Otro préstamo a Veracruz ¿y los ahorros?

POR SI ACASO

Por Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez

HASTA EN dos ocasiones, el Secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera Gutiérrez, rechazó en Noviembre la propuesta del Gobernador Cuitláhuac García Jiménez para que le concedieran un adelanto de las participaciones Federales del 2020, a fin de pagar salarios y aguinaldos de fin de año, recibiendo siempre la misma respuesta: que el Presidente Andrés Manuel López Obrador demanda de los mandatarios estatales disciplina fiscal, mejorar la captación de ingresos mediante contribuciones y cobro de servicios y una impecable administración (que Cuitláhuac, por supuesto, no tiene, al haber incrustado como mandamás de Sefiplán a su primo Eleazar Guerrero Pérez, experto en malas mañas priistas pero no en economía). Por ello, cuando García Jiménez, el más honesto de los honestos, según López Obrador, intentó entrevistarse posteriormente con el titular del Ejecutivo Federal, el acceso le fue denegado, a tal grado que ni siquiera durante el primer informe del Tabasqueño tuvo acceso a su persona, por más que intentó demostrar una lealtad desbordada al encabezar a miles de veracruzanos a quienes no solo obligó a financiar los autobuses de traslado mediante una cuota de 700 pesos, sino que les impuso gorras con su nombre y el del Presidente de México, algo que lejos de ser visto como una muestra de apoyo fue valorado por AMLO como parte del dispendio que se realiza en el Estado, peor aún cuando a todos los asistentes se les dotó de doble torta con una bebida edulcorada de esas que la Organización Mundial de la Salud intenta prohibir por los problemas de obesidad y sobrepeso que ocasionan pero, además, al difundirse que Cuitláhuac ya se volvió Fifí, pues al estilo del viejo PRIAN, ahora manda en avanzada la lujosa camioneta suburban que compró con cargo al erario público, mientras él se desplaza en avión como los grandes potentados, cuando al asumir funciones en un acto de demagogia viajó de Xalapa a México y viceversa en ADO. Quien lo dijera.

Y ESTO ocurre, pese a que el Gobernador aseguró que en su primer año de gobierno trabajó con austeridad, eficiencia, honradez y transparencia, por lo que no se explica dónde está el dinero ahorrado que con bombo y platillo anunció, independientemente del subejercicio que arrastra su administración en secretarías como Infraestructura y Obras Públicas, Desarrollo Social y otras, en donde lo ejercido no rebasa el 50 por ciento del presupuesto aprobado y, en la otra el 35 por ciento. Y si eso sucede, uno se pregunta: ¿en qué se han gastado el dinero el Gobernador y su equipo de colaboradores?. Lo cierto es que todos los secretarios de despacho estrenan lujosas camionetas lo mismo que las esposas e hijos, además de un ejército de guardaespaldas, patrullas y unidades que les cuidan, en tanto se descuida a una sociedad que ya no la ve en materia de inseguridad, traducida sobre todo en ejecuciones, secuestros, feminicidios, robos, asaltos con y sin violencia.

POR ELLO García Jiménez ha solicitado un préstamo para hacer frente a los gastos de salarios, aguinaldos y otras prestaciones, por lo que antes de Navidad se determinará el monto del crédito que recibirá su gobierno por parte de la banca comercial, insistimos, pese a los subejercicios en varias dependencias estatales que son escandalosos, y que algunos suponen que son con la intención de devolverlo a la Federación para que el Presidente López Obrador siga adelante con sus programas sociales que no son otra cosa que regalar el dinero que ingresa a las arcas como contribuciones y ahora, por lo visto, en sub ejercicios que son recursos aprobados y no ejercicios por los gobiernos. El préstamo solicitado, se justifica Cuitláhuac, no será superior a 2 mil 400 millones de pesos pagaderos a un año –eso dicen todos y no lo hacen- para usarlo en gasto corriente (pago de sueldos y aguinaldos que el Presidente Andrés Manuel López Obrador no quiso autorizarle), pero que una fiel seguidora del mandatario nacional, la Senadora de Morena, Gloria Sánchez dice que vigilará, y en ese tenor pedirá una explicación para que esa situación sea aclarada. Porque según la Senadora, García Jiménez deberá explicarlo a la sociedad –y cómo no, si el préstamo lo solicita cuando aseguraba que el Estado había logrado ahorros).

SUENAN AÚN las palabras del Gobernador cuando en medio de aplausos, dijo en su Primer Informe –que adormitó a la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, a los representantes de los otros poderes y a funcionarios de su gabinete- que al llegar al gobierno encontró un estado con desfalcos, inseguridad y otros problemas, pero que aun así cumplió el principal encargo del pueblo veracruzano, porque ya no hay “más gobernantes corruptos”, y como no conoce otro discurso que el de la mímica amloista, denunció en ese evento que “un gobernador se atrevió a inaugurar un hospital en el municipio de Tatahuicapan, ese día tuvo que rentar una planta de luz y llevar equipo prestado, ya que no sólo no tenía luz, tampoco agua y drenaje, mucho menos medicinas, y así lo inauguró, terminó su mandato y así lo dejó: el puro edificio sin nada”, y se ufanó diciendo que en su administración ni el desfalco ni la inmensa deuda, ni el deterioro le han impedido trabajar a favor de la gente. “La clave está en ser eficientes mediante el ahorro”, pero la pregunta surge: ¿Y entonces donde están todos esos ahorros que tanto pregona? ¿No deberían ser para completar el pago de salarios y aguinaldos de este mes de fiestas de Navidad y Año Nuevo y, de pilón, Santa Claus y Reyes Magos para infinidad de familias?.

GARCÍA JIMÉNEZ justifica la ausencia de dinero, pese al subejercicio, nula obra pública, despidos y aumento de la inseguridad y el desempleo, en que cada año los gobiernos anteriores han solicitado créditos para cubrir compromisos a corto plazo, e incluso menciona que en su momento Miguel Ángel Yunes Linares lo tramitó por 4 mil 400 millones de pesos, como diciendo: si otros lo hicieron yo por qué no, sin embargo, se le olvida que fue catalogado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador como el Gobernador más honrado de cuantos han existido en Veracruz, buena gente, y quizá como el clásico 90 por ciento de honestidad y 0 por ciento de experiencia, perdón, se nos olvidó el uno: 10 por ciento de experiencia, y que contra lo que afirme, no está dando resultados en ninguno de ambos rubros, pues el tener a su primo hermano Eleazar Guerrero Pérez como mandamás de Finanzas, muy por encima, incluso, del titular José Luis Lima Franco, y de haber protagonizado la compra de medicamentos a una empresa propiedad de quien era funcionario Federal morenista en Jalisco, además de patrullas a sobreprecio, no abona a esa pureza que AMLO le significó. Lo peor es que el Presidente sigue sin recibirlo, y por ello mejor recurre al préstamo que dice pagará en un año, por supuesto con participaciones Federales que deberían ser para otra cosa. Así de simple.

OPINA carjesus30@hotmail.com

01
Compartir