Al rescate del Estero Tenechaco

Por: Baltazar López Martínez

“Queremos limpiar el lugar ya que está abandonado. La basura se puede ver a simple vista aquí, en la orilla del estero. También los árboles, se están yendo hacia el agua… y de lo que se trata es de recortar un poco las ramas para que no se sigan yendo, junto con la tierra, hacia el agua, porque como consecuencia las banquetas se destruyen. Estamos en este sitio para limpiar, para que esté mejor y ayudar un poco al medio ambiente. No somos asociación ni grupo organizado. Somos vecinos de la colonia Rosa María, que estamos preocupados por la situación del estero”.

Son las palabras de Rosaura Galindo Quiroz, quien habla en nombre de un grupo de hombres y mujeres que se reunieron el sábado por la mañana para limpiar de basura y maleza la margen derecha del Estero Tenechaco. Aunque son apenas una decena de vecinos de las colonias Zapote Gordo y Rosa María, que emprendieron con entusiasmo la tarea de mejorar el entorno de ese brazo del río Tuxpan, cuya margen derecha luce ahora más limpia y ordenada.

“Después de efectuar la limpieza, a las once de la mañana, se va a dar una plática del medio ambiente… para conocer un poco más, porque aparentemente sabemos, pero no, nos falta mucho por conocer del medio ambiente. Se trata de fomentar la conciencia sobre la conservación de las áreas y su recuperación. Esta es una iniciativa de ciudadanos. Ya habíamos comenzado desde el año pasado con una pequeña campaña, porque vemos cómo están algunas partes ya destruidas, y consideramos que es un área muy importante, para los que vivimos aquí y lo disfrutamos, pero también para los que van a la feria, a la Ganadera, a las diferentes escuelas que hay por aquí, los que vienen al DIF… creemos que para el pueblo de Tuxpan es muy importante recuperar este lugar, como en años anteriores, que estaba muy bonito”.

Les preguntamos si no los desanima saber que hay más gente que tira basura que gente que trata de levantarla: “No, porque tratamos de que se haga conciencia, no quedarnos en el simple hecho de levantar la basura, sino que la gente entienda que todos podemos cooperar un poco para recuperar el medio ambiente… a lo mejor, como se dice, es un granito de arena, pero lo importante empezar a crear esa conciencia de mantener la limpieza no nada más en este lugar sino en toda la ciudad”.

“Cualquier persona que quiera puede unirse a nosotros. Pueden preguntar aquí, frente al estero, con el señor Jesús Iglesias, o conmigo, yo también vivo aquí. No tenemos un nombre o asociación, porque hay que respetar lo que digan las personas, quién va a ser el encargado de este movimiento… yo creo que somos todos. En este momento somos todos. También hicimos una solicitud a la Unión Ganadera Local para la instalación de algunas luminarias, porque es una ruta muy transitada. Pasa gente al tianguis, a la feria, al campo deportivo, a las charreadas… y por las noches esto está muy oscuro… entonces como le decía, queremos recuperar este lugar y que una vez más se vea hermoso y esté libre de basura y de fauna nociva”.

Y ahí van, como un pequeño ejército de laboriosas hormigas, recogiendo la basura de la margen del río. Dos de ellos van en un bote limpiando la parte más baja, en una tarea que se antoja titánica, mientras que los trabajadores de Parque y Jardines del Ayuntamiento desmochan las ramas de los árboles y recortan la vegetación con machetes y una desbrozadora. La basura es mucha y en poco rato se empiezan a llenar las bolsas en las que la recolectan. Son pocos. Llevan guantes y cubrebocas y una gorra que dice “Limpiando el Estero”. Su actitud nos hace recordar las palabras de la madre Teresa de Calcuta: “Sabemos muy bien que lo que estamos haciendo no es más que una gota en el océano. Pero si esa gota no estuviera allí, al océano le faltaría algo”. También dijo: “Yo puedo hacer cosas que tú no puedes, tú puedes hacer cosas que yo no puedo; juntos podemos hacer grandes cosas”.

00
Compartir