Alianza pierde terreno

Postigo

Por José García Sánchez

Los triunfos anunciados por la alianza opositora conformada por tres partidos de derecha empiezan a desvanecerse ante la prueba de la impugnación, lo cual muestra una conducta fraudulenta y una amenaza de continuidad de las prácticas electorales ilícitas y anacrónicas.

El Instituto Electoral de la Ciudad de México finalizó el recuento de las 37 casillas que ordenó el Tribunal Electoral de la capital, resultando la tendencia de la votación en favor de José Carlos Acosta Ruiz, de Morena.

Es decir, aquel mapa que colocaron como si se tratara de los productivos y los holgazanes, empieza a cambiar y mostrar la poca limpieza de la alianza electoral en las urnas.

Hay también muchas dudas sobre los triunfos en Cuauhtémoc, Álvaro Obregón, pero sobre todo en Miguel Hidalgo, donde a Mauricio Tabe se le hace tarde para comenzar con la transición para asegurar que ya no le van a quitar su cargo las impugnaciones, porque hubo mal manejo en esa alcaldía, conde anda tenían que hacer ahí Xóchitl Gálvez y Mariana Gómez del Campo, comprando votos a favor del panista.

El Tribunal Electoral del Estado de Michoacán revocó la diputación local de representación proporcional a la priista Daniela de los Santos y se la otorgó a la morenista Gabriela López Mejía. El órgano electoral instruyó al Instituto Electoral de Michoacán para que entregue de inmediato la constancia de mayoría a ésta, luego del conteo a causa de la impugnación.

La derrota y la ilegalidad de la derecha no sólo se nota en las urnas, cuyas impugnaciones continúan, sino en la militancia. En los últimos tres años (2018-2021), 4.9 millones de personas dejaron de militar en el PRI; 3.8 millones abandonaron las filas del PRD y 128 mil también salieron del PAN. En cambio, el PVEM fue el instituto político que más incrementó su fuerza al sumar a sus filas a 341 mil miembros más de los que ya tenía.

El PAN llama a todos los que se puedan afiliar a su partido porque de no tener una estrategia de filiación inteligente y creativa está condenado a desaparecer. Si ese proyecto se coloca en manos de los actuales dirigentes del partido es una garantía que perderá el registro.

El PRI se divide en cada día más secciones y la falta de líder real lo convierte en pedacitos de un partido que no puede sobrevivir sin el poder como subsidiario y protección legal, pero sobre todo penal.

Ante la falta de cuadros el tricolor anuncia como posible candidato a la presidencia de la República al frágil, Enrique de la Madrid, desde luego, advirtió que debe lanzarse a través de la alianza PRI-PAN-PRD en 2024. “Sí voy a buscar tratar de convertirme en una opción de la alianza porque creo que lo que necesitamos es generar opciones“, dijo el chamaco que pasó por la secretaría de Turismo sin pena ni gloria.

“Yo esperaría que otros hagan lo mismo u otras, para que de aquí a dos años tengamos opciones, porque yo creo que lo que necesitamos es generar opciones”, subrayó De la Madrid tras declarar que también hay que convencer a quienes están con el proyecto de Morena. Del PRD ni qué decir, vive horas extras.

Las derrotas no acaban de contarse en las elecciones de 2021, y se anuncian otras en 2022, donde de las seis gubernaturas que renovarán mandatario estatal, ninguna se anuncia priísta. Y si se siguen improvisando candidatos tampoco el PRI ganaría nada en 2024, ni con alianza.

00
Compartir