A expropiar concesiones mineras

Postigo

Por José García Sánchez

A un año de mantener una huelga de hechos los mineros de San Rafael, Cosalá, Sinaloa, el heroísmo de los trabajadores impulsa una nueva actitud de la 4T. Las concesiones de las minas otorgadas a empresas mexicanas y extranjeras, tienen algo en común: la sobreexplotación de los trabajadores.

En el caso de la mina San Rafael, las arbitrariedades de la empresa canadiense, Amercias Gold and Silver, obligaron a los trabajadores a realizar un paro de labores ante los tratos inhumanos, porque sus condiciones laborales estaban más cerca de la esclavitud que de la legalidad.

Los mineros de San Rafael, cobran salarios por debajo de lo justo, carecen de salida de emergencia de la mina, no tienen clínica cercana, no hay servicio de salud ni en la mina ni en la planta, no tienen luz en el interior, contaminan los alrededores, proliferan enfermedades respiratorias causadas por el plomo sin control, no les permitía filiación sindical libre, etc.

Los mineros de Cosalá han perdido extremidades por falta de atención médica inmediata luego de accidentes de trabajo.

Ante la negativa de la empresa a respetar la ley laboral y los derechos de los trabajadores, su Sindicato solicitó a la Secretaría de Economía iniciar el procedimiento para cancelar la concesión que ostenta la empresa canadiense.

Si bien los últimos accidentes mineros han ocurrido en Coahuila, en Cosalá, estaban a punto de lamentar tragedias mayores, de ahí la decisión de la huelga con el apoyo del líder de la Sección 333, Yasser Beltrán, del Sindicato Nacional de Trabajadores MinerosMetalúrgicosSiderúrgicos y Similares de la República Mexicana, que encabeza el senador Napoleón Gómez Urrutia.

Uno de los más graves accidentes fue el de Pasta de Conchos, del Grupo México, en Coahuila el 19 de febrero de 2006, donde murieron 65 trabajadores tras una explosión. El 3 de agosto de 2012, en Coahuila también, seis mineros murieron por un accidente dentro de una mina de carbón, en el municipio de Progreso. La mina era explotada por Altos Hornos de México.

El 25 de julio de 2012, también en Coahuila, una explosión en un pozo de carbón en el ejido La Florida, municipio de Múzquiz, acabó con la vida de siete mineros.

El 26 de agosto de 2011, en esa misma entidad, cuatro trabajadores perdieron la vida tras un derrumbe de 100 toneladas de carbón en la mina La Esmeralda, de la firma Minerales Monclova S. A, en San Juan de Sabinas. Una explosión de gas metano mató a 14 mineros, atrapados en el interior de un pozo de carbón. Además, un adolescente de 15 años perdió uno de sus brazos. El pozo siniestrado pertenecía a la empresa Beneficios Internacionales del Norte, eso fue el 3 de mayo de 2011, en el mismo estado.

El líder nacional de los mineros Napoleón Gómez Urrutia declaró que, pese a los exhortos del Presidente López Obrador de buscar un acuerdo, no existen avances y la cerrazón de la empresa es evidente al no reconocer la elección de los trabajadores, que fue realizada de forma legal y transparente y que incluso fue ratificada por la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, mediante el Laudo del 29 de septiembre de 2020.

Además, advirtió que la postura de la empresa contraviene lo establecido en el T-MEC, relativo al respeto a la libertad sindical, toda vez que los trabajadores decidieron en elección, bajo la supervisión de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, de manera libre, secreta y democrática dejar de ser representados por un sindicato de la CTM y formar parte del Sindicato que preside Gómez Urrutia.

El subsuelo de México debe ser para los mexicanos, de ahí que sea urgentemente necesario retirar muchas de las concesiones que regímenes anteriores otorgaron a cambio de migajas y beneficios personales.

00
Compartir