Virus desconsiderado

Por Jorge Curiel H.

Hemos percibido en esta última semana un sentir generalizado de que ya es momento de volver a la “antigua normalidad”, veo mucha más gente en la calle y además los veo tomando las cosas más a la ligera en cuanto a los cuidados y precauciones que hay que tomar.  Me da mucho gusto ese optimismo, ese positivismo que nos caracteriza a los quintanarroenses; sin embargo, esta semana ha sido, en números, la peor semana en cuanto a contagios de COVID-19 desde que empezó el encierro.  Quintana Roo suma ya 234 muertes y más de 1250 casos confirmados, esto nos pone en el quinto lugar de la tabla a nivel nacional, lo cual es alarmante si tomamos en cuenta que somos uno de los menores densamente poblados. 

Las autoridades se han pronunciado a favor de volver a la normalidad y a la reapertura escalonada a partir del día primero de junio, los hoteles del día ocho, pero aquí me surge una duda ¿el virus está al tanto de este calendario escalonado? ¿tendrá Don Coronavirus alguna consideración respecto a la economía del estado, que se encuentra terriblemente afectada?

Las estadísticas son contundentes, pero el plan de recuperación y reactivación lo debe ser también. Autoridades, empresarios y ciudadanos debemos, poco a poco, de acostumbrarnos a esta nueva realidad y, tomando todas las precauciones necesarias, volver a la actividad cotidiana cuanto antes. Todos nos hemos empezado a acostumbrar a este nuevo estilo de vida, al encierro, a esta falta de contacto social y humano, y eso además de hundirnos en una crisis económica nos hundirá en la tristeza, y esta segunda es mucho más grave que la primera.

Esta semana los “matemáticos” y “científicos” designados por el gobierno federal, darán la pauta y proporcionarán los números y la mentada “curva” que nos harán tomar las decisiones en cuanto a la reapertura que, escalonada o no, es urgente por salud mental.  Por lo pronto los niños han perdido la oportunidad de volver a la escuela, por lo menos por este ciclo escolar, y aunque las instituciones de educación han proporcionado soluciones tecnológicas al respecto, jamás podrán enseñarle a un niño a través de una pantalla las maravillosas cosas que todo el día aprenden por el simple hecho de convivir con otros niños, de interactuar, de hacer amigos, eso no viene en los libros, eso no se enseña, eso sólo se aprende.

En estos próximos días sabremos a través de los números cuál es la situación y la estadística concreta, aunque podemos adelantar que el panorama no será muy alentador. Estoy seguro de que todos, por lo que he podido ver, comenzaremos a reincorporarnos a nuestras tareas diarias así lo autorice la secretaría de Salud o no, igual que como lo hicimos para entrar en cuarentena varias semanas antes de que las autoridades nos lo indicaran.

Estoy a sus órdenes para cualquier comentario sobre esta columna en: 

jcurielh@gmail.com

00
Compartir