FRENA desaparece gente

POSTIGO

Por José García Sánchez

Los conservadores siguen despareciendo mexicanos. No les bastó ser cómplices de muchas desapariciones donde contribuyeron con su silencio a que se tarden más tiempo en encontrar a quien es el poder y el poder fáctico de las administraciones anteriores que levantaron, torturaron y mataron.

Debió cambiar el régimen político para que haya una verdadera búsqueda de los desparecidos a los que fue indiferente todo gobierno anterior. Aunque haya algunos que quieren responsabilizar a las actuales autoridades de la desaparición de mucha gente que fue extraviada en los sexenios anteriores.

Ahora para todos ellos hay atención, y avances; sin embargo, la derecha sigue desapareciendo gente y cada día más porque los dirigentes de las asociaciones contra la Cuarta Transformación, pareciera que sufre este problema ahora. Ellos mismos propician esa desaparición de gente de un día para otro, lo peor que son millones de mexicanos, cuya identidad se desconoce.

Porque hay algunos que aseguran que son 20 millones contra el Presidente de la República y a la hora de contarlos faltan más del 99 por ciento. Cuando se requieren de esas fuerzas opositoras no aparecen por ningún lado.

Bueno, cuando Calderón quiso reunir 200 mil personas para que le regalaran, o a veces vendieran sus firmas para alcanzar los requisitos mínimos de su partido, tuvo serios problemas en alcanzar dicha cifra.

Hay millones de mexicanos desaparecidos en este sexenio que nadie sabe dónde están. No hay registro de sus nombres, no hay siquiera modo de localizar a sus familiares. Pero si los líderes opositores dicen que existen debe ser así. Ellos no mienten y cuando mienten se nota.

Probablemente sean malos cálculos porque a juzgar por la manera en que escriben, su educación es deficiente y en aritmética debe suceder lo mismo que con la ortografía. Pero de todas maneras la desaparición de 20 millones de mexicanos debe ser alarmante.

Porque personajes como Gilberto Lozano, Javier Lozano, Mariana Gómez del Campo, Felipe Calderón, Margarita Zavala y hasta los que en su momento se autodenominaron líderes de opinión, aseguran que la gente que participa rebasa los 20 millones para derrocar al Presidente de la República, pero esa gente no aparece por ningún lado.

Probablemente deben llamar a Jesús Murillo Karam para que diga otra verdad histórica o detengan por fin a Tomás Zerón para que ofrezca datos reales, porque sólo entre ellos se entienden. Los conservadores con los conservadores, y así no hay ningún riesgo de desconfianza. En cuestión de desapariciones los conservadores se entienden muy bien, y sobre todo porque hay ahora unos grupos que reclaman al Presidente de la República que aparezcan los normalistas de Ayotzinapa, pero durante el sexenio de Peña Nieto nunca levantaron su voz exigiendo justicia para ellos.

Los líderes de esa asociación aseguran que son millones y cada día son más, pero lo siniestro del caso es que nunca se ven. Esa desaparición de gente que nunca llega a las marchas, ni escribe tweets, ni manda cartas, bueno ni lee a los ex líderes de opinión no se sabe en qué basurero estén, porque Zerón aseguró que en el basurero municipal de Cocula, Guerrero. Deben buscar por ahí, pero nadie como ellos para saber dónde están los desaparecidos.

00
Compartir