35 mil millones y lo que se acumule

El Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2014 que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) dio a conocer el día de hoy, confirma lo que se ha venido denunciando desde hace mucho tiempo: el Gobierno del Estado de Veracruz es un contumaz delincuente financiero.

De acuerdo con este reporte de la ASF, el monto observado por las irregularidades detectadas al gobierno de Javier Duarte de Ochoa tan sólo en la Cuenta Pública 2014 asciende a 14 mil 47.1 millones de pesos. Pero no sólo eso revela el órgano fiscalizador.

Contrario a los dichos de los funcionarios estatales y los diputados afines al régimen, se arrastran observaciones pendientes de solventar de los ejercicios fiscales 2011 a 2013 por 13 mil 456.4 millones de pesos. Cuando según Javier Duarte ya todo había quedado “solucionado”.

La cereza del pastel es que de nueva cuenta, la Auditoría Superior de la Federación exhibe a la autoridad veracruzana como mentirosa y timadora, pues demuestra que las denuncias y procedimientos judiciales en contra de funcionarios y ex funcionarios de la presente y la anterior administración por simular el reintegro de los recursos reclamados en esos ejercicios fiscales no sólo están vigentes, sino que representan un daño al erario por cuatro mil 770.2 millones de pesos.

A lo anterior hay que sumar otros tres mil 148 millones de pesos por concepto de procedimientos resarcitorios. Lo que significa un gran total de 35 mil 421.7 millones de pesos que le debe el estado de Veracruz a la Federación y que no le van a ser perdonados.

Dicho monto es casi igual al de la deuda pública reconocida por la administración de Javier Duarte de Ochoa, que es calificada por la ASF como la peor del país en cuanto al desempeño del gasto federalizado y una de las que más infringe la Ley General de Contabilidad Gubernamental.

Esto explica cruda pero nítidamente por qué no hay dinero en el estado, al grado que hasta el Tribunal Superior de Justicia, los ayuntamientos e incluso el Organismo Público Local Electoral amenazan con tomar la misma ruta que la Universidad Veracruzana y denunciar penalmente al gobierno estatal para que cubra los adeudos que tiene con todas estas entidades.

Por supuesto que hay varios responsables de esta debacle y son por todos conocidos. Algunos tienen fuero en este momento y otros buscan desesperadamente obtenerlo en las elecciones locales del próximo 5 de junio, en las que, por cierto, debido a las pillerías y corruptelas de estos pésimos servidores públicos -que han provocado situaciones inéditas como la retención de pagos a pensionados, gobiernos municipales, proveedores y un largo etcétera-, el PRI está en serio riesgo de una derrota histórica en el estado de Veracruz.

Se detectaron 35 mil millones hasta 2014. Falta lo de 2015 y lo que se acumule. ¿Cuándo se supone que va a hacer su trabajo la Procuraduría General de la República?

Otra pregunta para el Fiscal

Suponiendo sin conceder que sea verdad que el comando armado con el que aparece José Abella sean los “guaruras” que le asignó el gobierno estatal, ¿de qué privilegios goza para que, con cargo al erario, lo cuiden elementos de élite de la Fuerza Civil cuando va a pasear a la montaña, máxime que presume a los cuatro vientos ser multimillonario? ¿Qué no deberían estar combatiendo a la delincuencia esos policías?

Por: Aurelio Contreras Moreno/ “Rúbrica”

00
Compartir