncia y superación


Perdiendo también se gana, es algo más que una frase, es la vivencia de un hombre que denuncia las anomalías de sus jefes en la administración pública sin importar consecuencias.

Por José García Sánchez

Leer el texto de Perdiendo también se gana impulsa la lucha por la honestidad y es un disparo contra la corrupción.

Fernando Cisneros Baños, escribe sus experiencias dentro de la Policía Federal, un espacio desde donde convivían los extremos de honestidad y corrupción, donde los antagónicos, dentro de la corporación lucharon a muerte por sobrevivir.

Hay policías honestos y deshonestos. Se trata de ver de dónde vienen unos y otros, al momento de clasificar a los miembros de toda corporación que tenga que ver con la inseguridad.

Porque la seguridad de los mexicanos se convierte, en estos tiempos, en un problema de vida o muerte, y esta responsabilidad a veces es tomada con mucha ligereza por los responsables de vigilar que la sociedad esté resguardada a través de sus tareas.

Así, el autor habla acerca de cómo fue poco a poco encontrando obstáculos en su carrera de policía a causa de las deshonestidades de los jefes. Da nombres y fechas, lugares y circunstancias, por lo que se convierte, en este momento, en un texto que seguramente interesará no sólo a los estudiosos del tema sino a la población en general, porque se trata de una doble intención del texto, primero mostrar que las derrotas son parciales, que no hay victoria definitiva y que sólo la muerte decide quién triunfó al final del camino. 

Por otra parte, es una denuncia viva contra los altos mandos de una corporación que fue creada para proteger a la ciudadanía y no como candidatos a pertenecer al crimen organizado.

Cisneros Baños, va de lo particular a lo general en la denuncia, del detalle a la globosidad de un proceso de descomposición de las fuerzas policiacas.

Así, hay párrafos donde señala con toda precisión: “Sin embargo, la conspiración se fraguaba alrededor de mí, e inevitablemente, en 2009, lograron sacarme de Yucatán. A petición y sugerencia del comandante Roberto Raúl Rodríguez Rivero, quien era el que más interés tenía de que yo no estuviera más en la región y aprovechó que le solicitaron sacar cinco elementos con mayor antigüedad de esa comandancia y, desde luego que fui seleccionado”.

Más adelante señala el autor: “Los abusos de autoridad eran cosa de todos los días y ante cualquier reclamo de los compañeros, los hacía candidatos para irse a cubrir los operativos de alto impacto.

“La complicidad de los altos mandos en esos momentos con el huachicoleo era real y total. Otros delitos protegidos por los mandos eran el paso de drogas, los indocumentados, etc.”.

Cisneros Baños destapa la cloaca de una corporación de la que se sabe poco si se quiere viajar al interior de ella; es un diagnóstico de las condiciones de la policía y, al mismo tiempo, un texto que aconseja virtudes como la paciencia para obtener la recompensa del trabajo realizado con honestidad y compromiso.

Perdiendo también se gana es un libro de Fernando Cisneros Baños, publicado por Editorial Mimbre, que vale la pena leer y pensar.

00
Please follow and like us: