Entre abucheos y demandas por el voto latino

En plena campaña hacia su reelección, en la elección de noviembre, el presidente estadounidense no sobrevive un día sin que se presenten demostraciones de rechazo hacia su persona o a su administración, y la víspera no fue la excepción.

Donald Trump fue abucheado por un grupo de personas cuando visitó el féretro de la fallecida juez Ruth Bader Ginsburg, al exterior de la Corte Suprema. El republicano, que llevaba una mascarilla negra y estaba acompañado por la primera dama, Melania Trump, se situó cerca del féretro en el edificio de mármol en medio de los abucheos y cánticos de “voten para echarlo” proferidos por personas presentes para rendir tributo a la juez del ala liberal.

El momento puso en evidencia la importancia simbólica que ha tenido el fallecimiento de Ginsburg para mucha gente antes de la elección en la que competirá contra Joe Biden.

El jefe del Ejecutivo dijo que dará a conocer el nombre de la jueza sustituta mañana sábado, una semana después del fallecimiento de la magistrada, de 87 años de edad.

Más tarde se dio a conocer que Mary Trump, su sobrina, demandó al Presidente acusándolo junto con otros miembros de la familia de negarle decenas de millones de dólares de una herencia.

La acción presentada en una corte de Nueva York en Manhattan contra Donald, su hermana Maryanne Trump Barry, y el patrimonio de Robert Trump, hermano del mandatario, y quien murió en agosto, acusa a los demandados de fraude y conspiración.

La denuncia describe algunas de las acusaciones que hizo Mary en su reciente libro Too Much and Never Enough: How My Family Created the World’s Most Dangerous Man.

Mary Trump acusó al presidente y a los otros involucrados en la acción legal de presionarla mientras maniobraban para tomar el control de la propiedad de su abuelo Fred Trump, el padre de Donald Trump, quien murió en 1999.

Donald Trump viajó ayer a Florida con la esperanza de conseguir apoyo en un estado disputado con Biden. El Presidente ha trabajado diligentemente para aumentar el apoyo de la comunidad hispana de esta entidad, particularmente de los cubano-americanos del sur, y parte de su campaña fue anunciar el miércoles que impondría mayores sanciones a la Cuba del régimen castrista, incluyendo el comercio de habanos y ron.

 

 

 

 

 

Con información de 24 Horas

00
Compartir