«Ahí te dejo esos dos pesos…»

ESCENARIOS

Por Francisco Blanco Calderón

La Bartola, peso sobre peso aún con los tres ceros, canción de Chava Flores de principios de los cincuenta, la picardía mexicana que se convierte en cultura porque explica con sátira la pujante realidad nacional. La canción fue compuesta en tiempos de Adolfo Ruiz Cortines, que en la presidencia reorganiza al país y al sistema político mexicano, a través de la política llamada “Desarrollo Estabilizador”. Dicho proyecto buscó modernizar la industria, aumentar la productividad y lograr el bienestar social. El PIB durante su periodo mantuvo una tasa de 6.37% anual. Por eso los dos pesos, de Chava Flores, eran más que suficientes para el gasto familiar y no los seis mil pesos, ya sin los tres ceros, de Ernesto Cordero en época de Felipe Calderón.

La posición del nuevo gobierno frente al debate de crecimiento y desarrollo confronta la realidad dual a la que están sometidas actualmente las políticas económicas con los inmediatos proyectos de bienestar. México inicia en esta administración con el arrastre del pasado inmediato, treinta y seis años de bajo crecimiento, explosivo endeudamiento, altos índices de pobreza, cerca del 90 por ciento de su población la padece, privatización desmesurada y saqueo y/o entrega de recursos energéticos y naturales dentro de un marco de corrupción e impunidad sin límites. Conciliar la herencia política y económica del pasado con los fines y propósitos de una transformación radical de la vida nacional. Tres momentos determinan el rumbo a seguir: el informe del primer año, la presentación del presupuesto para su segundo año y la conmemoración de los festejos patrios para recuperar la dignidad y soberanía del país.

“El desarrollo, entendido como el camino para lograr el nivel de vida hacia el bienestar. El desarrollo social, en cierta forma, sería el resultado de la mejora de los índices colectivos de bienestar como esperanza de vida, mortalidad infantil, ingreso disponible, ingesta calórica o acceso a servicios sociales; es decir, todo lo que significa que los grupos humanos vivan más, tengan mayor goce de bienes de consumo y sufran menos las penalidades impuestas por los embates de la naturaleza, la enfermedad y los riesgos a los cuales estamos expuestos”. (DESARROLLO SOCIAL Y BIENESTAR. Consuelo Uribe Mallarino. Pontificia Universidad Javeriana, Colombia).

Paralela a la noción de desarrollo se encuentra la de crecimiento, que se expresa con una medición estadística. El crecimiento sería el cambio sufrido por el Producto Interno Bruto (PIB) de una economía entre un año y otro o un grupo de años. El tamaño de una economía queda capturado por la medición de su PIB, ya que éste incluye la producción total de bienes y servicios de un país.

El reto de transformar la vida nacional en sus vertientes más afectadas: pobreza, seguridad y crecimiento, ha sido la responsabilidad del presupuesto del 2020 del actual gobierno. Sus ejes centrales, la recuperación de las principales empresas públicas del sector energético: Pemex-CFE, la creación de la Guardia Nacional para preservar la seguridad ciudadana y el respaldo a los sectores empobrecidos.

Un aspecto positivo dentro de las nuevas políticas de austeridad son la reducción del gasto público, la suspensión de las pensiones y canonjías a expresidentes, el freno al gasto desmesurado en las cámaras de diputados y senadores, la venta de inmuebles, aeroplanos, helicópteros, vehículos, la suspensión de condonación y devolución de impuestos a un privilegiado sector empresarial, estandarización salarial, la desaparición del estado mayor presidencial y  de Los Pinos producto de la frivolidad presidencial de sexenios pasados. Entre otras muchas medidas como la reducción drástica del gasto en comunicación social y prebendas a comunicadores afines a sus intereses.

Todo ello ha permitido implementar, en forma inicial, programas de apoyo al combate a la pobreza mediante aportaciones a adultos mayores, discapacitados, estudiantes y pequeños productores y comerciantes. Recuperar paulatinamente el destruido sistema de salud y educación pública, paralelamente a la estrategia de abrir espacios a la inversión privada nacional y extranjera.

De gran mérito es el aporte de los migrantes, expulsados del país, que retribuyen en más de 55 mil millones de dólares anuales, para ser distribuidos a lo largo y ancho del país en comunidades rurales y suburbanas.

Aunado a esto, el SAT detectó en los últimos cinco años la emisión de más de nueve mil millones de pesos en facturas falsas. 1 billón 900 mil millones de pesos en operaciones simuladas con una evasión de 354 mil millones. (@Miriam_Junne). Razón suficiente para que el PAN y compinches estén en contra de la propuesta de penalizarlas. Pero por fortuna ya fue aprobado el dictamen de su desaparición en el Senado.

Se suman los 105 mil millones de pesos que el nuevo gobierno ha pagado para clausurar el nuevo aeropuerto internacional de la ciudad de México. Petróleos Mexicanos anunció el pago y refinanciamiento de su deuda, por un monto de cinco mil millones de dólares destinados a la reducción de la deuda de la empresa.

En los primeros seis meses del 2019, ya suman 10,881 millones los dólares netos los capitales que se fugaron del país. Y además “En dos sexenios se condonaron impuestos a grandes contribuyentes de alrededor de 400 mil millones de pesos. Es como un huachicol de cuello blanco que se va a eliminar. Es acabar con privilegios fiscales” expresó el presidente Andrés Manuel López Obrador en la firma del decreto que elimina la condonación de impuestos a grandes empresas.

Un elemento contundente, que influye severamente en la proyección del desarrollo social y el crecimiento económico es conformado en forma definitiva por el monstruoso endeudamiento público, en más de once billones de pesos, más los intereses que se generan. El gobierno federal consideró en su primer presupuesto que el costo de la deuda pública absorberá más de 713,842 millones de pesos en 2019, factor que presionara el diseño del paquete económico, mismo que entregó al Congreso. El pago de intereses de la deuda pública heredada, frenar drásticamente su expansión y crecimiento verá afectados a sectores vitales del bienestar como educación, salud y empleo, solo en el segundo año y los cuatro restantes lograrían encauzar un desarrollo social con crecimiento económico. Reto y compromiso de la 4T. México requiere y merece un cambio profundo dentro del marco de una auténtica justicia social y un sano y equilibrado crecimiento económico, la fusión de ambos permitirá alcanzar un desarrollo altamente competitivo que conduzca a nuestra nación hacia un liderazgo político, social y económico no solo en Latinoamérica sino en el resto del tercer mundo. Esperanza que deberá cumplirse erradicando la corrupción, frenando la violencia y reduciendo la pobreza. Este primer año es para incorporarse y caminar todos juntos: gobierno, empresa y sociedad.

00
Compartir