Momentos críticos que han marcado el gobierno de Cuitláhauc

Veracruz, Ver.- Cuitláhuac García Jiménez asumió el gobierno del estado de Veracruz hace un año, abanderando el proyecto de la Cuarta Transformación en esta entidad y en medio de una transición marcada por la corrupción.

En estos 12 meses, el gobierno del morenista ha tenido que asumir como suyos compromisos pendientes con los veracruzanos, hechos de violencia, acusaciones por nepotismo y corrupción, así como asesinatos de políticos y un periodista.

E-Consulta Veracruz realiza un repaso de los temas claves que marcaron este primer año de gobierno.

Crisis por desapariciones forzadas

La primera acción de gobierno de Cuitláhuac García Jiménez fue la de emitir una Declaratoria de Programa Emergente por Crisis de Violaciones de Derechos Humanos en Materia de Desaparición Forzada de Personas en Veracruz.

El morenista aseguró que su gobierno acepta y reconoce la falta de acceso a la justicia para las víctimas, por lo que iniciarán estrategias para localizar a las personas desaparecidas en Veracruz, iniciando por el fortalecimiento del marco legal y las instituciones.

Como parte de estas acciones, el 4 de marzo, García Jiménez pidió una disculpa pública a los padres de los cinco jóvenes desaparecidos en Tierra Blanca, hecho que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos ordenó a su antecesor, pero que no cumplió.

Para noviembre, el Gobierno de Veracruz y el Ayuntamiento de Papantla pidieron disculpas públicas a los familiares de los tres jóvenes víctima de desaparición forzada en el municipio de Papantla el 19 de marzo del 2016, como parte de la recomendación 6VG-2017 emitida por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Los hechos mencionados sirvieron para que el Gobierno Estatal recupera la confianza de los colectivos de familiares de desaparecidos, quienes hasta ahora han dado su voto de confianza a la administración.

Sin embargo, lo anterior no ha significado que los casos de desapariciones forzadas se hayan erradicado en el estado de Veracruz, ya que en la última semana de octubre se reportó la desaparición de siete comerciantes en Ixtaczoquitlán.

El hecho provocó que más familias de esa región montañosa levantaran la voz y advirtieran sobre «barredoras» o desapariciones masivas presuntamente emprendidas por policías municipales y de la Secretaría de Seguridad Pública de Veracruz.

En 18 días, 13 personas fueron privadas de su libertad y solo tres pudieron escapar de sus plagiarios.

En ambos casos existen señalamientos contra elementos policiales quienes habrían montado retenes y ejecutado detenciones arbitrarias para privar de la libertad a sus víctimas.

Confrontación y destitución de Jorge Winckler

Previo a asumir el cargo, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez afirmó que uno de los temas que incluía en su agenda de trabajo era la destitución de Jorge Winckler Ortiz de la Fiscalía General del Estado, a quien acusó de ser una persona que estaba en el cargo por su cercanía con el exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares.

Sin embargo, el primer intento que se realizó para proceder a la separación del Winckler Ortiz del cargo, fue fallido.

En diciembre se realizó una reforma en el Congreso del Estado para autorizar a los legisladores la destitución del fiscal, pero un amparo promovido por el entonces titular de la FGE impidió que este ordenamiento fuera aprobado en su contra.

Un mes después, cuando fue sometido a juicio político, la falta de consenso dentro de la fracción de Morena libró a Winckler Ortiz del proceso en su contra.

Desde entonces se presentaron múltiples desencuentros entre el gobernador y el entonces fiscal, lo que el mismo mandatario afirmó fue decisivo para evitar frenar el aumento en la violencia e inseguridad, por la supuesta falta de cooperación e ineficiencia del ahora exfuncionario.

Fue hasta septiembre que el Congreso del Estado consiguió la destitución de Jorge Winckler Ortiz, con el argumento de no contar con la certificación de control y confianza, lo que le impedía mantenerse en el cargo.

Hechos de violencia

En el primer año de gobierno de Cuitláhuac García Jiménez ocurrieron dos masacres en la región sur del estado, que enfocaron los reflectores a nivel nacional e internacional en el estado de Veracruz.

La tarde-noche del viernes Santo (19 de abril de 2019) sujetos armados irrumpieron en la palapa La Potra, en la Avenida 1° de Mayo en el municipio de Minatitlán, donde abrieron fuego contra familiares y amigos que celebraban el 52 cumpleaños de Fulvia.

El ataque se realizó pasadas las 21 horas, en el evento que estaba programado para terminar apenas una hora más tarde.

El segundo hecho ocurrió el 27 de agosto cuando un comando ingresó al bar El Caballo Blanco, en Coatzacoalcos, y después de disparar contra los presentes encendió el lugar, dejando como saldo 31 muertos y familias que reclaman protección y justicia.

El ataque se convirtió en el hecho de violencia más relevante para el gobierno del gobernador morenista Cuitláhuac García Jiménez.

Otros hechos violentos que ocurrieron antes de estos atentados ya ponían en evidencia la violencia en Veracruz, el más relevante fue una serie de enfrentamientos armados entre grupos criminales y autoridades de Seguridad Pública, que se prolongaron casi 72 horas en la región de Tierra Blanca.

El grupo delincuencial causó la baja de un elemento de la Fuerza Civil que fue emboscado junto a más compañeros suyos sobre la carretera federal 145; además provocó afectaciones en las fachadas de las comandancias de Tierra Blanca y Jáltipan, que sirvieron como campo de batalla.

Por su parte, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) abatió a cuatro presuntos delincuentes, aseguró armamento, productos robados y vehículos de lujo en dos ranchos en Tierra Blanca y Tlalixcoyan y desmanteló una casa de seguridad en Boca del Río, donde fueron liberadas dos menores de edad.

Asesinato de alcaldesa, diputado y periodista

En el primer año de gobierno de Cuitláhuac García Jiménez ocurrió el asesinato de la alcaldesa de Mixtla de Altamirano, Maricela Cruz Vallejo, el periodista Celestino Ruiz Vázquez y el diputado local y líder cañero, Juan Carlos Molina Palacios.

El primer hecho fue el homicidio de la edil, quien fue acribillada el 25 de abril durante un ataque con armas de fuego.

García Jiménez afirmó que Jorge Winckler Ortiz, entonces fiscal, encubría a los presuntos responsables. Por este caso fue detenido el exsindico Ricardo N, y su esposa y exalcaldesa de Mixtla, María Ángelica N.

El segundo asesinato relevante fue el de Celestino Ruíz Vázquez, reportero de El Gráfico de Xalapa en Veracruz, quien fue acribillado la noche del 2 de agosto en su vivienda, ubicada en la comunidad de La Bocanita, en el municipio de Actopan.

Alrededor de las 21:15 horas la Comandancia de Actopan recibió una llamada telefónica del 911 que reportaba una persona lesionada por proyectil de arma de fuego. Al atender el llamado, elementos de seguridad se trasladaron al punto y confirmaron el hecho, corroborando posteriormente la muerte del periodista.

De acuerdo con autoridades, Ruíz Vázquez ya había sido amenazado de muerte anteriormente, además de que en dos ocasiones su domicilio fue atacado a balazos.

Celestino Ruíz es el primer periodista asesinado en el gobierno de Cuitláhuac García Jiménez.

El tercer asesinato que marcó el primer año del gobierno fue el del diputado local priísta y líder de la Confederación Nacional Campesina en Veracruz, Juan Carlos Molina Palacios el 9 de noviembre.

El legislador murió dentro de su propiedad, en la cabina de su camioneta Pick-Up, a causa de varios disparos de arma de fuego.

El hermano de la víctima llamó de inmediato al 911 para pedir auxilio, los primeros en llegar fueron los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, asignados a la localidad de Rancho del Padre, del municipio de Medellín. Por los hechos no existe ninguna persona detenida.

Corrupción y Nepotismo

Corría la primera semana de mayo cuando el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez destacaba la inversión ejercida en la adquisición de patrullas para fortalecer a las corporaciones de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

En su cuenta de Twitter el mandatario detalló que se trataba de 160 patrullas por un importe de 208 millones de pesos.

Empresarios del ramo automotriz y grupos de oposición afirmaron que la inversión que se informó representaba una cantidad “exorbitante”, pues cada unidad habría costado un millón 300 mil pesos.

El hecho trató de ser aclarado por el mandatario, sin embargo, la explicación no fue suficiente y se vio empañada cuando la Unidad de Transparencia de la Secretaría de Seguridad Pública se negó a proporcionar información sobre la inversión, hasta que el Instituto Veracruzano de Acceso a la Información (IVAI) ordenó hacerlo.

A este hecho se le sumaron los señalamientos que se hicieron sobre el parentesco entre el gobernador de Veracruz,Cuitláhuac García Jiménez y el subsecretario de Finanzas del Estado, Eleazar Guerrero Pérez.

La acusación del presunto nepotismo fue acompañada por documentos oficiales, públicos, en donde consta que los progenitores de los servidores contaban con el mismo apellido, hecho que podría ser violatorio de la Ley en caso de comprobarse un lazo sanguíneo.

Este hecho, así como el tema del sobrecosto de las patrullas, es investigado por la Contraloría General del Estado.

Respaldo de AMLO al gobierno de Cuitláhuac

El gobierno de Cuitláhuac García Jiménez ha recibido un evidente apoyo del presidente Andrés Manuel López Obrador a lo largo de este primer año de funciones.

Para el mes de junio, Veracruz ya se había consolidado como una de las entidades en el gusto del mandatario federal, que para ese entonces había visitado en siete ocasiones la entidad.

De hecho, el primer acto público que realizó Andrés Manuel López Obrador fuera de la Ciudad de México fue en Veracruz, acompañando al gobernador Veracruzano en un mitin en la capital del estado para prometer justicia a los familiares de los desaparecidos.

Algunas de las visitas hechas por el presidente sucedieron después de hechos álgidos para la figura del gobernador, sin embargo, en cada uno de estos eventos, y los posteriores, el presidente levantó la mano del gobernador de Veracruz a quien dijo respaldar plenamente, al describirlo como un político honesto.

Restructuración de la deuda

El gobernador Cuitláhuac García Jiménez informó que Veracruz cuenta con un mejor grado de inversión y las tasas que imperan en el mercado le son favorables, luego de que el Congreso del Estado autorizó la reestructuración de la deuda.

Estas condiciones permiten un refinanciamiento de la deuda pública con un menor monto del servicio de ésta, que liberarán 4 mil 600 millones de pesos entre la actual y siguiente administración, dijo el mandatario.

La autorización para reestructurar la deuda pública del Gobierno del Estado incluyó 11 créditos bancarios, 10 de ellos heredados por Miguel Ángel Yunes Linares y uno de Javier Duarte de Ochoa, así como la solicitud para contratar un préstamo por 996 millones 848 mil pesos, para constituir un fondo de reserva.

El decreto aprobado por diputados locales planteó emitir una licitación para que alguna institución de crédito ya sea privada o de desarrollo, otorgue nuevos préstamos y se pueda liquidar lo heredado.

El proyecto establecía que se dejarán como garantía de pago los 34 mil 730 millones 561 mil pesos que se ingresan anualmente como Fondo de Participaciones Generales, y que se cada año aumenta.

Esta acción, fue votada en contra por la fracción parlamentaria del PAN integrada por 12 diputados locales, quienes criticaron la intención del mandatario por adquirir nuevas líneas de crédito, aunque hasta ahora no se han ejercido.

Desabasto de medicamentos y crisis de dengue

Los señalamientos en por la falta de medicamentos en diversos hospitales públicos de Veracruz se presentaron casi desde el inicio de la administración de Cuitláhuac García Jiménez.

El gobernador afirmó que se trabajaba para mantener la suficiencia de medicinas, aunque aseguraba que el problema derivó de la falta de acción del gobierno anterior, que heredó un sistema de salud saqueado.

El problema se agudizó en octubre, cuando padres de familia protestaron por por la falta de medicamentos para el cáncer para sus hijos en el Hospital Regional de Alta Especialidad de Veracruz.

Además, los afectados solicitaron a las autoridades de la secretaría de Salud que compren una nueva campana, que sirve para la mezcla de quimioterapias.

El hecho puso en evidencia que el gobierno estatal anterior había adquirido equipo médico inadecuado para equipar el Hospital Pediátrico, aunque mediáticamente se trató de un reclamo fuerte a la Secretaría de Salud del actual gobierno.

Otro tema en materia de salud que generó la inconformidad de la ciudadanía fue la alta incidencia en los casos de dengue, pues hasta octubre la entidad veracruzana encabezó la lista de incidencia a nivel nacional.

En uno de los momentos más graves de esta crisis sanitaria reconocida por el Gobierno Federal, el gobernador Cuitláhuac García justificó que no se realizaba fumigación en contra del mosco trasmisor del dengue, para no matar a las abejas, causando el rechazo general de la población. 

Veracruz reportó hasta el 25 de noviembre 9 mil 66 casos confirmados de dengue, mientras que Jalisco alcanzó los 10 mil 54; en tercer y cuarto puesto se ubicaron Quintana Roo y Morelos, con mil 485 y mil 392 casos respectivamente.

Con información de E Consulta Veracruz

00
Compartir