Acusan a jefe de prensa de alcalde de Coatzacoalcos de bloquear labor de reporteros

Coatzacoalcos, Ver

Reporteros de la fuente municipal fueron blanco de actos hostiles de parte del director de Comunicación Social del ayuntamiento de Coatzacoalcos, Galdino Cerecedo.

Los hechos han sido denunciados ampliamente en comentarios en redes sociales después de que el lunes se presentó en Coatzacoalcos Edmundo Martínez Zaleta, alias “El Muerto”, director de Tránsito y Transporte Público.

El funcionario sostuvo un encuentro con Joaquín Caballero en Presidencia y fue de carácter privado. Al salir, los reporteros le quisieron abordar, pero no quiso entrevistas pues le esperaban los líderes del transporte de Coatzacoalcos en Cabildo.

A ese lugar intentaron ingresar los periodistas para escuchar los puntos de vista de los cabecillas del movimiento opositor al nuevo Reglamento de Seguridad Vial, sin embargo,Galdino Cerecedo Márquez, vuelto un policía de cuadra, les bloqueó el paso.

Durante varios segundos los reporteros y fotógrafos intentaron ingresar al recinto, pero a empujones se los impidió el subordinado de Caballero.

Se formó una confusión y gritadera por los reporteros y reporteras que eran empujados por la turbamulta, alentados por el vocero, que antes de dialogar con los periodistas, prefirió echarlos a empujones.

“Cuando un reportero, ostenta un cargo, se siente como se lleva con Dios a picones de ombligo… y se contagia de la soberbia que envuelve a los gobernantes… se les olvida la ley de la gravedad… todo lo que sube baja, señores… y más temprano que tarde , BAJA… y a Galdino se le olvidó que pertenece a los de este lado, aunque él se crea “acabado a mano”, no Galdino, no… ya olvídate de tus aires de grandeza y pisa tierra firme… eso de andar empujando A COMPAS… no es de compañeros”, dijo la periodista radiofónica Juanita Guzmán en su espacio noticioso.

Extraoficialmente se sabe que la hostilidad contra los reporteros para que no ingresaran, fue para que no escucharan los reproches de los taxistas y camioneros contra la nueva ordenanza.

El gobierno municipal informó en un comunicado que la reunión se dio en calma y cordialidad, además, con buenos resultados pues se aplicará un reglamento distinto al de el estado.

No obstante, otras versiones señalan que durante la junta llovieron los reclamos a los Martínez Zaleta, así como al municipio por el mal estado de las calles y las fallas contantes en el sistema de semáforos.

“Tiene su club de periodistas consentidos, a los que si les informa sobre los eventos y actos del alcalde, a la mayor parte los relega porque cuestiona a su jefe”,dijo un periodista de Coatzacoalcos a reserva de anonimato.

El periodista también indicó que la segunda al mando en el departamento de Comunicación Social, Marissa Cabrera Férez, se comporta hostil y prepotente con la tropa.

Hace un par de semanas esta funcionaria protagonizó un accidente que mandó a una persona al hospital, luego de pasarse la preferencia en la avenida Independencia con Lázaro Cárdenas.

La funcionaria iba a exceso de velocidad, según el peritaje de Tránsito, e impactó a otro automovilista que venía bien. Con todo y eso, apoyada por el hijo del regidor Víctor Esparza, intentaron amedrentar al oficial de Tránsito que sólo hacia su trabajo, amenazando que se quedaría sin empleo antes de que el reloj marcara las 12 del día.

En una de sus últimas columnas, el periodista Mussio Cárdenas descalificó su labor y la comparó con el trabajo que realiza la comunicadora Abiasag Sosa en el DIF municipal:

“Fueron muchos, no así la subdirectora de Comunicación Social, Marissa Cabrera Férez, cuya presencia nadie habría extrañado ni añorado pues esa oficina camina sola, cada quien en lo suyo. Abisa So tiene bien puesta la camiseta de su equipo político; Marissa ni idea tiene de qué es eso…”

Sin embargo, otros frentes informativos destacan una creciente enemistad entre periodistas y el funcionario de Coatzacoalcos por la carencia de “apoyos”. “Por eso muchos alineados también se están rebelando”.

Algo que se está dando en todos los sectores, pues el municipio, con más de 554 millones de pesos como deuda pública, no tiene recursos. Es más, no hay proveedor en Coatzacoalcos que le de crédito a la administración de Joaquín Caballero y numerosas obras están paradas. La delegación de la CMIC en el sur acaba de reconocer que no hay trabajo por parte del municipio para los socios y que están facturando un 25 por ciento en comparación al 2014.

(Con información de Plumas Libres)

00
Compartir