Calma chicha

Por Jorge Curiel H.

¡Viva México! En un acto sin precedente, Andrés dio el grito a una Plaza de la Constitución vacía, aquello fue una imagen apocalíptica, como anticipando algo no muy grato. Los marineros le llaman “calma chicha”, lo cual se toma como un presagio de que algo terrible, aunque todo parezca en calma, está a punto de suceder. La 4T no logra retomar su rumbo, y en un afán de defenderse de los llamados “neoliberales” y de ganar de nuevo su tan ansiada popularidad, ha seguido cometiendo traspiés mintiéndole a los mexicanos. Una mentira atrás de la otra, la negación de todo aquello que merme la popularidad de Andrés, esa ha sido la estrategia, la mentira, la negación, los “otros datos”.

El martes pasado fui testigo de una de las artimañas más arteras y populistas que haya registrado la historia de mi querido México, la “rifa del avión”. He tenido pláticas acerca de este tema que duran horas, todos tienen una opinión al respecto, pero el desconocimiento del tema es general y no es por la ignorancia de mis interlocutores, sino por la forma en que este gobierno nuestro esconde la información, la tergiversa y modela a su antojo. Eso, mis amigos, es mentir, y es una práctica cotidiana en el gobierno de Andrés y su 4T. 

“Mas vale la derrota diciendo la verdad; que triunfar por la mentira”– decía Gandhi, y es que una vez que la mentira da algún resultado se necesita otra más para seguir con el engaño y esta se multiplica exponencialmente, sin freno. El avión se rifó, bueno, el valor del avión, pero no al precio que se compró, es decir le perdimos de entrada. El avión se compró en arrendamiento, y el día de hoy nuestros impuestos lo siguen pagando, es por ello por lo que no se puede vender, porque todavía no es nuestro, y aún si lo fuera su valor de mercado está muy por debajo de lo que nos costó. Ese no es el punto medular, lo interesante es que el valor comercial del avión es de alrededor de dos mil setecientos millones de pesos, la lotería nacional vendió 4.2 millones de cachitos, que en realidad no se vendieron, 3 millones de ellos (1,500 millones de pesos) se los enjaretó Andrés a un grupo de empresarios que cenaron con él en Palacio Nacional, otros más los compró el INSABI y otras dependencias con recursos públicos. Así es mis amigos: “públicos”, es decir que aquí hay un desvío de recursos que la FGR debe dar cuenta y resolver en favor de los mexicanos. En esta rifa de atole con el dedo nadie ganó, la lotería nacional perdió dinero, el avión no se vendió y los mexicanos fuimos engañados, y tú Andrés necesitarás más mentiras para tapar esta.

En Quintana Roo se han reanudado poco a poco las actividades, el semáforo en amarillo ha permitido retomar las labores diarias de los quintanarroenses, poco a poco se hace evidente que se avanza a paso firme pero que hay mucho por hacer. Se vienen retos interesantes, el turismo comienza su etapa de recuperación, pero entre el COVID y las elecciones próximas en EU no podemos esperar una recuperación total y acelerada de los números que se tenían a principios del año. Los cruceros de las principales navieras volverán a atracar en Cozumel en el mes de noviembre y esto dará nuevamente aire a las actividades en la isla.

Finalmente me gustaría platicares acerca de la agenda legislativa que tiene un rezago importante debido a la emergencia sanitaria. Hace algunas semanas el diputado Gustavo Miranda García rindió protesta como presidente de la JUGOCOPO (Junta de Gobierno y Coordinación Política), quien además es el coordinador del grupo legislativo del PVEM. El diputado planteó en días pasados un plan de trabajo de 100 días y se comprometió a hacer de la XVI legislatura, la más productiva del país. Es claro que las necesidades del estado son muchas y muy diversas, pero las áreas prioritarias están en materia de salud y recuperación económica, y parece ser que son los temas que más apremian al Congreso del estado. Esperemos que esta agenda se cumpla a cabalidad y podamos seguir avanzando en material legislativa, podemos ver que por parte de los legisladores hay voluntad política, pero se avecina un año electoral que puede detener los avances. Ojalá den prioridad a su compromiso de servir al pueblo y no a intereses partidistas en perjuicio del estado. El diputado Gustavo Miranda, en su cuenta de Twitter, compartió: “Mi gestión se va a caracterizar por ser incorruptible, por trabajar el doble o triple de lo que se ha trabajado y por rendir cuentas cada lunes para informar a los ciudadanos lo que estamos construyendo para el estado”; este es el tipo de legisladores que queremos, con empuje y compromiso, con amor a nuestro estado.  

 

Estoy a sus órdenes para cualquier comentario sobre esta columna en: 

jcurielh@gmail.com

00
Compartir