Un semestre convulsivo

ESCENARIOS

Por Francisco Blanco Calderón

Lo que enfrenta el actual gobierno federal se mueve entre la reelección de Donald Trump, en noviembre del 2020. La incapacidad, pero sobre todo la sumisión del poder judicial a los grupos de interés políticos, empresariales, y mediáticos, que frena e impide la aplicación de la justicia, ante los excesos públicos y privados, del amasiato del PRIAN.  La reacción de las calificadoras “chiqueadas” por los distintos poderes políticos, desplazados de la toma de decisiones económicas, la reacción enfermiza de los dirigentes de los partidos PRI, PAN, PRD, para oponerse a toda acción tomada por el gobierno del cambio.

En primer lugar, la absurda posición electorera de Donald Trump en sus diversas declaraciones vía Twitter, que van desde incriminar a México de la explosión migratoria de centroamericanos y cubanos hacia la Unión Americana, fenómeno que se le atribuye al mismo Trump, en su enfermiza ambición releccionista. La otra versión, de Alfredo Jaliffe, que el multimillonario George Soros los está movilizando con el fin de impedir la continuidad de Trump, a través de grupos políticos y empresariales mexicanos, bien identificados con la mancuerna del PRIAN.

Por otro lado, se queja del ingreso desmedido de drogas a Estados Unidos, sin considerar el tráfico de armas “de allá para acá”, la corrupción de funcionarios de su gobierno, jueces, fuerzas federales e intereses del capital trasnacional que toleran, permiten, propician el flujo impresionante de drogas para alucinar a intelectuales, artistas, jóvenes, militares, empresarios, ejecutivos de gobierno, en fin,  en la sociedad norteamericana ya son más de 27 millones de adictos y 66 millones de consumidores “moderados”. El ejército fue drogado en sus incursiones bélicas en infinidad de países asiáticos, africanos y latinoamericanos, en donde destacan las de en Vietnam, Nicaragua, Afganistán, Irak. Tan solo en Afganistán, ahora con el “apapacho gringo”, lo ha convertido en el primer productor de heroína del mundo.

Estos dos aspectos movieron a Trump con la imposición de aranceles a todos los productos mexicanos. El tuit trumpista “Estados Unidos no necesita a México, es México quién necesita de Estados Unidos”, presume un acuerdo secreto, no divulgado en México, amenaza con la compra indiscriminada de artículos agrícolas, acordados desde el salinismo. Ante ello, nuestro gobierno ha realizado en las mañaneras los acuerdos tomados entre las delegaciones de ambos países, sobre el asunto migratorio y el económico, así por separado. Finalmente, la mentira del anuncio de Trump sobre acuerdos “en lo oscurito”, mentira descubierta por ingenioso registro fotográfico del Washington Post. Trump en campaña, desbordado en guerras comerciales con Rusia, China, Irán, Corea del Norte, India, Venezuela, Cuba y México. El contradictorio comportamiento del presidente estadounidense lo lleva ahora a respaldar, financieramente, el desarrollo de la región. La paranoia lo conduce a amenazar con divulgar acuerdos en lo oscurito, al anuncio de aportar al crecimiento económico de la región.

En segundo, las reacciones paralelas de las calificadoras Fitch Ratings y Moodys, reducen nota y perspectiva a Pemex, en estos escasos seis meses del gobierno del cambio; cerró ojos y oídos durante el PRIAN, quienes saquearon a la empresa paraestatal hasta la ignominia. Calificadoras que recibieron, solo en el 2018, más de 25 millones de pesos para emitir “estabilidad económica” nacional. Reacciones parecidas de los partidos derrotados en el proceso electoral reciente en Baja California, Puebla y Quintana Roo. Reacciones semejantes de los dirigentes del PRI, la sobrina de Salinas de Gortari, y el burdo “peleador callejero” del PAN. Reacciones de grupos empresariales afines al interés supremo de impedir el cambio y el aniquilamiento de la corrupción, anuncian ahora una inversión de más de sesenta mil millones de dólares para apoyar el crecimiento nacional.

Joseph Stiglitz y Paul Krugman, ambos galardonados con el premio Nobel de economía: Joseph Stiglitz estimó que «México es más competitivo que China, lo dicen muchas fuentes, lo creo… Ser más competitivo significa crecimiento… Soy optimista respecto a México, lo veo muy bien, como un nuevo gobierno que parece haber comenzado con éxito su gestión desde el pasado mes de diciembre”.

Al unísono, Paul Krugman, economista estadounidense, Premio Nobel y también Premio Príncipe de Asturias, evidenció que el acuerdo con México, que presumió Donald Trump como una victoria estadounidense, en realidad no logró mucho para Estados Unidos y sólo fue una bravata del mandatario norteamericano, e insistió que el tuit de Trump tiene información errónea, y en realidad lo que demuestra es que quien salió más victorioso en el acuerdo fue México.

Dos presencias de destacadas dirigentes de organismos internacionales, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, felicitó al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, por buscar impulsar un crecimiento económico inclusivo, en la segunda mayor economía de Latinoamérica. Y de Alicia Bárcena, titular de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), responsable del Plan de Desarrollo Integral para el Sur de México, Honduras, El Salvador y Guatemala, que busca generar bienestar social y no sólo para el crecimiento económico, sino para el desarrollo social a fin de reforzar la economía regional como la alternativa más vial para resolver el fenómeno migratorio. Plan que iniciará su implementación a partir de la semana que inicia, con el respaldo de los gobernadores de la zona sur y los presidentes de los países centroamericanos, destacando la de El Salvador, Nayib Bukele.

Para el caso migratorio recordemos la entrevista que Ricardo Bellmont, exalcalde de Lima, realizó a Alfredo Jaliffe: “En esta etapa del fin de la globalización neoliberal, México entra a una nueva etapa del neolatinoamericanismo para así recuperar el liderazgo regional” ante la América nuestra, con Argentina, Brasil y Ecuador, en sus próximas contiendas electorales, así como la consolidación de los modelos económicos de Cuba, Venezuela y Bolivia. América Latina, unida, debe dar freno a los gobiernos globalistas.

Y en tercero, la suprema incapacidad de la justicia mexicana reacciona a las amenazas de Emilio Lozoya, una juez emite un amparo que le impide ser aprehendido “Lo digo con mucha humildad: tengo recursos y tiempo para romperles la madre”. Justicia que reacciona al “no me iré solo”, mientras su abogado involucra a Peña Nieto, Codwell y Videgaray en la autoría de los sucios manejos en Pemex.  Reacción por “motu propio” que lo conducen al suicidio, accidente aéreo o ejecución en vía pública. La violencia es medida sine qua non, del priismo decadente. Reacción que desprende el contubernio entre gobierno y sistema de justicia. Misma reacción a los sospechosos depósitos bancarios que, desde Inglaterra y Estados Unidos, por más de cien millones de pesos, a la cuenta bancaria del magistrado Eduardo Medina Mora, defensor consuetudinario a las acciones ilegales de Enrique Peña Nieto, exdirector del CISEN y sus vínculos con “los aportes del Chapo” a la campaña peñista, o la oposición de la justicia al aeropuerto de Santa Fe, al Tren Maya o la refinería de Dos Bocas. Magistrado por dedazo presidencial que obedece ciegamente a las consignas sugeridas. Justicia justiciera, acomodaticia, convenenciera, obediente y sumisa a sus intereses y los de empresas o cárteles afines.

00
Compartir