Triunfa novela de Rodrigo Ramírez del Ángel

Premio NL de Literatura

La creación de este joven escritor nacido en Veracruz fue premiada como la mejor obra por su entramado sólido y su complejidad narrativa

Por Ángel Álvaro Peña

José Rodrigo Ramírez del Ángel fue reconocido con el premio Nuevo León de Literatura por su novela Dinero para cruzar el pueblo, lo cual representa el premio a un esfuerzo cotidiano por trabajar la literatura como campo infinito de tarea creativa.

Escribir es un acto de madurez propia que deja en la hoja en blanco la ingenuidad necesaria para ser leído y la experiencia mínima para ser entendido. Esto requiere no sólo de talento y disciplina, sino de una claridad mental que pocos pueden tener a tan corta edad.

Rodrigo Ramírez del Ángel, originario de Veracruz y radicado en Nuevo León, fue reconocido por Carla Alejandra Faesler Bremer, Luis Muñoz Oliveira y Francisco Félix Martínez, integrantes del Jurado calificador, quienes revisaron los nueve trabajos participantes.

Respecto a su obra premiada el autor señala: “La novela no tiene un punto de génesis singular, más bien nace de una combinación de ejercicios. Uno de ellos fue una exploración geográfica: estaba convencido desde años atrás que requería de la creación de un lugar geográfico literario para poder desarrollar algunos personajes. Sabemos que el entorno físico tiene una influencia significativa en la psique humana, y por consecuencia, lo mismo sucede con los personajes. Dinero para cruzar el pueblo nace de la creación de una ciudad y de un pueblo vecino, cada uno con características culturales y climáticas arquitectónicas particulares. Ese ejercicio permitió desarrollar personajes que viven con la sensación de no pertenecer en el lugar en donde se está”.

El autor afirma que “la novela brota de una exploración del concepto del recuerdo. Sobre todo, tenía interés en explorar el apego o desapego que se tiene por el pasado. En Dinero para cruzar el pueblo, algunos personajes viven en un constante anhelo de un pasado que ya no existe, o que jamás existió, mientras que otros, se esfuerzan por rechazarlo y forjar un futuro nuevo”.

Desde luego que es difícil comentar el tema de una novela, sobre todo cuando cada una de ellas tiene un entramado que implica no sólo temas sino emociones, sentimientos, ideas, frases contundentes. Todas y cada una de estas palabras pueden, en un momento determinado, definir una novela; sin embargo, el autor señala sobre su próximo libro que “La novela abarca dos vidas. La primera es la de Eusebio Mabarak, un hombre de 25 años que dependía plenamente de Jade, su madre, para su supervivencia, y que después de una discusión, decide por fin independizarse. Sin embargo, su nueva vida se ve interrumpida por la posterior desaparición de Jade. Este evento lo motiva a investigar acerca de su pasado, de su infancia, de sus familiares que jamás había conocido. En paralelo, Jade nos narra los eventos más significativos de su vida, su juventud, su embarazo, su maternidad, su rol como esposa, su constante evolución y, sobre todo, su desaparición”.

Dinero para cruzar el pueblo aborda temáticas como la violencia y el desarrollo sexual, el matrimonio, las adicciones, la infancia, la maternidad, la lucha de clases y la pertenencia. Respecto al reconocimiento el joven autor comenta: “Es una alegría, sin duda y a primera instancia, ya que recibir un premio que han obtenido autores a quienes admiro es un regocijo, y aún más que el jurado, que son escritores tan importantes y que admiro, haya considerado mi trabajo como valioso, me conmueve. Pero también un respiro, porque a veces el oficio literario es ingrato, ya que implica trabajar, en este caso, más de un año y medio en un proyecto sin saber siquiera si va a ver la luz del día, mucho menos pasa por la cabeza la idea de recibir dinero por él. Y, sin embargo, uno se verte en la historia como si fuera lo único importante en la vida, porque en muchos momentos es lo único importante. Recibir el Premio Nuevo León de Literatura es recibir una palmada en la espalda que dice que el esfuerzo está valiendo la pena”.

El autor habla sobre sus inicios en la literatura a muy temprana edad. “A los 14 años comencé a escribir en internet sin ningún tipo de plan, simplemente era yo queriendo verter mis ideas muy poco concisas, ni pensadas, en la página en blanco que era el internet de aquel entonces. Sin saberlo, en ese entonces comencé un camino del cual nunca me alejaría”.

El reto de escribir una novela como primera obra literaria implica una disciplina ejemplar que arroja resultados muy buenos o desastrosos. En este caso fue en la primera opción donde Ramírez del Ángel muestra la capacidad creativa y su talento literario.

Las posibilidades de seguir caminando por el sendero de la buena literatura son muy claras. Sobre el momento del proceso creativo dijo “Escribir, para mí, se reduce a sentarse frente a la página y verla, parpadeando incrédulo, hasta que las palabras se formen. Por supuesto que ya hay una idea preconcebida de lo que se va a escribir, pero el verdadero proceso creativo es directamente proporcional a las horas nalga que se le pongan a la hoja en blanco”.

Las influencias más importantes de José Rodrigo son: Jorge Luis Borges, Etgar Keret, Lucia Berlin y Raymond Carver. Y las novelas que han marcado su vida: Balún Canán de Rosario Castellanos, Kitchen de Banana Yashimoto, Canción de tumba de Julián Herbert, Lo bello y lo triste de Yasunari Kawabata; Pedro Páramo de Juan Rulfo, es su libro favorito.

La novela Dinero para cruzar el pueblo, fue elegida, según versión del Jurado, por ser una novela con buena estructura y trama compleja, armada con una mezcla interesante de tonos que van del humor a la introspección.

00
Compartir