Al final, son lo mismo

Por Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.

Ya en este mismo espacio se había llamado la atención sobre ese tema. Sonaba extraño que, incluso antes de tomar posesión como gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares estuviera recorriendo hospitales y anunciando la inmediata compra de medicamentos para dotar a los centros de salud del estado, lo mismo que de equipamiento médico. *** El argumento era dramático. Según Yunes Linares, los hospitales y centros de salud de Veracruz estaban en tan deplorables condiciones, que ¡estaban costando vidas! Nunca dio un solo caso, pero con sus palabras dejó claro que era un tema de extrema urgencia. Llamó la atención que una de sus primeras medidas una vez asumido el cargo, fue anunciar que dispondría de los recursos “recuperados” (en ese momento, según él, mil 250 millones de pesos) para la adquisición de medicinas y rehabilitación de hospitales. *** No faltó quien mencionara que los patrocinadores de las dos campañas por la gubernatura de Miguel Ángel Yunes Linares, fueron poderosas empresas dedicadas a la venta de medicinas y equipo médico, con las que hizo negocios durante su paso por el ISSSTE. *** Hoy eso parece confirmarse, con la carta que publica el panista Alejandro Cossío Hernández, quien señala directamente al titular de Salud, Irán Suárez Villa, de que, sin mediar licitación alguna, asigna contratos directos que superan los cientos de millones de pesos. *** Casualmente, de eso mismo acusó Yunes Linares a Javier Duarte… ¿PAN con lo mismo?

* * *

En más de una ocasión he escuchado que en el fondo, el origen del conflicto personal entre Fidel Herrera y Miguel Ángel Yunes es que son muy parecidos, en su carácter, en su estilo de hacer política.

En Física se le conoce como Ley de Cargas o Ley de Magnetismo. En ella se establece que las cargas contrarias se atraen, mientras que las cargas similares se repelen.

Algo parecido sucede con Andrés Manuel López Obrador. Tiene muchas similitudes en su forma de hacer política, con Yunes Linares, y hasta con Fidel Herrera. De ahí que ahora estén escenificando -el gobernador de Veracruz y el dirigente de Morena- un espectáculo tan bochornoso.

En mis casi tres décadas dedicadas al periodismo, no he conocido a un político más hábil para evadir las preguntas “incómodas” que el nativo de Nopaltepec. De hecho durante su administración hice notar que Fidel Herrera había revolucionado el formato de las llamadas “entrevistas de banqueta”.

Cuando los reporteros abordaban a Fidel Herrera para entrevistarlo, no le hacían preguntas, se limitaban a darle “pie”, esto es, a sugerirle un tema, y eso era suficiente para que el entonces gobernador se soltara disertando sobre el mismo.

Sólo tenías que decirle: “Seguridad”, o mencionarle “bursatilización”, o gritarle desde atrás del numeroso grupo de reporteros: “¡Señor gobernador, las próximas elecciones!”.

Esos o muchos otros temas.

No esperaba la pregunta, él soltaba una perorata que terminaba por cansar a los reporteros. Cuando quería evitar un tema, llevaba su respuesta a otros derroteros, hasta que terminaba hablando de lo que a él le interesaba.

Algo así sucedió esta semana con Andrés Manuel López Obrador, al ser abordado por los reporteros a su llegada al aeropuerto de Veracruz. Sabedor de que visitaba el territorio de Yunes Linares, el dirigente nacional de Morena llevaba preparado un discurso flamígero en su contra, pero de pronto se vio sorprendido por cuestionamientos sobre la postulación de candidatos a las alcaldías de Veracruz en su partido, en la que se les están otorgando espacios a políticos emanados del PRI y del PAN.

López Obrador intentó en un par de ocasiones colocar en la entrevista, como tema central, la actuación de Miguel Ángel Yunes Linares, y al ver que los reporteros insistían en cuestionarlo sobre su partido, terminó por asumir la ofensiva y tacharlos de “yunistas” y de estar siendo “maiceados” por el gobernador de Veracruz.

En Minatitlán, Miguel Ángel Yunes Linares dialogó con los reporteros luego de participar en un acto en el que se hizo entrega de equipamiento policial a las corporaciones adscritas al sur de la entidad.

Las preguntas eran obligadas. Los reporteros querían saber su opinión sobre el evidente incremento en los hechos de violencia en aquella región. Yunes Linares, con mejor ánimo que en otras ocasiones, llevó las respuestas al ámbito que él prefiere: El gobierno de Javier Duarte.

Admitió, sí, que hay una alta incidencia delictiva en la entidad, pero aclaró que se trata de una “inercia de aceleración que tuvo el delito de homicidio durante el año pasado, mismo que creció hasta en un 122 por ciento” y que en el caso de las ejecuciones “se trabaja de la mano con la Federación”, como para dejar en claro que no es una cifra que le corresponda abatir a su gobierno.

Y Yunes Linares no mintió: Las cifras del Sistema Nacional de Seguridad señalan que en el rubro de homicidios dolosos, en 2014 se registraron 487 en territorio veracruzano; para 2015 la cifra aumentó a 565, pero en 2016 se disparó, pues fueron denunciados mil 126 homicidios.

Respecto al secuestro, la misma fuente detalla que en 2014 se denunciaron 255 casos; en el 2015 la cifra bajó a 97, pero en 2016 subió a 115 denuncias.

El caso es que llevó la entrevista a territorios bastante cómodos, a hablar de la incidencia delictiva en tiempos de Javier Duarte. Cuando se le insistió sobre los casos reportados durante los casi 80 días de su gestión, se limitó a responder que era parte de una tendencia nacional pues en 25 entidades se habían registrado “picos” en los hechos de violencia.

Cuando se le preguntó cómo iba en el tema de “desapariciones”, se apresuró a aclarar que han sido muy pocos casos durante su administración.

“¡Claro!, ahora ya no los entierran, ahora los arrojan a orilla de carretera”, se escuchó entre los reporteros.

* * *

Epílogo.

Aclarando amanece. El diputado federal Marco Antonio Aguilar Yunes, con amplia experiencia en los tema de legislación laboral, circuló la noche del jueves un mensaje a sus seguidores en redes sociales. Les aclaró que él no votó a favor de la Reforma a la Ley Federal del Trabajo en materia de Tabla de Enfermedades y de Valuación de las Incapacidades Permanentes aprobada esta semana, pero también advirtió que es falso que dichas reformas vayan a afectar los derechos de los trabajadores. “Lo que sí hace la Reforma, es actualizar una Tabla de Enfermedades fijada hace 47 años, y que ahora contempla la protección de los trabajadores afectados por enfermedades como el estrés, e incluso algunos tipos de cáncer”. *** Ahí nada más para que quede constancia: En un camino de terracería del municipio de Carlos A. Carrillo, la mañana del jueves fueron encontrados dos cuerpos sin vida, con evidencias claras de haber sido ejecutados. Además, en la colonia Paso Real del mismo municipio apareció el cuerpo de una persona del sexo femenino. Los tres cuerpos presentaban impactos de bala. Ojalá sólo se trate de nuestras malditas percepciones.

00
Compartir