Por las buenas o por las malas: todo o nada

ESCENARIOS

Por Francisco Blanco Calderón

Los prominentes opositores a la transformación nacional se concentran en el proceso electoral del 2021 y la revocación de mandato del 2022. Exfuncionarios y políticos, gobernadores y alcaldes actuales, empresarios y organizaciones empresariales, medios de comunicación, legisladores de las cámaras de diputados y senadores, jueces y magistrados, intelectuales, analistas y comunicadores afines, miembros de la alta jerarquía católica, miembros de organizaciones de la sociedad civil, profesionistas, comerciantes, académicos, amas de casa y algunos jóvenes arribistas. 

Grupos movidos principalmente por el rescate del modelo neoliberal que imperó en el país durante seis sexenios y, que los absorbió por la manipulación de conciencias sanas e insanas. Que pugnan por el retorno de las canonjías, cochupos, moches, acuerdos en lo oscurito, evasiones fiscales y preservación de intereses y lo más grave coludidos con el lavado de dinero y otros menesteres delictivos como el secuestro, feminicidio, trata de blancas, tráfico de órganos, levantones y asesinatos.

Miembros algunos, no todos, de la clase alta que representan el 1.7%, de una clase media- alta que serán el 2.5% del total de la población nacional. Ellos se confrontarán contra un 5.6% de clase media-baja compuesta por pequeños empresarios, organizaciones sociales, agrupaciones sindicales, médicos, contadores, abogados, maestros, intelectuales, analistas progresistas.

Los de la clase media-media transitan entre oponentes y defensores de la 4T. Entre el retroceso y el cambio. Pero su debilidad se centra en el consumismo, individualismo y fanatismo ferviente para no descender de clase y sus aspiraciones de ascenso casi inmediato a los grupos privilegiados.

Pero una gran masa en pobreza y extrema pobreza, que representan cerca del noventa por ciento del total de la población, la mayoría de los obreros, campesinos, albañiles, amas de casa, empleadas domésticas, vendedores ambulantes, gente más común que corriente.

Hay dos factores que favorecen a los opositores y de los cuales estos se “apañan” con fiereza para convencer con engaños, noticias falsas y manipulación descarada.  Estos factores representan baja o nula educación y desinformación sistemática, inducida por medios y templos, que serán la población meta y que parte de la clase media-baja y de la pobreza, son estratégicas para sus fines, de quienes poseen poca escolaridad y han sido atrapados por los medios digitales y redes sociales y definitivamente se informan por la televisión abierta.

Esta es una realidad latente a la que se enfrenta la sociedad mexicana en este proceso de transformación: todo o nada, tanto para los conservadores como los liberales.

CASOS OPOSITORES DESQUICIADOS

Tres oponentes que mediáticamente han dado signos, en abierto, para contender en la transición presidencial del 2024 (si es que no logran la revocación en el 2022) son, sin duda alguna, dos gobernadores y un dirigente empresarial, curiosamente referidos en el documento “Rescatemos a México”: Enrique Alfaro Ramírez, gobernador de Jalisco y Silvano Aureoles Conejo por Michoacán, así como Gustavo de Hoyos Walther, presidente de la COPARMEX.

Alfaro, del Movimiento anti-ciudadano dirigido por el exgobernador Dante Delgado, que manipula tanto al gobernador como a su partido. Alfaro abiertamente está en contra de la 4T. Relacionado, dicen los díceres, con grupos de malosos, con tendencias abiertas fascistoides, a fin de emular al Mussolini, que nunca logrará. Represivo a carta cabal y “gastalón” y sin nada de vergüenza. La deuda pública de su estado alcanza ya cerca de los 30 mil millones de pesos, de acuerdo con el Informador.mx y también con La Octava. Ha lanzado denuncias a Morena y a AMLO de estar detrás de los disturbios y represión social por el ocultamiento del asesinato de Giovanni López, a lo que la presidencia de la república respondió: “El que acusa prueba”.

Silvano Aureoles, oculta su apellido materno, Conejo, y se ha unido al grupo de gobernadores panistas en contra de todo lo que representa la transformación: retrasos en participaciones federales, desacuerdo total a las medidas de la Secretaría de Salud en relación con el Covid-19 y por ende a su vocero, López-Gatell, se quejan de todo para el retorno de los brujos neoliberales. Aureoles, relacionado, según dicen, con grupos “non sanctum”. El detenido como autor intelectual al atentado al secretario de seguridad de la CDMX, hijo y nieto de expertos policiales y militares, forma parte del cartel formado y desarrollado en Jalisco.

Gustavo de Hoyos, quien buscó y se le frustró su nombramiento al vocero empresarial, ligado a todas las maldades posibles, desde el “copelas o cuello” hasta las ignominias desquiciadas de ir en contra de todo para recuperar todo. COPARMEX unida ideológicamente al FRENAA, del exSoriana, identificada desde el devenir de la Operación Berlín, conformada y hermanada a la visión del otro Lozano, esquirol de FEMSA, el Gilberto vocero promiscuo del YouTube.  Intentos de modificar el rumbo de la 4T, formas de negar la lógica de la política, mecanismos deformadores de una realidad frustrante heredada de sus malévolos intereses. Empleado de empresas que coordina acciones, nunca empresario, frustrado político, heredero del despilfarro, proclive de la evasión, heredero del desastre, que se engolosina con las inconsistencias mañaneras, que se alimenta del fervor clasista, racista y feminista de las organizaciones independientes expuestas al olvido. Un Cuasi empresario que busca dirigir un país a su antojo y siempre al servicio de los que le pagan y le mantienen: los del capital trasnacional devorador de nacionalidades.

Tres casos deplorables de la vida pública nacional. Tres exponentes del “desmadre” de una oposición desquiciada por la pérdida del poder, del dinero, las prebendas, del pasado inmediato y quizá no tan mediático sino de treinta años de desastre, devastación, saqueo, corrupción y sobre todo importamadrismo a las necesidades sociales de salud y educación de un pueblo arrojado al abismo.

00
Compartir