Los Yunes se juegan su resto

Rúbrica

Por Aurelio Contreras Moreno

Ante la cada vez más franca posibilidad de naufragio de la candidatura de José de Jesús Mancha Alarcón para dirigir el PAN veracruzano, sus verdaderos patrones han tenido que retornar abiertamente a la política en el estado y salir al quite para intentar evitar que se hunda su propio proyecto político.

Este martes, se llevó a cabo una reunión –incluso transmitida por Facebook Live- en casa del ex candidato perdedor del PAN-PRD a la gubernatura de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Márquez, en la que estuvo acompañado por su padre el ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, su hermano el presidente municipal porteño Fernando Yunes Márquez, así como legisladores, más de 40 alcaldes –que se fueron a hacer grilla en horario y día laboral- y operadores panistas para apoyar la alicaída candidatura de Mancha Alarcón.

La razón es evidente: están desesperados por la diáspora de militantes panistas que en los últimos días abandonaron el barco de Mancha para respaldar la candidatura de Joaquín Guzmán Avilés a la presidencia del Comité Directivo Estatal de Acción Nacional, luego que los tribunales electorales, federal y local, anularon en definitiva la elección de noviembre pasado ante el cúmulo de cochinadas perpetradas por el grupo que se aferra con dientes, pero sobre todo con uñas, a lo que queda de su último coto de poder.

En su primera aparición pública desde que reconoció su derrota en las elecciones de 2018, Miguel Ángel Yunes Márquez se mostró engallado, lanzando las diatribas marca de la casa en contra del actual gobierno estatal y de quienes llamó “el otro equipo” -en referencia a los panistas que se fueron con Guzmán Avilés, particularmente los identificados con el senador Julen Rementería del Puerto- a los que acusó de querer entregarle al PAN a Morena, como en tiempos de Fidel Herrera y Javier Duarte al PRI, para colocar dirigentes “a modo”.

“El otro equipo habla de unidad. Yo estoy a favor de la unidad en el PAN, pero nunca estaré de acuerdo con los panistas que nos quieren vender, con esos panistas que quieren regresar a ese PAN que lo único que les interesa son las plurinominales y las regidurías”, espetó Yunes Márquez mientras anunciaba que ahora sí “me voy a meter en serio a favor de mi amigo Pepe Mancha. Me quiero meter porque quiero un PAN fuerte, que represente los intereses de los veracruzanos, que no sea una oposición irreflexiva”.

Lo cierto es que la exasperada reaparición pública de los Yunes azules deja al descubierto la posibilidad real de que sean echados del control de Acción Nacional, partido al que llevan mangoneando en Veracruz por lo menos desde 2010 y del que desplazaron a sus liderazgos tradicionales para imponer a incondicionales en diferentes espacios de poder, desde los cuales hicieron grandes negocios, como los del propio Mancha Alarcón y su familia al amparo del tráfico de influencias durante el bienio de Miguel Ángel Yunes Linares.

Su hijo, “Chiquiyunes”, no ocultó lo que de por sí era previsible: su ambición por repetir como candidato a la gubernatura en 2024: “hoy empieza el camino para el 2021 y para el 2024. En el 2024 vamos a volver a ganar la gubernatura de Veracruz. Por eso, el día de hoy, les propongo que hagamos un pacto entre todas y todos los que estamos aquí, que seamos la punta de lanza del partido, que nos comprometamos a formar un grupo para lograr la victoria de Pepe”.

Pero si el próximo 8 de septiembre no logran imponer a su títere en la dirigencia estatal panista, se podrá ir olvidando de eso.

Email: aureliocontreras@gmail.com

Twitter: @yeyocontreras

00
Compartir