Coparmex y la bola de cristal

Postigo

Por José García Sánchez

La beligerancia de los organismos empresariales perdió la percepción de la realidad a juzgar por sus declaraciones. Enfrascados en una guerra de aseveraciones temerarias, no advierten el absurdo que suenan sus palabras, queriendo combatir al gobierno de la ciudad y al federal.

Ahora resulta que la Coparmex de la Ciudad de México, tiene en su cúpula verdaderos psíquicos, médium, pitonisos o simples brujos porque saben lo que pasará en el futuro.

Ahora, en su afán por desgastar al gobierno de la capital y con la incondicional ayuda de los medios, la Coparmex de la Ciudad de México alertó que tiene identificados nada menos de 1,500 “zonas vulnerables” en la capital, donde se podría incrementar la incidencia delictiva y surgirían saqueos por hambre, en los próximos meses. Desde luego que esto no sucedería si se le diera luz verde a la apertura de empresas y comercios, desde luego, las grandes cadenas, no las tienditas.

En ocasiones anteriores enviaron a los medios fotografías de saqueos en otros países, asegurando que era algún municipio del Estado de México. La presión que intentan ejercer para volver a operar pareciera que tiene prisa para que la enfermedad alcance a sus trabajadores, como ha sucedido a varias empresas, precisamente las grandes cadenas.

Salvador López, presidente de la Comisión de Seguridad Pública de Coparmex CdMx, en un arranque de discriminación y segregación social, que les identifica, percibe nada menos 1,500 zonas “vulnerables”, poco le faltó decir “jodidas” en la CdMx, “donde por ahí podría surgir la necesidad de salir a buscar la comida”. Agregó que en Gustavo A. Madero en esa parte que es conurbada con Ecatepec, con Nezahualcóyotl, es donde tenemos los puntos más vulnerables, de hecho los más pobres”.

Zúñiga aseguró que en los próximos meses podría darse una ola de violencia de saqueos por hambre, ya que se prevé un incremento del 10 al 15 por ciento de aumento en la incidencia delictiva para los meses de mayo y junio. No dijo qué día, dónde, ni a qué hora.

Eso si casualmente su predicción llega después de que la jefa del Gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum, anunciará que será los últimos días de mayo y los primeros de junio cuando se de el pico de personas contagiadas por Covid-19 en la Ciudad de México.

Todo esto es parte del tradicional chantaje de la Coparmex, porque dice que si no quieren saqueos, esto “dependerá mucho de los tiempos, cómo se vaya reactivando, la actividad empresarial, su actividad empresarial, los apoyos que pudiera haber incluso del gobierno, pero de entrada de un 10 a un 15 por ciento en el mes inmediato, lo que es mayo y lo que será junio”.

No sabemos si bromeaba, lo cree en realidad, lo piensa provocar como ha sucedido con algunos partidos que financian saqueos o simplemente la ingenuidad lo desborda ante la necesidad de hacer declaraciones desde una trinchera que sólo defiende con pistolas de agua.

Los chantajes de las cúpulas empresariales están desbordadas. Esto es un claro ejemplo. Hacen el ridículo en lugar de trabajar precisamente, con sus afiliados, para que el tiempo de contingencia sea menor. Hay mucho qué hacer, pero los integrantes de estas cúpulas sólo saben amenazar, chantajear. Los tiempos cambiaron y todavía no lo advierten.

A menos que en realidad tengan una especie de bola de cristal donde puedan ver los saqueos y la gente con hambre desde el templo de la especulación y el intermediarismo, que, hasta el momento, no ha aparecido ni en sus gráficas o encuestas.

00
Compartir