Pandemia Bancaria

El Arte de Comer Sapos

Por VicMAN  

Y sin hacer gestos, esta semana se dio a conocer el primer caso de bancarrota técnica en el caso del Banco Famsa, producto de la recesión no de la pandemia sino de la crisis comenzada en el 2019, con la falta de liquidez y el valor adquisitivo de sus clientes, la crisis comenzó en lo que será el primer banco en declararse en quiebra, y finalmente pareciera según información económica que se vislumbran dos bancos más producto de esta crisis sanitaria y que para ser realistas son producto de las medidas del nuevo gobierno de la cuarta transformación.

El grupo comercial Famsa anunció este viernes que se acogió al capítulo 11 de la Ley de Bancarrota de los Estados Unidos. Sin embargo su situación no es, ni remotamente, culpa del Covid-19 que, eso sí, precipitó su desenlace.

En 2019 Margarita de la Cabada, la vicepresidenta de Normatividad de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), le impuso de asesor jurídico externo a Banco Famsa a su despacho favorito, pero de nada sirvió porque el miércoles Banco de México (Banxico) contestó a una solicitud de la CNBV, en el que da cuenta del estado de insolvencia en que se encuentra el banco de Humberto Garza González.

El Índice de Capitalización (ICAP) del Banco de Ahorro Famsa, al 24 de junio, equivale ya una cifra negativa de menos 6.02 por ciento, el regulador de los bancos pide al Banxico que calcule el ICAP de marzo que resulte de considerar la información contenida en el anexo 2 de su oficio y lo informe para los efectos legales.

Con esta noticia vemos como la circunstancia de la banca en el país empieza a dar elementos que lo que está por venir es un panorama difícil y complejo en lo económico, ya la crisis sanitaria no solo está matando a los infectados del letal virus sino que ahora comienza a manifestarse la muerte mercantil de un sin número de negocios de pequeño, mediano y gran capital como lo puede hacer un banco en toda su expresión.

En esta columna hemos dicho que una vez que logremos superar la crisis sanitaria, reactivar el motor económico será un proceso muy complicado y coyuntural para todos los empresarios de nuestro país y aunado a que el Presidente AMLO ya declaró que cada quien se rasque con sus uñas, el gobierno finalmente será indiferente a la parte económica.

Ya podemos ver que finalmente México obtuvo un crédito del Banco Mundial por 1,000 millones de dólares. En un comunicado sobre este crédito, la Secretaría de Hacienda señaló que el crédito con el Banco Mundial no financiará actividades de respuesta ante la pandemia de COVID-19.

“Este crédito no es adicional al techo de  endeudamiento aprobado por el Congreso y se ubica dentro de los límites de endeudamiento externo autorizados para el Gobierno Federal en la Ley de Ingresos de la Federación 2020″, refirió Hacienda.

Aun cuando la Secretaría de Hacienda y Crédito público, y el mismo presidente han tratado de no hacer mucho ruido con este préstamo, lo cierto es que hoy ya se tomó la opción de un crédito que finalmente va en perjuicio de la soberanía de nuestro país, no guste o no y son realidades que enmarcan a un presidente cada día más desesperado en el quehacer de esta crisis económica-sanitaria.

Hoy volvemos a tragar sapos por la falta de definiciones y la incertidumbre de lo que realmente nos depara en el futuro inmediato, todo indica que por más que le griten al capitán de este barco llamado México, el choque contra el iceberg es inminente, y congelados nos estamos quedando con la muertes de los contagiados y con el número más creciente del desempleo y la falta de liquidez de las empresas.

Los santos óleos ya puestos al primer banco técnicamente quebrado derivado de este gobierno es la antesala de muchas empresas que ya los tienen a las puertas del hades como las aerolíneas, y empresas que no han podido reanudar sus labores, que hoy nada impide que la realidad y la falta de sensibilidad del gobierno apunta a una muerte segura, aun cuando el presidente sigue afirmando que tocar fondo nos llevará a un crecimiento en “V” aunque ahora ya nadie le cree, porque su discurso cada día se contradice con lo que ya dijo un mes atrás, la realidad nos alcanzará aun incluso del optimismo presidencial.

Comentarios y sugerencias vicmanaiii@gmail.com

00
Compartir