JUSTOS POR PECADORES

Por: Zaynne Córdoba T.

**México tiene el primer lugar mundial en personal de salud fallecido por Covid-19

Resulta increíble que en pleno 2020 la ignorancia continúe cobrando vidas. Y es que, si bien el virus es el que provoca finalmente las causas biológicas de los decesos, es la irresponsabilidad la que está cobrando el mayor número de víctimas en nuestro país.

Desde las famosas «fiestas Covid» organizadas por jóvenes para contagiarse, pensando que de esta forma van a adquirir inmunidad, pasando por quienes perciben la epidemia como una excusa gubernamental para ser despojados del líquido sinovial, son sin duda la ignorancia y necedad el principal factor de contagio entre los mexicanos.

Lamentablemente no siempre será la persona irresponsable la que pague las consecuencias, pues pese a su enorme responsabilidad en el contagio, existen personas dispuestas a dar la vida por ella.

Los trabajadores de la salud, con carencias hospitalarias, déficit de personal y muchas veces con equipo de protección incompleto o reciclado, dan su mayor esfuerzo día a día para salvar vidas, muchas veces a pesar de la vida propia.

El estudio más reciente realizado por Amnistía internacional señala que el país había reportado hasta el 4 de septiembre mil 320 decesos confirmados por COVID-19 entre personal de salud, por encima de los mil 77 de Estados Unidos, 649 del Reino Unido y 634 en Brasil. De acuerdo con el estudio, 97 mil 632 enfermeros, doctores y otros empleados de hospitales en México han sido diagnosticados con coronavirus desde que comenzó la pandemia, lo que representaría el 17% de todos los casos en el país.

Es verdaderamente preocupante el poco valor que tiene la vida humana para algunas personas, quienes continúan con su descuidada rutina viendo como más y más personas mueren a su alrededor​, contribuyendo directamente a que miles de familias de trabajadores de la salud enluten, pues en esta guerra son ellos la primera línea de defensa y los primeros en caer.

Si bien es cierto que muchos mexicanos no pueden cumplir al 100% con la recomendación de quedarse en casa, también es cierto que las campañas de salud siempre han invitado a la población a realizar sus actividades esenciales con el debido cuidado y los protocolos que le permitan continuar su vida sin generar o propagar focos de infección; sin embargo, si a una persona poco le importa su vida, menos va a preocuparse por seguir indicaciones de salubridad.

Mientras las reuniones sociales sin medidas sanitarias continúen como si nada ocurriera, los actos de proselitismo político sigan valorando más un voto que una vida y la población siga sin aplicar las medidas de esta nueva normalidad, ninguna curva va a aplanarse. Y aunque dejen de realizarse pruebas, las muertes no se detendrán y seguirán pagando los justos por los pecadores.

00
Compartir