Suman 20 mujeres asesinadas en Coatzacoalcos en menos de 1 año y no hay un solo detenido, fiscal ausente

Coatzacoalcos, Ver.- Son 20 mujeres las que han sido asesinadas en Coatzacoalcos de diciembre del 2018 a la fecha, la mayoría de estos casos están impunes, es decir,la Fiscalía General del estado no ha dado resultados con la búsqueda de los asesinos. 

El caso más fuerte, el del bar el Caballo Blanco, hace tres meses, ahí perdieron la vida nueve mujeres, la mayoría eran bailarinas y trabajadoras del lugar.

El actual fiscal regional, Normando Bustos, no se ha dado abasto con tanto homicidio en la zona, además, la mayor parte del tiempo la pasa fuera de la oficina, se desconoce en qué temas, pero no atrás de las diligencias necesarias para esclarecer los homicidios. 

Su antecesor, Mario Alberto Martínez Sandoval, estuvo tiempo suficiente para conocer las carpetas que se llevan en este tipo de delitos, que corresponden a la Especializada.

En Caballo Blanco murieron Claudia Vanessa Cruz Hernández, Yurai Antonio Villena, Valeria Valencia Martínez, Sugeydi Vázquez Loreto, Suleyma Hernández Sánchez, María José Pulido de la Cruz, Rocío González Ramos, Xochitl Nayeli Irineo Gómez y María del Carmen Segovia Padua.

La última mujer que fue asesinada en Coatzacoalcos, apareció la noche del miércoles en calles del fraccionamiento Santa Martha.

El o los agresores la hicieron pedazos y la echaron en bolsas negras, que después depositaron en un bote de basura frente a un parque.

El deposito fue localizado por familias y niños que se dirigían al parque a realizar actividades físicas.

Hasta ahora la joven permanece en calidad de desconocida, su cuerpo fue mutilado y muestra señales de violencia sexual.

Antes, apareció una mujer amarrada de pies y manos en la colonia Fidel Herrera Beltrán. Horas después, en un video, se le vio confesando ser adicta a la droga, y enumeró a los sujetos que le vendían la cocaína que consumía en Coatzacoalcos.

Se suman a la lista una mujer adulta que apareció flotando en aguas del río Coatzacoalcos, amarrada de pies y manos con alambre de púas, al cual ataron una gran piedra. Hasta ahora no ha sido reclamada.

Otra fue Teresa Miguel Jiménez, quien estuvo desaparecida varias horas antes de ser encontrada sin vida, y violada,en calles de la colonia Francisco Villa.

En esa misma zona, fue asesinada Keila Jocabeth López Pacheco, al parecer, por pleitos en la venda de drogas.

En el mismo tenor, la muerte de Cristina Córdoba Vargas, de 45 años, a quien dieron muerte en la puerta de su casa en un sector popular de Coatzacoalcos, meses antes, en la misma ciudad, frente al penal, dentro de un coche, apareció el cadáver de su hijo; y su esposo, hace dos años, fue abatido por la policía en un enfrentamiento.

Se agrega Tomasa Pérez García, de 30 años, quien ejercía el sexo servicio sobre la autopista Cosoleacaque -La Tinaja, muy cerca de la caseta del puente Coatza 2.

Sus restos aparecieron dentro del jacuzzi de un motel a la orilla de la carretera Coata-Villa.

Rayda Mateo Cervantes, quien dejó huérfanos a tres niños, fue asesinada violentamente en algún lugar de Coatzacoalcos. Su cadáver fue localizado cerca del centro de Convenciones, con violencia sexual. 

Cynthia Janeth González López, de 32 años, asesinada a balazos en un sector popular en Coatzacoalcos en medio de la guerra por las drogas.

Karina Hernández Molina, de 47, localizada sin vida en un domicilio del fraccionamiento Puerto Esmeralda de Coatzacoalcos, presentaba una gran cortada en el pecho, se sospecha de un familiar.

Y también está el caso de la empresaria Susana Carrera Ascencio, de 40 años, quien fue secuestrada en marzo pasado, y el mismo mes, localizada sin vida, decapitada, en calles de la colonia Benito Juárez Norte, con un mensaje de advertencia para la sociedad, “esto me pasó, porque mi marido le jugó al verga y no quiso pagar mi rescate”.

Hasta la fecha, todos estos crímenes están en la impunidad, tal cual y los dejó el fiscal defenestrado, Jorge Winckler Ortiz, como si nunca se hubiera marchado.

Según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Coatzacoalcos aparece entre la ciudades con más casos de feminicidios reportados por autoridades veracruzanas, a nivel nacional, con 10 casos en 2019.

El reporte indica que la incidencia nacional en delitos por cada 100 mil mujeres en el país es de 1.25, sin embargo, para Coatzacoalcos, con una población de 173 mil mujeres, es de 5.76, entre las más altas.

Coatza compite en este tipo de delitos con ciudades como Monterrey, Culiacán, Juárez, Xalapa, Guadalajara y San Luis Potosí, donde la población femenina es mucho mayor.

BOTÍN POLÍTICO

En las últimas secciones de cabildo, en Coatzacoalcos han cuestionado el trabajo de la directora del Instituto Municipal de la Mujer, Esmeralda Mora, ex candidata de Morena al gobierno de Nanchital, donde fue derrotada, y su comadre, Rocío Nahle, la mandó de directora de ese organismo a Coatza, como premio de consolación.

Nadie nunca la ha visto dando acompañamiento a alguna de las víctimas de estos delitos, en días pasados.

El pasado 25 de noviembre, en el marco del Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, Esmeralda de la Mora y otras autoridades, presentaron un nuevo monumento en honor a la mujer, el cual se colocó en una zona sin luminarias, lo que generó cientos de críticas en redes sociales.

Hasta ahora se desconoce en Coatzacoalcos el destino de los recursos que han recibido para implementar la Alerta de Género que se decretó en ese municipio por el alto número de feminicidios.

 

 

 

Con información de Plumas Libres

00
Compartir