Pacto de virreyes

Postigo

Por José García Sánchez

Gobernadores de oposición de siete estados, con el objetivo de desgastar a el gobierno federal se reunieron en Parres, Coahuila, que gobierna el priísta Miguel Ángel Riquelme, quien ya no sabe cómo ocultar la serie de ilícitos que ocurren en su estado, como la impunidad en la que se desarrolla la empresa lechera Lala, cuyo propietario, Eduardo Tricio Haro, ahora quiere encabezar el derrocamiento del Presidente de la República.

La intención de estos gobernadores es tener reflectores sobre sí mismos, porque no pueden vivir en el anonimato, ante la necesidad de ocultar todo lo que detrás de ellos corre en cada uno de sus estados.

Así como sucede con Riquelme, quien permite que Tricio le arrebate la tierra a sus propietarios originales, que deje sin agua a los habitantes de sus ranchos lecheros, explote a sus trabajadores, bañe a las vacas con agua potable, etc. También hay otros como Enrique Alfaro de Movimiento Ciudadano, quien regala terrenos del estado de Jalisco, a la Universidad de Guadalajara, es decir, al temible grupo violento de ultraderecha, Los Tecos, para ampliar sus instalaciones y construir un fraccionamiento con residencias de alto valor comercial.

También otros que ni siquiera logran el consenso entre sus correligionarios, porque ni son todos los priístas ni son todos los gobernadores panistas quienes firmaron un manifiesto para solicitar de manera conjunta al gobierno federal que anule el acuerdo publicado el pasado 15 de mayo por la Secretaría de Energía, por considerar que el mismo obstaculiza proyectos de generación de energías limpias.

El resto de los gobernadores son: José Rosas Aispuro Torres de Durango, del PAN; Jaime Rodríguez Calderón El Bronco de Nuevo León, dizque independiente; Francisco Javier García Cabeza de Vaca de Tamaulipas del PAN; Silvano Aureoles Conejo de Michoacán, de lo que queda del PRD, y José Ignacio Peralta Sánchez de Colima, perteneciente al PAN. Así, creyéndose mayoría, firmaron el Manifiesto a Favor del Derecho Humano a un Medio Ambiente Sano y al Desarrollo con Energías Limpias y Renovables.

Primero algunos de ellos quisieron separarse de México, diciendo que sus estados mantenían al resto del país, se dieron cuenta que no podían porque el sureste, la zona del país que señalaban como parásito, les proporciona el agua que tanta falta les hace. Luego, aseguraron que retendrían los impuestos a la Federación en lo que designaron un reparto del dinero justo y equitativo, no lo lograron se dieron cuenta que su potencial no es tan fuerte.

Posteriormente anunciaron para el viernes 22 de mayo una reunión con gobernadores muy diferentes a los que terminaron firmando ese pacto, para crear un gran Pacto Fiscal contra el gobierno federal y aparecen, luego de varias horas de dudas, temores y ambigüedades, salen con un pacto en favor de las energías renovables, que no estaba en sus planes ni en el orden del día.

Es decir, todo para desgastar al gobierno federal. Hay mucho detrás de esas aparentes ofensivas, que las elaboran para no estar a la defensiva, es decir, con abogados defensores que les impida a sus amigos estar en la cárcel y tal vez a ellos mismos.

Los gobernadores de cuatro partidos políticos se olvidan que hay 32  estados, ellos no representan ni la cuarta parte como para hacer un pacto, sólo juegan a la oposición para ocultar todo lo negro que hay en sus entidades.

00
Compartir