Vinculan a proceso a Gilda Austin, madre de Lozoya; FGR solicita prisión domiciliaria

Un juez vinculó a proceso a Gilda Margarita Austin, madre del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, por los delitos de asociación delictuosa y lavado de dinero.

Como medidas preventivas, la Fiscalía General de la República (FGR) solicita prisión domiciliaria, que se le retire el pasaporte, colocarle un dispositivo electrónico y que la Policía de Investigación haga visitas semanales al domicilio para comprobar que se encuentra en el lugar.

Gilda Margarita Austin es la primera persona es ser vinculada a proceso en México por el caso Odebrecht.

El Ministerio Público Federal mostró como principal prueba la apertura de una cuenta en 2009 para recibir depósitos de dinero desde una cuenta que presuntamente está ligada a los sobornos de Odebrecht.

De acuerdo con las investigaciones de la Fiscalía, entre 2012 y 2014,  Emilio Lozoya Austin presuntamente recibió sobornos de las empresas Odebrecht y Altos Hornos de México (AHMSA) por un monto que superaría los 12.5 millones de dólares. Ello a cambio de favorecerlas con contratos.

A Gilda Austin se le acusa de haber recibido dos depósitos de Lozoya por un monto total de 7.4 millones de pesos, entre 2010 y 2012, desde una cuenta que la FGR relaciona con la recepción de los sobornos de Odebrecht.

Defensa dice que detención fue ilegal 

En la audiencia, la defensa de Gilda Margarita Austin pidió al juez que no se certificara como legal la detención, argumentando que la señora fue objeto de violación a derechos humanos en Alemania y violación de derechos humanos en su carácter de persona adulta mayor, al tener 71 años.

Otro de los argumentos fue que no recibió asistencia consular como es su derecho como mexicana y que en el Aeropuerto de la Ciudad de México no se le dio copia del informe policial.

La defensa también afirmó que había un amparo vigente que impedía su detención, pero la Fiscalía respondió que éste ya no estaba vigente porque la madre de Lozoya no se había presentado ante el juez de amparo.

“La detención no fue legal, fue una detención arbitraria, se violaron los derechos humanos de nuestra representada desde que fue detenida en Alemania hace tres meses hasta que piso hoy suelo mexicano”, aseguró la defensa.

La Fiscalía dijo que si se violaron los derechos humanos en Alemania no era corresponsabilidad de ellos y que si lo consideraban podrían poner una queja por el tema del asunto consular.

Durante su audiencia en el Reclusorio Norte, Gilda Austin sólo dijo: “yo estaba con mi nieto cuando fui detenida, fue una experiencia nada, nada agradable”.

En una segunda oportunidad para declarar, su abogado Javier Coello le sugirió que no lo hiciera.

La madre del exdirector de Pemex llegó a México a las 4 de la mañana en un vuelo comercial procedente de Alemania, de donde fue extraditada en cumplimiento de una orden de aprehensión girada por autoridades mexicanas.

La audiencia inicial comenzó a las 10:46 de la mañana luego de que la imputada y su abogado, Javier Coello Trejo, llegaron tarde.

Su defensa pidió 30 minutos de receso para conocer la carpeta de investigación de la Fiscalía en contra de Gilda Austin, y el juez Jesús Eduardo Vázquez lo concedió.

La señora, de 71 años, viste una chamarra verde, y una pañoleta anudada al cuello. Pidió permiso para poder tomar unas pastillas por su condición de salud.

El juez le informó cuáles son sus derechos y que durante toda la audiencia personal médico estará pendiente de su  salud.

La señora Gilda Austin llegó a las 9:40 de la mañana a los juzgados del Reclusorio Norte abordo de una camioneta blanca de la Interpol, custodiando por elementos de la Policía Federal fuertemente armados.

Fuentes con conocimiento del caso confirmaron a Animal Político que la familia de Lozoya decidió no apelar la orden de extradición, tras haber sido detenida por autoridades de Alemania el pasado 23 de julio. 

En agosto pasado, Animal Político publicó información basada en los documentos enviados a jueces federales para que otorgaran órdenes de aprehensión contra Lozoya y su familia, por presuntos sobornos de 12.5 millones de dólares en los casos Odebrecht y Altos Hornos.

 

 

 

Con información de Animal Político

00
Compartir