Una Piedra en el zapato de la CNDH

El Arte de Comer Sapos

Por VicMAN

Y sin hacer gestos, la semana pasada el Senado de la República con orgullo y dignidad protagonizaron uno de los episodios más lamentables en el quehacer del trabajo legislativo. Finalmente hubo oportunidad de sacar el cobre y juntos hicieron una olla de cobre y cocinaron el fiambre porcino de la temporada al imponer a la nueva Ombudsperson de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

La Maestra Rosario Piedra, fue ungida a ídem y lodo, como la nueva responsable de velar por la dignidad y la aplicación del estado de derecho por parte del gobierno ante cualquier ciudadano, esta comisión es un organismo autónomo, libre y soberano que coadyuva para señalar los abusos de poder, la falta de garantías y la aplicación del estado de derecho.

Ante este escenario una mujer incondicional con AMLO por ideales y lucha histórica, con un ADN partidista de causa mutua, radical en ocasiones y extremista, podrá contradecir a quien pidió que a cualquier costo fuera ungida como la nueva titular de CNHD.

Triste unción de esta señora que toda su vida a hecho de la búsqueda de su hermano junto con su mamá -Rosario Ibarra de Piedra- y su familia una incansable de los desaparecidos de este país.

Hasta hoy nadie señala su incansable búsqueda, ni se está en contra de su lucha y su entrega en favor de los desparecidos de nuestro país, estas credenciales le afirma su candidatura.

Lo que no se puede pasar por alto es que nadie diga que la forma en este caso se convirtió en fondo, porque ahora la Sra. Piedra Ibarra tiene que remar contra todo lo que trae en contra de su nombramiento.

Primero: No se preocuparon por guardar las formas en cuanto a los requisitos que marca la Constitución para darle un carácter de autonomía a la CNDH, el no haberse separado a tiempo de un cargo directivo de MORENA y tratar de minimizar que el cargo de consejero directivo de Morena no es vinculante contra lo que establece el requisito, hacerlo de última hora y sin pena vulnera su nombramiento.

Segundo: La sospecha del conteo de votos al no alcanzar las ¾ partes de los votos de la comisión, vela la sospecha y trampa en la votación al dejar sin efectos dos votos, a la más vil copia de los tiempos de la ‘aplanadora’ legislativa.

Tercero: La falta de cumplimiento de acuerdo políticos entre las bancadas ante la forma poco transparente de la votación en comisiones, para elegir a la nueva titular de CNDH, vulnera en política los acuerdos parlamentarios, que son sagrados y que como su nombre lo indica son ACUERDOS, quienes dicen que la Cuarta Transformación es diferente la realidad es que sí, pero en el discurso.

Cuarto: El perfil de Ombudsperson es la de un experto en Derecho, porque las recomendaciones de la CNDH se deben de fundamentar con base a Derecho no como un sentimiento espontáneo y filantrópico.

La Maestra también tiene falta, no en su lucha pero si en su conocimiento legal, pero que sin duda puede ser suplida con un buen asesor jurídico, lo que no se valdría son que estas sean meras ocurrencias, como un Fúchila o Guácala o que los quiera acusar con sus abuelas y mamas a los incondicionales de su ya hoy jefe.

Hoy vemos que los que antes blindaban y forcejeaban para tener el control de la mesa directiva como era los del PAN con la toma de posesión de Felipe Calderón, ahora son los de Morena y quienes son jalados, vapuleados y exhibidos son los de PAN, cosas y tiempos del poder, no me espanta esos ridículos parlamentarios, lo que me frustra es que en el reparto ahora cambie de papeles los mismos protagonistas, es decir que los malos se vuelvan buenos y los buenos se vuelvan malos al final lo que nos da un ridículo legislativo en general.

El sapo de esta semana se sirve sin reservas a la Cámara de Senadores que nos regalaron el oso del año, no había necesidad de imponer de esa forma un capricho a todas luces, falto acuerdo político, falto oficio parlamentario y sensibilidad, para mostrar que en la cuarta transformación efectivamente existe un cambio, hoy lo reitero solo es discursivo.

Una piedra ha dejado en los zapatos a la presidencia de la CNHD, y ya lo había dicho nuestro flamante Presidente cuando había sido ‘Presidente legítimo en el 2006’, al diablo con las instituciones.

La CNDH se nos fue para allá, no había necesidad de esta lamentable situación, así que si hoy tenemos orgullosamente un invitado de lujo viviendo fifímente como buen originario de Bolivia pero en calidad de exiliado, de igual forma por mis Evos tenemos presidenta de la Comisión de los Derechos Humanos.

Comentarios y sugerencias vicmanaiii@gmail.com

00
Compartir