Con un hospital “casa de la muerte” Tuxpan enfrentará el Coronavirus

  • Sin equipos y con un hospital de 1949, SSAVER atenderá la pandemia de COVID-19
  • Ramos Alor y el gobierno de Cuitláhuac están poniendo en peligro miles de vidas

Por Ángel Álvaro Peña

Con un hospital de más de 70 años que se está cayendo a pedazos, con camas donadas, por no decir regaladas, con carencias de equipos y medicinas del cuadro básico, la Secretaría de Salud se prepara para hacer frente a un virtual brote de coronavirus en Tuxpan y 12 municipios de la región.

De manera negligente, la SSAVER que encabeza Roberto Ramos Alor y el propio gobernador Cuitláhuac García Jiménez está tomando a la ligera la pandemia de Covid-19 y aun cuando ya hay casos positivos en Veracruz, no han equipado los hospitales regionales, ni han tomado previsiones para dotarlos de los insumos necesarios para hacer frente a la emergencia.

En el caso del Hospital Civil “Emilio Alcázar” se atiende mensualmente a más de 2 mil pacientes de 12 municipios, pero la atención se realiza en un edificio inaugurado el 23 de abril de 1949 por el presidente Miguel Alemán. Es un hospital que ya rebasó su vida útil, es insalubre y un peligro para la seguridad de todos.

Sus carencias son lastimosas y costosas para los familiares de los pacientes, ya que tienen que salir a la calle a surtir las recetas médicas o a comprar los famosos clavos de cirugía. Si en este momento tienen camas dignas, es gracias a que PEMEX, a través de la Gerencia de Responsabilidad Social les donó 30 camas en abril de 2019.

Roberto Ramos Alor está tentando el destino y poniendo en peligro la vida de personas inocentes que pueden ser contagiadas y presentar cuadros graves por Covid-19. No debemos olvidar que Tuxpan es un municipio altamente vulnerable por su posición geográfica y porque recibe extranjeros a través de su puerto de altura.

En plena emergencia por Covid-19, el hospital Emilio Alcázar carece de ventiladores mecánicos de traslado, salas de terapia intensiva, monitores de terapia intensiva, máquinas de hemodiálisis, ultrasonógrafos, monitores de signos vitales de hospitalización, desfibriladores, bombas de infusión, electrocardiógrafos, esterilizadores de alta y baja temperatura.

Se necesita soporte ECMO, lavadoras y secadoras de inhaloterapia, autoclaves, equipo de Rayos X portátiles, camas bariátricas, unidades centrales de monitoreo en unidad de cuidados intensivos, kit de laringoscopios, videlaringoscopios, nebulizadores de malla vibrante, selladoras para empaquetamiento de material y otras cosas más.

Pero no solo el Secretario de Salud está siendo negligente, también los directivos del hospital están pecando de pasivos. Sería importante que la administradora Irma Yashira Isidro y el director Romualdo Cruz Cerecedo nos informaran cuantas veces han solicitado el equipamiento necesario para atender un brote de Covid-19 en Tuxpan.

Todos en este hospital, incluyendo médicos y trabajadoras sociales, están más preocupados por ganarse sus comisiones y mochadas con proveedores de clavos, placas y tornillos de cirugías, que en estar preparados para atender la emergencia por coronavirus.

Todos saben que se ganan su dinerito en forma deshonesta mandando a pacientes a laboratorios particulares o enviándolos a surtir recetas en farmacias externas. Ni que decir cuando el cirujano contrata a un anestesiólogo externo. También ganan con los muertos, pues las trabajadoras sociales se ganan su comisión por cada muerto que envían a determinada funeraria.

Señores, no todo es negocio, en esta ocasión hay muchas vidas en peligro y urge que el Gobierno de Veracruz invierta en los hospitales, porque de lo contrario, la muerte tocará sus puertas. La advertencia se ha hecho a tiempo, de aquí para adelante, lo que suceda es su responsabilidad.

00
Compartir