A LOS JÓVENES ABOGADOS

Por: Alberto Woolrich Ortíz

Dentro del marco de contención en el que se deben de encuadrar todas las acciones para lograr el fortalecimiento y desarrollo de un sistema de seguridad y justicia, el ejecutivo debe ponderar la necesidad de hacer una serie de ajustes en su gobierno. Los cambios en ésta esfera ponen de relieve, en primer término, la importancia objetiva de brindar a la seguridad a fin de evitar alianzas con el poder de facto que tanto lastima a nuestro territorio nacional. Revela, así mismo los esfuerzos del ejecutivo a fin de evitar el caos, igualmente, con la participación actica de diversos colegios de abogados y sociedad civil, se tiene que establecer las instancias participantes que aseguran una mejor y más eficaz participación que asegure una mejor planeación y ejecución de los actuales sistemas de seguridad y, en última instancia promover con adecuados sistemas de seguridad el combate a la corrupción en su conjunto.

El desarrollo de México y la posibilidad de sostener un ritmo sostenido en materia de seguridad, exige, hoy más que nunca, la consolidación de un sistema de seguridad adecuado y eficiente. Es indudable que en el corto como en el mediano plazo, México deberá promover adecuadamente al obtención de la seguridad en toda la nación para obtener lo que el País requiere.

Es por ende, desde sus inicios, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, debería haber concedido, otorgado una muy alta prioridad a la política de seguridad, a fin de evitar y sancionar contubernios con la delincuencia, que durante varios sexenios ha dañado a la seguridad del Estado mexicano.

No puede ni debe sostenerse que en las transiciones entre delincuencia y estado cobran cada vez más relevancia con los intercambios de información, lo que trae como consecuencia el debilitamiento del Estado de Derecho y la toma de control día con día del territorio nacional por parte de los transgresores de la ley penal.

En forma similar, la captación de recursos por actos de extorsión y secuestros, se ha y debe de convertir en un proceso prioritario para evitar que siga aconteciendo.

Lic. Alberto Woolrich Ortíz.

Presidente de la Academia de Derecho

Penal del Colegio de Abogados de México, A.C..

00
Compartir