El Discurso de Colosio Todavía Está Vigente…

CON DERECHO A RÉPLICA

Por Francisco Vargas Perales

Hoy 23 de marzo se cumplen 26 años de la muerte física de aquel candidato  del Partido Revolucionario Institucional a la presidencia de la república, Luis Donaldo Colosio Murrieta. 

Aquel aciago día, las balas asesinas quisieron acabar con la ideología de este personaje que quería un cambio para México, un verdadero cambio, las palabras de aquel discurso que pronunciara quedaron grabadas en la historia de nuestro México y en la mente de todos los mexicanos, “veo un México con hambre y sed de justicia”.

Y continuó diciendo: “un México de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la Ley quienes deberían servirla, de mujeres  y hombres afligidos por el abuso de las autoridades o por la arrogancia de las oficinas gubernamentales”.  Colosio, un hombre que asesinaron hace 26 años, duele reconocer que sus palabras fueron proféticas, anunciaba el México de aquel entonces y el de ahora, que todavía se puede ver el abuso del poder; el mexicano, el de clase media baja, el obrero, el campesino, todavía recuerda las palabras de este gran pensador que fue Luis Donaldo Colosio Murrieta.

Cómo no recordarlo al saber de las injusticias sufridas por los campesinos que fueron al Tajín, aquí en Veracruz, en fecha reciente, y que fueron golpeados hombres y mujeres por los gorilas de la fuerza pública, que les echaron encima los caballos, lastimándolos, sangrándolos y llevándolos detenidos por exigir igualdad de derecho.  Colosio reconocía que en México el pobre se estaba haciendo más pobre, el rico se estaba haciendo más rico y el político se estaba perpetuando en el poder.

Como no recordar a Luis Donaldo Colosio al conocer que los diputados, los antes considerados padres conscriptos, aprovechando la pandemia de la enfermedad del Coronavirus que comienza a asolar a nuestro país, estos malos mexicanos aprovechando la confusión del pueblo, estos malos mexicanos, los diputados y senadores, votaron entre ellos para perpetuarse en el poder, “veo un México de gente agraviada por las distorsiones que ponen a la Ley”, a hechos como estos se refería Luis Donaldo Colosio.

“Veo un México con hambre y sed de justicia”, esa  justicia para los mexicanos todavía no ha llegado, pese a que sus gobernantes se les refiera como “mesías”.  El mexicano no olvida a Colosio, como no olvida a Don Benito Juárez, “entre los individuos como entre las naciones el Derecho al Respeto Ajeno es la Paz”,  dice el apotegma Juarista, pero tal parece que hay políticos, hay individuos que no desean,  que impiden que el mexicano llegue a su mayoría de edad psicológicamente.  “Veo un México con hambre y sed de justicia”, esa justicia no va a llegar mientras los diputados y senadores en sus cámaras sigan legislando para ellos.  Yo digo y nada más.

Para Réplica o Comentario se pone a su disposición  el correo electrónico franciscovperales@hotmail.com

00
Compartir