Negligente e indolente olvido de playas de Barra Galindo

Por: Ángel Álvaro Peña

Tuxpan, Ver-. A pesar de que Tuxpan sobrevive del turismo, funcionarios negligentes, apáticos e irresponsables como Braulio García Nieva, se han negado a atender los reclamos de prestadores de servicios para que se rehabilite el acceso y el camino a largo de la playa de Barra Galindo, una de las zonas turísticas más bellas del estado.

Los turistas no pueden ingresar libremente a esta área, porque sencillamente es un atascadero, un frustrante dolor de cabeza. A esto hay que sumarle la falta de seguridad y el abandono de Limpia Pública, dependencia que por meses se olvida de ir a recolectar los desechos.

El mal estado del camino obliga a los conductores a circular por la orilla de la playa y esto, ya tuvo lamentables consecuencias. Ayer a las 15:30 horas, un vehículo atropelló a un niño de 10 años, que, debido a sus lesiones, fue trasladado de emergencia al Hospital Civil.

Lo anterior se pudo haber evitado si el director de Obras Públicas Braulio García Nieva hubiera atendido las solicitudes de los prestadores de servicios, de rehabilitar el acceso y el camino de playa a Barra Galindo. La pereza e irresponsabilidad de los funcionarios solo ponen en verguenza a Tuxpan ante los turistas.

También llama la atención la indolencia e inacción de la Dirección de Turismo, pues en esa dependencia se han presentado quejas por las deplorables condiciones en que se encuentra playa Barra Galindo y simplemente no han hecho nada. También los prestadores de servicios les han expuesto el mismo problema, pero tampoco han actuado.

Funcionarios de mente corta y de marcada falta de vocación de servicios están echando por la borda los esfuerzos por convertir a Tuxpan en un emporio turístico. No es posible que realicen campañas a nivel nacional para atraer visitantes y cuando estos llegan, los reciben con un atascadero de arena, sin servicios básicos y mala atención.

Tuxpan ya es un sitio que recibe turistas todo el año, no solo en Semana Santa. Ante ello, las playas deben recibir mantenimiento permanente. Deberían seguir el ejemplo de Tamiahua, que aún con pocos recursos económicos tienen sus playas en perfecto estado.

Ojalá que el alcalde Toño Aguilar evalué el desempeño de sus funcionarios de Obras Públicas y Turismo y tome cartas en el asunto, porque hoy en día, Tuxpan vive de los visitantes.

00
Compartir