Frente común con México

Unidad nacional

No hacía falta un enemigo del país para que los ciudadanos se volcaran a favor de un proyecto político trascendente

Por Ángel Álvaro Peña

Tal y como lo dijera el líder de los empresarios, Carlos Salazar Lomelí, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, el presidente de México hace historia.

Debe tomarse en cuenta que lo señaló el dirigente de un sector de la población habitualmente reacio a aceptar la política de Andrés Manuel López Obrador. Esto muestra que incluso las posiciones más alejadas de los conceptos del nuevo régimen encuentran congruencia como para encabezar la unidad de la iniciativa privada.

El acto fue plural, como lo es México, con diferentes puntos de vista en el discurso y los hechos; sin embargo, con la idea de transformar el país. Nadie lo dijo aunque todos coincidieron, el pasado quedó atrás. Ahora habrá que reconstruir un país donde pareciera hubo una guerra, porque economía e infraestructura están en ruinas.

Así como se había asentado en estas mismas páginas, las amenazas de Trump no pasaron de ahí. Este hombre ha gobernado con amenazas dentro y fuera de su nación. No respeta ni a la población, ni al Congreso ni a sus vecinos. Es su propia caricatura, lamentablemente.

México necesita a alguien congruente como vecino. A nadie le interesa tener un vecino desquiciado. Es un peligro para todos.

Lo que se planteó como una medida de presión para que Trump desistiera de imponer aranceles a los productos mexicanos terminó siendo un acto de unidad y de ponderación al diálogo. Se demostró una vez más que el diálogo es el puente de armonía con todos los pueblos. Como la consigna que trascendió la historia de Benito Juárez y la herencia de la doctrina Estrada que los panistas y otros reaccionarios dicen que está pasada de moda, como si la diplomacia fuera un vestuario que puede ponerse y quitarse con la facilidad que los frívolos cambian de ropa.

Los oradores mostraron no sólo unidad social, política y de trabajo, sino que se cohesionaron alrededor del presidente de la República; el líder de los empresarios reiteró su testimonio sobre un cambio real en México, al decir: “Esta tarde en las caras se ve la felicidad de los 120 millones de mexicanos. La razón, los argumentos fueron los que convencieron que teníamos seguir negociando”.

Afirmó: “Hemos aprendido dos lecciones: la primera, que cuando los mexicanos nos unimos y trabajamos juntos siempre ganamos; la segunda lección es que tenemos que ver hacia adelante. Los empresarios estamos con ustedes, queremos un México más próspero, más unido”.

Esto ni en tiempos del servilismo panista con los empresarios ni de la complicidad con este gremio de los priistas, había sucedido.

Alrededor del acto no había más que entusiasmo, se registró en medios de ambos lados de la frontera el traslado voluntario de grupos de mexicanos residentes en los Estados Unidos quienes viajaron hasta 12 horas por vía terrestre, con el propósito de asistir al Acto de Unidad en Defensa de la Dignidad de México y en Favor de la Amistad con el Pueblo de los Estados Unidos, convocado por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Mientras que los residentes de Los Ángeles que viajaron al evento tuvieron que trasladarse por espacio de aproximadamente 3 horas, un grupo de paisanas con doble nacionalidad que se trasladó desde San Francisco viajó aproximadamente 12 horas para asistir al acto.

Luego de su llegada a Tijuana, los paisanos esperaron durante cinco horas para poder tener un lugar privilegiado y poder ver hablar al presidente y al resto de los invitados, querían ver de cerca al Presidente.

Andrés Manuel López Obrador destacó que a partir de la próxima semana México cumplirá con los compromisos que adquirió con el gobierno estadounidense mediante el acuerdo de los cambios compartidos de migración irregular: entrega de ayuda humanitaria, oportunidades de empleo, educación, salud y amistad a ocho mil migrantes que la administración de Donald Trump deportará a nuestro país, mientras resuelve su petición de asilo.

Declaró el Presidente que su gobierno también trabajará de inmediato en cumplir con el programa de reforzamiento de la frontera sur del país con elementos de la Guardia Nacional, la aplicación de la ley “con pleno respeto a los derechos humanos de los migrantes”, y la firma del nuevo tratado de libre comercio de Norteamérica – “casi seguro la próxima semana”- en el Senado de la República.

“A Donald Trump no le levanto un puño cerrado, sino una mano abierta, franca, y reiteramos nuestra disposición a la amistad mediante el diálogo y la colaboración”, dijo Obrador.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, quien encabezó la mesa de diálogo con los funcionarios de Trump, había informado antes que de haber entrado en vigor la aplicación de los aranceles a los productos mexicanos de exportación al mercado estadounidense, se hubieran perdido en México de manera inmediata 900 mil empleos y no se hubiera firmado el nuevo tratado comercial con Canadá y los Estados Unidos.

Media hora después del evento se concentró en un restaurante de la Zona Río con los gobernadores, entre ellos los priistas, que aceptaron asistir al mitin: Francisco García Cabeza de Vaca (Tamaulipas), Martín Orozco Sandoval (Aguascalientes), Carlos Mendoza David (Baja California Sur), José Rosas Aispuro (Durango), Francisco Domínguez Servién (Querétaro), Carlos Joaquín González (Quintana Roo), Mauricio Vila Dosal (Yucatán), Enrique Alfaro (Jalisco), Claudia Sheinbaum (Ciudad de México), José Ignacio Peralta (Colima), Héctor Astudillo (Guerrero), Omar Fayad (Hidalgo), Guillermo Pacheco Pulido (Puebla), Claudia Pavlovich (Sonora) y Antonio Echevarría (Nayarit).

Es decir, la apertura de diálogo no sólo tenía su referente en las pláticas con los funcionarios estadounidenses sino al interior del país, donde el Presidente mostró también que el diálogo debe ponderarse.

Quienes no asistieron, de manera muy significativa y sintomática, fueron los dirigentes nacionales de los Partido Acción Nacional (Marko Cortés) y Revolucionario Institucional (Claudia Ruiz Massieu).

El Presidente no necesitaba de un enemigo común para unificar a los mexicanos. Ya más de 30 millones de ciudadanos le habían dado su apoyo; sin embargo, la nostalgia de las canonjías que los gobiernos anteriores otorgaban a diferentes sectores de la población, creando un estado muy similar a la monarquía creó un resentimiento en un pequeño grupo de mexicanos que ahora extraña ese dinero mal habido que les otorgaba lujos a costa de la pobreza de los mexicanos.

Porque en ese nivel se encontraban muchos medios de información que recibían dinero del erario pudiendo darlo al campo, a la educación o a la salud de los mexicanos, que repentinamente preocupa mucho a los medios actualmente.

Porque la carencia de medicinas no empezó el primero de diciembre, es un problema que se originó desde años atrás. Y ahora los medios quieren ver como un grave problema.

Pero esos mismos medios que se dicen ahora interesados por la salud de los mexicanos nunca les dijeron a los presidentes anteriores: “ya no me dé dinero a mí, señor Presidente, destínelo a la salud, a la compra de medicinas”.

Nunca los medios dijeron no a las dádivas del gobierno, creando pobreza y marginación, y ahora que descubren por primera vez esta realidad cuestionan al gobierno actual, cuando debieron informar oportunamente la verdad y no aceptar el dinero que debió ser colocado en la salud y la educación.

Los medios están más solos que nunca y es a causa de sus excesos, su falta de credibilidad se motivó por el amor el dinero y su desprecio por la verdad, a pesar de que esto lo sabemos todos los mexicanos, el presidente agradeció su apoyo, no sin dejar en claro que hay diferencias entre medios y gobierno federal.

El acto de Tijuana crea un antes y un después y coloca a la oposición, sistemáticamente crítica, no sólo como un grupo de personas que ven en el gobierno un fin en sí mismo sino como personajes poco identificados con la identidad nacional, que lo mismo les da ser sumisos y mansos ante el dominio de quien en lugar de confrontar admiran: Estados Unidos.

La unidad de los mexicanos está encaminada al éxito. Es hora de dar a conocer diferencias y similitudes dentro el diálogo, porque el diálogo fue el principal protagonista de ese día histórico.

00
Please follow and like us: