Alcalde y policias en misa mientras delincuentes asesinan a anciana y joven en Coatzacoalcos

Coatzacoalcos, Ver.

Una mujer adulta mayor y su nieto menor de edad perdieron la vida después de que sujetos armados dispararon a discreción contra su vivienda, en medio de la noche, el martes a las 22:00 horas aproximadamente.

Las víctimas son María Carolina Hernández Ortega, de 73 años de edad, y el menor Cecilio Flores Hernández, de 16, su nieto, cuyos cuerpos quedaron tendidos en el patio de la casa, en el ejido Cazones, enclavado en la zona rural de Minatitlán.

Las víctimas se encontraban cenando con otras personas, pero como en la zona reina la oscuridad, por la falta de servicios, los atacantes al parecer no tuvieron manera de distinguirlos, pues se presume que el ataque iba a otra persona que se encontraba en la escena, hijo de María Carolina, padre de Cecilio.

Las autoridades levantaron varios casquillos percutidos de calibre .9mml, así como de cuerno de chivo.

Mientras la mujer murió en el patio de la casa, el menor en una clínica de Mina, el hecho ha despertado la indignación en redes sociales por el homicidio de la abuelita.

Sin embargo, en Coatzacoalcos, por la mañana del martes, encargados del ramo de seguridad acudieron a misa de las 7:00 AM para encomendares a San Miguel Arcángel.

En un comunicado, el ayuntamiento informó que el alcalde Joaquín Caballero acudió a la “Catedral de San José, a la misa que ofreció la Diócesis de Coatzacoalcos, a las corporaciones que integran de forma coordinada el Blindaje Coatzacoalcos”.

En medio de la polémica y el rechazo de los ciudadanos por le incremento de los robos y asaltos a mano armada, la policía fue a escuchar la palabra de voz del Padre Miguel Ángel Ramos Hernández, quien “hizo el llamado a los elementos de la Fuerza Civil, Policía Estatal, Transporte Público, Tránsito y Seguridad Vial, a conducirse de manera profesional y responsable en el cumplimiento de la tarea que les ha sido encomendada y brindar seguridad a las familias veracruzanas”.

En la ceremonia también estuvo presente el capitán Barrios, jefe del Mando Único, al que se le vio haciendo oración efusivamente, su dependencia es una de las más cuestionadas en Coatzacoalcos por el alza sostenida de los robos.

“Al finalizar, el sacerdote, a nombre de la Diócesis de Coatzacoalcos, dio la bendición a todo el personal y nombró como guía espiritual de los Policías a San Miguel Arcángel”, señaló el comunicado.

(Con información de Plumas Libres)

00
Compartir