Trump: «Mandaré miles de soldados armados a restaurar el orden»

El 11 de septiembre de 2001, minutos después de que el segundo avión impactara el WTC de Nueva York, disipando toda duda de que se trataba de un ataque terrorista, el vicepresidente Dick Cheney -Bush estaba fuera de Washington- fue transportado al bunker subterráneo de la residencia oficial. Este domingo el presidente Donald Trump recurrió a la misma medida, esta vez no ante la amenaza de Al Qaeda y sus kamikazes, sino de un grupo de ciudadanos desarmados que protestaban frente a su casa por el asesinato de George Floyd.

Luego de negarse durante el fin de semana a dirigir un mensaje a la nación, este lunes por la tarde Trump habló desde los jardines de la Casa Blanca, para presentarse como el presidente de la ley y el orden: «Mi primer y principal deber como presidente es defender nuestro gran país y al pueblo estadounidense», dijo. «Tomé un juramento de defender las leyes de nuestra nación y es exactamente lo que voy a hacer».

«Trump hizo esto para tomarse una foto». 

Minutos antes, fuerzas policiales evacuaron con violencia y gases lacrimógenos el parque Lafayette, donde docenas de manifestantes pacíficos mantenían presencia. Fue entonces que Trump abandonó a pie la Casa Blanca y cruzó a la iglesia de enfrente, que fue dañada anoche por el fuego de los manifestantes. Ahí posó frente al edificio sosteniendo una biblia.

El presidente amenazó con desplegar a «miles y miles de soldados armados, personal militar y oficiales de la ley» para regresar el orden a las calles de Estados Unidos. 

Trump posa con la biblia en el frente de la iglesia St. Jhons’s.

La escena del domingo pasará a la historia. La Casa Blanca a oscuras por primera vez en décadas, los manifestantes prendiendo fuego a una propiedad justo enfrente, y el presidente del país más poderoso del mundo resguardado bajo la tierra. Al día siguiente, durante una teleconferencia con gobernadores, Trump los acusó de ser muy débiles ante los manifestantes.

Están cometiendo un error porque se están viendo como tontos. Tienen que dominar, si no dominan están perdiendo el tiempo. Los van a arrollar. Se van a ver como un montón de cretinos. Tienen que dominar. La mayoría de ustedes son débiles.

«Están cometiendo un error porque se están viendo como tontos», les dijo. «Tienen que dominar, si no dominan están perdiendo el tiempo. Los van a arrollar. Se van a ver como un montón de cretinos. Tienen que dominar», les advirtió el presidente. «La mayoría de ustedes son débiles», dijo más adelante.

Trump dijo que las protestas venían de la izquierda radical, pero también de criminales que quieren «cosas gratis». Narró un video en el que un joven salía de una tienda con una pantalla y otras cosas y se las llevaba en su coche. «Tienen a todos estos tipos en video. ¿Por qué no los están procesando? Ahora, entre más duros sean, más severos, es menos probable que vayan a pegarles».

 

Mientras que el fin de semana las protestas llegaron a más de un centenar de ciudades en EU, el presidente -según reportes- decidió que no dirigiría un mensaje a la nación para calmar los ánimos de la nación en un momento de crisis social cuyas dimensiones no se habían visto desde los años 60. De acuerdo con NBC News y otros medios, los asesores creen que ningún mensaje de este presidente serviría para tranquilizar la situación. Por el contrario, ante la falta de una política pública clara o una propuesta legislativa para abordar el problema, probablemente solo empeoraría la situación.

¡Cruzar las líneas estatales para incitar a la violencia es un CRIMEN FEDERAL! Los gobernadores y alcaldes liberales deben ser MUCHO más duros o el Gobierno Federal va a involucrarse y hacer lo que debe hacerse, y eso incluye usar el poder ilimitado de nuestros Militares y muchos arrestos. ¡Gracias!

El sábado Trump celebró desde su Twitter el «gran trabajo» del Servicio Secreto para controlar a los manifestantes. «Dejaron que los ‘manifestantes’ gritaran y se quejaran tanto como quisieron, pero cuando alguien se ponía muy fresco o cruzaba la línea, rápidamente descargaban sobre ellos, duro – no supieron ni qué los golpeo», dijo. Agrego que la multitud de manifestantes había sido «organizada profesionalmente», pero que nadie estuvo cerca de cruzar la barda de la Casa Blanca. «Si hubiera pasado los hubieran recibido con los más violentos perros, las armas más terribles que he visto».

La Casa Blanca rodeada de policías este domingo.

Al día siguiente Trump fue llevado al bunker cuando las protestas parecían salirse de control.

Si bien Trump ha lamentado la muerte de Floyd y demandado justicia en el caso, su mensaje se ha concentrado en exigir a los gobernadores que desplieguen a la Guardia Nacional para ordenar la situación en las calles. Anunció que metería a Antifa, un grupo internacional sin organización central que protesta contra el fascismo, a la lista de organizaciones terroristas.

Con información de La Política Online

00
Compartir