Al diablo las elecciones

PARQUE JUÁREZ

Por Mónica Camarena Crespo

Muchos años tuvieron que pasar para que México contara con un organismo autónomo para la organización de elecciones, un logro que pronto podrían echar al basurero los de la llamada “cuarta transformación”.

Y es que, muy al contrario de lo que hubiese esperado, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en lugar de fortalecer la democracia y abonar por elecciones transparentes, empuja al debilitamiento del Instituto Nacional Electoral (INE) con una clara línea para tener un absoluto control político.

¡Al diablo las instituciones! Pareciera el grito desde Palacio Nacional.

Fue el propio Lorenzo Córdova, el todavía consejero presidente del INE, quien alertó públicamente que no se perfilan buenos tiempos para lo que llamo la “recreación de la democracia”.

Los diputados de la mayoría recortaron mil millones de pesos del presupuesto 2020 del INE, con lo que se pone en riesgo, por ejemplo, una optima emisión de 16 millones de credenciales de elector y la organización de comicios locales en Coahuila e Hidalgo, solo como algunos ejemplos.

Pero el mensaje es igualmente burdo y muy claro, las elecciones serán controladas por las tribus morenistas, si es que dejan a un lado la lucha ambiciosa por los espacios porque, de lo contrario, los votos serán dirigidos exclusivamente para aquellos que sean afines al “lopezobradorismo”, un membrete que rebasa al partido de regeneración nacional.

Los recortes no se aplicaron por ejemplo a los partidos políticos donde, por supuesto, MORENA se llevará la mayor tajada y, con ello, la supremacía en prerrogativas; por ello también, las tribus se desgarran, dan patadas y manotazos por espacios y candidaturas en la franquicia creada por López Obrador.

México va a retroceder en materia electoral, una muy mala noticia para la incipiente democracia que se venía construyendo, pero una acción premeditada desde Palacio Nacional para confirmar que el país es ahora de un solo hombre.

@monicamarena

00
Compartir