Crisis-Pandémica Económica

El Arte de Comer Sapos

Por VicMAN  

Y sin hacer gestos, La anunciada normalidad desatara la crisis más aguda del último siglo, entraremos a una etapa que de no estar alertas y con actitud positiva puede ser la coyuntura para crecer o hundirse en esta próxima etapa de nuestras vidas.

Hoy nuestro país debe estar alertas porque mientras las empresas llámese chicas, medianas o grandes deberán replantear sus esquemas de cómo generar fuentes de empleo, patrimonio y ganancias que permitan invertir en un país en pleno desconcierto e incertidumbre del que hacer en el ámbito gubernamental.

La tan mencionada cuarta transformación no ha dejado claro que quiere y como quiere realizar la transformación con un proyecto entendible, que se pueda visualizar con respeto y certidumbre, hasta hoy hemos visto a un gobierno con una actitud autoritaria y contestataria a cualquier queja, o posicionamiento,  rechazando toda forma y maneras de cómo se visualiza su plan de trabajo, y solo se ha reducido a proyectos que no generan expectativas reales de una transformación.

El Tren Maya, la Refinería de Dos Bocas, el Aeropuerto de Santa Lucia y la rifa del Avión Presidencial, aunado a la cancelación de los fideicomisos, al proyecto de energías limpias, al no llegar a un acuerdo con la OPEP con relación a nuestra baja de producción de nuestra industria Petrolera y a una serie de medidas que todo se reduce “al me canso ganso” que traducido al lenguaje de barrio y soez se reduce a un “por mis huevos”.   De ese tamaño son nuestras expectativas.

Esta semana, el Bank of América redujo su expectativa de crecimiento económico a menos 10 por ciento. La agencia calificadora Fitch, apuntó que la contracción sería de 7.4 por ciento.  J P Morgan consideró que el Producto Interno Bruto durante el segundo trimestre del año podría caer 40 por ciento en términos anualizados. “Todo apunta a una devastación económica que parece no haber terminado aún”, indicó Citi-Banamex.

El martes, con información del Banco de México, El Universal reveló que habían salido cinco mil millones de dólares del país, ante las condiciones financieras globales que se vieron afectadas por el Covid-19, que provocó una recomposición de los portafolios. Expertos consultados por el diario, añadieron que otro factor fue que los inversionistas advierten que México perderá el grado de inversión.

La depreciación del peso se debió al incremento de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, la desaceleración económica global, y la posibilidad de que Pemex perdiera el grado de inversión. La data de mercado del periódico The Wall Street Journal, muestra que la depreciación del peso en los últimos tres meses ha sido de 12.81 por ciento.

Según la serie histórica diaria del tipo de cambio peso-dólar del Banco de México, el 2 de julio de 2018, día de la elección presidencial, el dólar se cotizaba en 18.63 pesos; el 30 de noviembre de ese año, último día del gobierno de Enrique Peña Nieto, estaba en 20.34 pesos por dólar. Este jueves, en 22.20 pesos por dólar.

Bajo esta pequeña tendencia de los últimos meses preparémonos para tragar sapos y renacuajos al por mayor ya que las expectativas económicas y de gobierno son tan inciertas como el número real de contagiados en nuestro país, la certidumbre es casi nula y seguimos teniendo una postura de pontificar en el atrio de las mañaneras, a un presidente que quiere darnos sermones políticos entre antes y ahora, entre buenos y malos, y querer decir que su pontificado los respaldan los pobres y necesitados de nuestro país olvidados por la corrupción y el engaño.

Vaya panorama nos espera por esta pandemia económica que se nos avecina ya que si el Covid-19 no nos aniquilo el hambre hará presa de más muertes en nuestro país, ya que la pandemia económica desatara violencia, inseguridad y desigualdad polarizada desde el discurso mañanero de nuestro Sumo Presidente que quiere ver un México que ya había sido superado, hoy tiene otros datos él quiere ver un trasformación cuando el pronóstico dice que la verdadera pandemia está por llegar.

Pero ahora la próxima semana, la nueva normalidad presidencial es comenzar una campaña electoral al sur del país para sopesar su simpatía y posicionar a los candidatos del 2021 para la cámara de diputados, mismos que ya han demostrado que no han entendido que están muy lejos de la realidad del mundo ya que está en plena evolución y la nueva perspectiva no está donde el Presidente quiere, y hoy podemos decir sin temor a equivocarnos que esta crisis de pandemia económica alcanzo al gobierno de la transformación de AMLO y su administración tiene una gran incertidumbre.

Comentarios y sugerencias vicmanaiii@gmail.com

10
Compartir